Notas del investigador de Georgia detallan problemas “masivos” durante las elecciones de 2020

Por Zachary Stieber
18 de Junio de 2021
Actualizado: 18 de Junio de 2021

Notas recientemente publicadas apuntadas por un supervisor de elecciones detallan una serie de problemas presenciados en el condado más grande de Georgia durante las elecciones de 2020.

Carter Jones fue elegido por el secretario de Estado de Georgia, Brad Raffensperger, para observar de primera mano las elecciones en el condado de Fulton. Sus notas detallan lo que vio del 2 al 7 de noviembre de 2020.

Los problemas comenzaron desde el momento en que Jones llegó al almacén de English Street, que contiene varios materiales electorales, aproximadamente a las 9 p.m. después de que la oficina de Raffensperger recibió informes durante toda la tarde de que los materiales no se entregaron a los lugares de votación de manera oportuna, o en absoluto.

Apenas cuatro minutos después de llegar, Jones vio a un funcionario electoral trabajando para restablecer las pantallas de votación de un recinto. El recinto solo recibió una bolsa de pantallas, a pesar de que el sistema del almacén mostraba que ambas habían sido registradas.

Jones dijo que muchas bolsas de pantallas y otros materiales no estaban empaquetados y que el papeleo no coincidía. Él usó la palabra “caos” y dijo que había mucha “confusión”. Un funcionario del condado culpó a la oficina del secretario de estado, alegando que recibieron un “archivo defectuoso”, pero los funcionarios de la oficina respondieron que el supuesto problema era “fácil de refutar”.

Los problemas continuaron surgiendo el día de las elecciones. En State Farm Arena, Jones dijo que había “demasiadas boletas entrando para las urnas negras seguras”, por lo que los trabajadores las movían en contenedores rodantes de 2000 a la vez.

“Esto parece un problema masivo de cadena de custodia. Tengo entendido que se supone que las boletas deben moverse en cajas selladas y numeradas para protegerlas”, dijo.

Más tarde en la noche, el supervisor se enteró de los informes de que los funcionarios del condado de Fulton dijeron que dejarían de contar durante la noche, lo cual provocó que los observadores se fueran, para luego reanudar sin que nadie los monitoreara.

Jones no llegó hasta aproximadamente una hora después de que los trabajadores reanudaran el conteo.

Aproximadamente a las 12:08 a.m. del 5 de noviembre, Jones informó que “el orden está comenzando a fallar”.

Ralph Jones, un funcionario electoral del condado de Fulton, “volvió a escanear algunas boletas que ya habían sido procesadas por Shaye” Moss, un trabajador electoral, agregó Jones.

“El inspector James Callaway llega para investigar las acusaciones de que el personal de Fulton le había dicho a la prensa que se fuera a casa y estaban escaneando sin observadores”, informó poco después.

El personal finalmente selló las boletas de votación unos 30 minutos después, luego de dejarlas abiertas durante un período de tiempo indeterminado.

Jones se retiró y se fue a dormir después de pasar por el almacén.

Medios de comunicación filman mientras los trabajadores electorales procesan los votos en ausencia, en el State Farm Arena, en Atlanta, Georgia, el 2 de noviembre de 2020. (Megan Varner/Getty Images)

Mientras los trabajadores intentaban escanear las boletas adjudicadas en la tarde del 5 de noviembre, los cinco escáneres se apagaron y los empleados de tecnología de Dominion Voting Systems comenzaron a cargar en memorias USB. Las mejores prácticas dicen que no se deben eliminar todos los escáneres a la vez, y se comenzó a acumular un retraso, según las notas del supervisor.

El condado de Fulton adjudicó unas 106,000 boletas. Ese proceso se aplica a las boletas que las máquinas de tabulación no pudieron leer. Luego, la gente examina detenidamente el papel para ver si pueden determinar por quién quería votar el votante.

A las 7:07 p.m., los trabajadores comenzaron a escuchar que habían escaneado solo 10,000 boletas en cinco horas. “La gente se está dando cuenta de que hay al menos otras 8-10 horas de trabajo para terminar, por lo que el personal redobla sus esfuerzos”, dijo Jones.

Una nueva ola de trabajadores llegó unos 30 minutos después. Jones escuchó a un trabajador preguntarle a un colega si estaban “listos para una larga noche”. El segundo respondió: “Sí, estoy listo para [improperio]”.

“Debo vigilar a estos dos. Quizás fue una broma de mal gusto, pero fue muy inoportuno en presencia de un observador de las urnas”, escribió Jones, preguntándose acerca de las prácticas de verificación de antecedentes de Happy Faces, que contrata a trabajadores temporales. También dijo que parecía haber “mucha capacitación al momento” con los trabajadores que habían llegado recientemente.

Mientras la novia del Director de Elecciones Rick Barron lo visitaba a pesar de no tener credenciales para estar en la sala, Barron estaba leyendo tweets de fanáticos que disfrutaban de su uso de un cordón de los Portland Timbers, dijo Jones alrededor de las 10:30 p.m. Mientras tanto, el personal estaba trabajando duro para acelerar su trabajo.

