Notas demuestran que Obama y Biden están involucrados en la investigación de Flynn

Por Brian Cates
26 de Junio de 2020
Actualizado: 26 de Junio de 2020

Comentario

El escándalo de Spygate sigue creciendo a un ritmo exponencial.

Sin darlo a conocer públicamente, el Fiscal General William Barr nombró a principios de enero al Fiscal de Estados Unidos para el Distrito Oriental de Missouri, Jeffrey Jensen, para que fuera a la oficina del Fiscal de Estados Unidos en Washington y llevara a cabo una investigación secreta tanto del equipo del FBI encargado de Crossfire Hurricane como de la oficina del asesor especial de Mueller, en el caso contra el exasesor de seguridad nacional del presidente Donald Trump, Michael T. Flynn.

Después de más de dos años documentando aquí en The Epoch Times, el caso Flynn es uno de los más extraños, más dolorosos, más desconcertantes y más exasperantes casos que el Departamento de Justicia ha manejado.

Fue el 24 de abril que Jensen apareció de repente en el tribunal de distrito para que el Distrito de Columbia cambiara la historia entregando algunos documentos sellados al equipo de defensa para Flynn, un general retirado del Ejército de tres estrellas.

Describir lo que Jensen encontró dentro de esa oficina como “explosivo” es un eufemismo. Los documentos sin sellar abrieron el caso Flynn y expusieron claramente lo que solo puede ser descrito como un complot criminal organizado por altos funcionarios del FBI para atacar e inculpar a un hombre inocente que sabían que no había cometido ningún crimen.

Antes de la repentina aparición de Jensen en el caso Flynn, los medios de comunicación pensaron que tenían la historia completa del escándalo Spygate y del caso Flynn escrita en piedra.

Para escucharlos contarla, Spygate era una loca teoría de conspiración para desviar los muy graves crímenes de colusión rusos que supuestamente involucraban a Trump y sus asociados cercanos.

La historia, tal como la escribieron los medios de comunicación, llegó a afirmar que Flynn era un traidor de su país, que había sido sorprendido mintiendo a los agentes del FBI y fue condenado para siempre por el delito de hacer declaraciones falsas.

Pero la historia de los medios principales estaba equivocada.

Ya no es una loca teoría conspirativa que tanto el equipo del FBI de Crossfire Hurricane como la oficina del consejero especial de Mueller retenían pruebas exculpatorias en el caso Flynn. Ahora estaba probado y documentado.

Jensen ha vuelto a salir a la escena, esta vez dejando la sede del FBI, donde ha estado investigando durante las últimas semanas para dar más pruebas documentales selladas al equipo de defensa de Flynn.

Cuando los nuevos documentos fueron abiertos, revelaron una bomba: tanto el presidente Barack Obama como el vicepresidente Joe Biden estuvieron directamente involucrados en la investigación del FBI sobre Flynn, el nuevo asesor del presidente electo Trump de la NSA.

Peter Strzok, que era exagente del FBI encargado de la investigación de contrainteligencia de la campaña de Trump, fue despedido por la oficina después de que se descubrieran sus mensajes de texto con la abogada del FBI Lisa Page. Sus notas manuscritas revelan que parece que fue el propio Biden quien planteó la idea de utilizar la Ley Logan como pretexto para atacar a Flynn para la posterior “investigación” falsa que le siguió.

El principal problema planteado por la revelación de las notas de Strzok es que tanto Obama como Biden han insistido con esmero muchas veces en no tomar parte en ninguna investigación del FBI.

Estas notas ahora demuestran claramente que ambos hombres nos han estado engañando.

Que el presunto candidato presidencial demócrata se encuentre de repente en medio del creciente escándalo de Spygate y la falsa investigación para inculpar a Flynn es un enorme giro de la trama para las elecciones de 2020.

El siguiente paso lógico en las revelaciones de Spygate sería que el Departamento de Justicia descubriera quién fue el criminal que filtró las llamadas telefónicas entre Flynn y el entonces embajador ruso Sergey Kislyak al Washington Post, con el fin de colgarle el blanco en la espalda a Flynn por supuestamente “violar la Ley Logan”, una ley de 1799 que prohíbe a los ciudadanos privados de mantener correspondencia no autorizada con gobiernos extranjeros.

El representante Chuck Grassley (R-Iowa) parece saber algo. La reportera de CBS News Catherine Herridge informó sobre la reciente carta de Grassley a la Oficina de Evaluación de la Red del Pentágono (ONA) pidiendo cualquier información sobre alguien en la oficina de la ONA que haya revelado algo sobre las llamadas telefónicas de Flynn/Kislyak a los medios de comunicación.

Grassley también exige saber en qué momento la ONA se enteró de que uno de sus contratistas, el profesor de Cambridge Stefan Halper, estaba directamente involucrado en la investigación de contrainteligencia del FBI sobre la campaña de Trump.

Qué diferencia pueden hacer dos meses. A mediados de abril, Flynn probablemente se dirigía a la cárcel, con los fiscales de Mueller acusándolo airadamente de haber incumplido su acuerdo de culpabilidad.

El mismo día que el primer lote de pruebas exculpatorias fue abierto a finales de abril, el fiscal principal de Mueller, Brandon Van Grack, renunció rápidamente al caso y no ha sido visto desde entonces.

Ahora, Flynn fue completamente reivindicado mientras que el equipo de Crossfire Hurricane y la oficina del consejero especial de Mueller se han revelado como increíblemente corruptos.

Imagínese.

Al tratar de “atrapar” a Flynn incriminándolo en un falso crimen, más de una docena de exfuncionarios del gobierno corruptos y ebrios de poder se han expuesto a una responsabilidad penal potencialmente masiva.

Flynn se va a ir como un hombre libre.

Pero ellos no lo harán.

Brian Cates es un escritor radicado en el sur de Texas y autor de “Nadie me pidió mi opinión… pero aquí está de todos modos”. Se puede contactar con él en Twitter @drawandstrike.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


“Descubra

Black Lives Matter: Qué es y cómo actúa este movimiento”

Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

TE RECOMENDAMOS