Países de LATAM dan menos apoyo al régimen chino en la revisión al historial de derechos humanos de la ONU

Países como Paraguay, Ecuador y Argentina mostraron menos apoyo al régimen chino que en revisiones anteriores

Por Yeny Sora Robles
03 de Febrero de 2024 12:40 AM Actualizado: 03 de Febrero de 2024 2:12 AM

La última Revisión Periódica Universal (EPU) al historial de derechos humanos que se realizó a China en Ginebra la semana pasada, generó más cuestionamientos y críticas por parte de los otros países que en revisiones previas, incluyendo países de América Latina.

La EPU es un mecanismo del Consejo Mundial de Derechos Humanos que exige a cada miembro de la ONU someterse cada 4.5 años a una revisión de su historial de derechos humanos. Esto permite a los demás países emitir recomendaciones con el fin de impulsar, apoyar y ampliar la promoción de derechos humanos en todo el mundo.

Este año China estaba en la lista de los países evaluados, tras la última revisión que se realizó en 2018. La delegación del régimen chino empezó su intervención enumerando las distintas acciones que ha realizado en protección de los derechos humanos y temas de inclusión en la región.

Como respuesta, aunque cada intervención tiene un tiempo máximo de 45 segundos, más de 50 países usaron su tiempo para exponer los asuntos urgentes, cuestionamientos, preocupaciones y numerosas recomendaciones específicas y detalladas de derechos humanos al régimen del Partido Comunista Chino (PCCh) .

Los gobiernos que más cuestionaron las “graves violaciones de derechos humanos” cometidas por el PCCh fueron Australia, Canadá, Gran Bretaña, Estados Unidos y Bélgica.

Los países latinos como Paraguay, Ecuador, Argentina, mostraron menos apoyo al régimen chino que en revisiones anteriores.

Cuba, Nicaragua, Venezuela, Rusia y Vietnam, por su parte, elogiaron las políticas de reducción de pobreza y alentaron al régimen chino a mantenerse firme.

El Jefe de la Misión de China ante la ONU en Ginebra, Chen Xu (C), habla con un embajador antes de la revisión del historial de derechos de China por el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas en Ginebra, el 23 de enero de 2024. (Foto de FABRICE COFFRINI/AFP vía Getty Images)

Durante la revisión, la representante de Canadá ante las Naciones Unidas en Ginebra, expresó su preocupación por la “creciente represión extraterritorial” de Beijing contra los defensores de los derechos humanos y criticó al PCCh por su persecución a los practicantes de Falun Gong, a los budistas tibetanos, uigures, kazajos, hui y mongoles, y la fuerte represión en Hong Kong junto con sus otros diversos abusos contra los derechos humanos.

El delegado de Alemania expresó su preocupación por los abogados y defensores de derechos humanos que aún siguen detenidos y por las restricciones de libertad a los ciudadanos chinos, incluida la libertad de creencia reprimida por medio de discriminación e injerencia en la educación.

La delegada estadounidense, Michèle Taylor, cuestionó las repetidas acciones del PCCh ha utilizado para reprimir los derechos humanos a los chinos dentro y fuera del país.

“Condenamos el genocidio y los crímenes contra la humanidad en curso en Xinjiang y la represión transnacional para silenciar a personas en el extranjero (…) la tortura, la reclusión injusta y la persecución en toda China”, dijo Taylor. También pidió que derogue “leyes vagas de seguridad nacional contra espionaje, contraterrorismo y sedición”, incluida la ley de seguridad nacional en Hong Kong.

Llamados de países de América Latina

La delegada de México instó a China a ser más abierta con los inspectores de la ONU y se les proporcione acceso a la información.

El delegado de Argentina pidió a China ratificar los tratados de derechos humanos de los que aún no es parte, “en particular, la Convención Internacional sobre la protección de todas las personas contra las desapariciones forzadas “. También instó al régimen a “establecer una suspensión sobre la pena de muerte y considerar la posibilidad de abolir la pena de muerte de la legislación nacional”.

Paraguay expresó su preocupación por la situación de derechos humanos en China, en especial en ciertas regiones. Por lo cual hizo un llamado al régimen a “rectificar la situación de derechos humanos, garantizar los derechos civiles políticos económicos sociales y culturales de las personas pertenecientes a minorías étnicas religiosas y lingüísticas en China e informar de estrategias eficaces para lograr un sistema de protección social sin discriminación”.

Perú instó al régimen a garantizar la diversidad cultural y promover el pleno disfrute de los derechos económicos, sociales y culturales de sus ciudadanos. También instó a China a desarrollar medidas “para garantizar que las actividades en el extranjero llevadas a cabo por empresas que están bajo jurisdicción china no socaven sino que promuevan el ejercicio de los Derechos Humanos”.

Activistas tibetanos protestan frente a las oficinas de la ONU en Ginebra durante la revisión del historial de derechos de China por el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, el 23 de enero de 2024. China se enfrentó a duras críticas por parte de los países occidentales durante la revisión de su historial de derechos en las Naciones Unidas, pero también fue elogiada por muchos países. (FABRICE COFFRINI/AFP vía Getty Images)

Ucrania, por su parte, sorprendió con comentarios de apoyo al régimen chino, a pesar de que China es un acérrimo aliado de Rusia.

“Elogiamos el compromiso de China con la promoción de los valores comunes de la humanidad que abarcan los derechos humanos universales e inalienables”, dijo el enviado ucraniano, recomendando que Beijing “fortalezca la democracia” y “amplíe la participación del pueblo en los asuntos políticos”.

La sesión terminó con 346 recomendaciones (pdf) al Partido Comunista Chino y una serie de solicitudes de parte de diferentes organismos internacionales para contrarrestar la continua violación a los derechos humanos por parte del régimen.

“La comunicación conjunta (JS1), Amnistía Internacional y la Network of Chinese Human Rights Defenders (CHRD) recomendaron a China que ratifique el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos. Amnistía Internacional recomendó a China ratificar el Segundo Protocolo Facultativo del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, destinado a abolir la pena de muerte, y la Convención Internacional para la Protección de Todas las Personas contra las Desapariciones Forzadas”, dice el reporte final (pdf)  emitido por EPU.

Adicionalmente, la Campaña Internacional para Abolir las Armas Nucleares (ICAN) pidió a China firmar y ratificar el  Tratado sobre la Prohibición de las Armas Nucleares lo más pronto posible en protección a la estabilidad mundial; y Front Line Defenders instó al PCCh a aceptar las recomendaciones y aceptara las solicitudes pendientes de visita a China para hacer seguimiento, “así como garantías de encuentros confidenciales y sin supervisión con defensores independientes de los derechos humanos, sin represalias contra estos”.

Manifestaciones frente a la ONU en Ginebra

Mientras se realizaba la sesión de revisión por pares del historial de derechos humanos al régimen chino, un grupo de manifestantes pacíficos se mantuvo frente a las instalaciones de la ONU en Ginebra pidiendo fin a la persecución a los practicantes de Falun Gong llevada a cavo por parte del Partido Comunista Chino.

Practicantes e Falun Gong en frente de Naciones Unidas en Ginevra, el 22 de Enero 2024. (Crédito: Myriam Orso, practicante de Falun Dafa de Suiza)

Falun Gong, también conocido como Falun Dafa, es una práctica espiritual que incluye ejercicios de meditación y enseñanzas morales basadas en los principios de “Verdad, Benevolencia y Tolerancia”. Durante los últimos 24 años, los practicantes de esta disciplina han sido constantemente objeto de una brutal persecución por el Partido Comunista Chino.

La persecución del PCCh a Falun Gong involucra algunas de las tácticas más inhumanas, incluyendo tortura, abuso sexual y la práctica ampliamente condenada de sustracción forzada de órganos. Comenzó a darse a conocer a nivel mundial tras un detallado informe (pdf) de investigación realizado por el abogado canadiense de derechos humanos, David Matas, y el exsecretario de Estado canadiense y activista de derechos humanos ,David Kilgour. El informe parte de un testimonio en marzo de 2006 de una mujer china que vivía en Washington DC, quien reveló que su exesposo había extraído córneas de practicantes de Falun Gong en un hospital de Sujiatun en la provincia de Liaoning, China.

Posteriormente, el periodista de investigación Ethan Gutmann publicó “Bloody Harvest/The Slaughter: An Update” en 2016. En este informe actualizado, se estimó que cada año se realizaron entre 60,000 y 100,000 trasplantes en China, que implicaban el uso de sustracción forzada de órganos al año en hospitales chinos.

Durante una conferencia de la ONU en Ginebra el 22 de enero, Matas destacó el rechazo de la comunidad internacional a la sustracción forzada de órganos dirigida por el PCCh. Esto incluye una declaración conjunta de expertos en derechos humanos de la ONU en junio de 2021, que expresa alarma por los informes de “sustracción forzada de órganos” dirigida a minorías étnicas y religiosas, como practicantes de Falun Dafa, uigures, tibetanos y cristianos detenidos en China.

Matas también destacó una carta conjunta de 107 expertos y organizaciones (pdf) publicada antes del EPU de 2024, citando investigaciones académicas. La carta decía que la continua persecución del PCCh a los practicantes de Falun Gong constituye un “frívolo genocidio”.

Previo a la sesión de revisión por pares de derechos humanos al régimen chino, la organización de Médicos contra la Sustracción Forzada de Órganos (DAFOH) publicó una carta abierta firmada por más de 100 personalidades y ONG’s en rechazo a la práctica de sustracción forzada de órganos por el PCCh. Destacan los dirigentes latinos Hermann Tertsch, Eurodiputado español; David García Gomis, Diputado del gobierno de España; Manuel Acosta Elias, Diputado de Barcelona, España; y Jaime Naranjo, Diputado del gobierno de Chile.

Otras personalidades que firmaron son Julio Ariza, Periodista español y presidente del grupo Intereconomía; Verónica Toller, Periodista y experta en tráfico de personas de Argentina y la organización Alianza Iberoamericana Europea Contra el Comunismo.

Con información de Andrés Chen

Siga a Yeny Sora Robles en X: @YenySoraRobles


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo clic aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.