Barron fue despedido en febrero, pero sigue en su trabajo.

Presionados por el tiempo, los trabajadores siguieron llegando hasta las primeras horas de la mañana siguiente. Pero el trabajo los estaba desgastando. Ralph Jones, por ejemplo, estaba “cometiendo errores”.

“Un miembro del personal le dice que contó mal el mismo lote dos veces. En ambas ocasiones se fue por uno”, escribió el supervisor.

Jones, el supervisor, dijo más tarde que Moss encontró un “papeleo final descuidado” presentado por uno de los trabajadores.

Alrededor de las 11:30 a.m. del 6 de noviembre, un trabajador, descrito como “aterrorizado”, le dijo a Jones que se “encontraron” cuatro cajas o bandejas con boletas en el almacén. Ralph Jones dijo que las boletas fueron saneadas y se recolectaron antes de que cerraran las urnas. El trabajador accedió más tarde, diciendo que las boletas no fueron “encontradas”. Jones recordó a ambos “la importancia de un lenguaje preciso cuando hay tanto en juego”.

El conteo finalmente terminó el 7 de noviembre.

Las notas de Jones fueron obtenidas y publicadas (pdf) por Just the News. La oficina de Raffensperger confirmó la autenticidad de las notas a The Epoch Times. Ni el condado de Fulton ni Jones respondieron a las solicitudes de comentarios.

El condado se encuentra actualmente bajo investigación después de que desaparecieron los formularios de transferencia de boleta requeridos legalmente.

La presencia del supervisor fue posible gracias a una orden de consentimiento aprobada por la Junta Estatal de Elecciones, que preside Raffensperger, en 2020. La orden se acordó después de que el condado de Fulton estuvo plagado de problemas en elecciones anteriores.

Las notas y un informe que Jones envió más tarde a la junta no se publicaron hasta ahora porque “simplemente no se nos ocurrió” publicarlas, dijo un portavoz de Raffensperger a The Epoch Times por correo electrónico.

Un proyecto de ley que el gobernador Brian Kemp promulgó recientemente abre la posibilidad de que las elecciones en los condados que repetidamente tienen problemas para llevarlas a cabo sean asumidas por los funcionarios estatales. Raffensperger apoyó esa disposición, dijo el portavoz.

En una declaración a los medios de comunicación después de que se anunciara la investigación reciente, el presidente de la Comisión del Condado de Fulton, Robb Pitts, acusó a Raffensperger de “sentar las bases para una toma hostil de la Junta de Registros y Elecciones del condado de Fulton”.

“Sus compañeros en esta lucha son teóricos de la conspiración que promueven la misma Gran Mentira en la que supuestamente él no cree. Los votos se han contado tres veces, incluido un recuento manual, y el presidente Biden siempre ha salido ganador. Dados los resultados en 2020, sugeriría que se concentre más en las próximas elecciones que en volver a activar esta última”, dijo Pittman.

Jones, el supervisor, dijo en su informe final que lo que sucedió entre las 10:30 p.m. y las 11:52 p.m. en la noche de las elecciones en State Farm Arena “sigue siendo esquivo”. Si los observadores electorales estaban siendo sinceros en su relato de lo sucedido, “entonces hay un problema serio”, escribió.

El investigador jefe de Raffensperger dijo en una declaración jurada en diciembre de 2020 que a los observadores y los medios de comunicación “no se les pidió que se fueran”, sino que “simplemente se quedaron solos” cuando un grupo de trabajadores se fue. También dijo que “no hubo boletas misteriosas” sacadas de debajo de mesas ocultas, como habían alegado algunos.

Jones también describió “problemas persistentes de la cadena de custodia en todo el sistema de procesamiento de boletas ausentes” en relación tanto con las elecciones de 2020 como con la auditoría de limitación de riesgos que se llevó a cabo.

Jones recomendó una capacitación mejorada, procesos más sólidos y algún tipo de revisión posterior a la acción para identificar problemas y soluciones.

Raffensperger ha dicho que las elecciones transcurrieron en gran medida sin problemas y que no ha habido indicios de suficiente fraude para cambiar las elecciones. El demócrata Joe Biden venció al expresidente Donald Trump por menos de 12,000 votos, según los resultados certificados. Antes de 2020, ningún demócrata había ganado Georgia desde 1992.

Jones, quien tiene experiencia monitoreando elecciones desde el tiempo con el Instituto Republicano Internacional, dijo a la Junta Electoral del Estado en febrero que observó “muchos procesos descuidados”, incluido “el tipo de huellas dactilares de lo que llamaré desorganización sistémica”.

Sin embargo, “en ningún momento de mis más de 270 horas alrededor de los procesos electorales del condado de Fulton de octubre a enero vi ilegalidad, fraude, o malversación intencional”, también dijo.

Siga a Zachary en Twitter: @zackstieber

Siga a Zachary en Parler: @zackstieber


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS