Pandemia muestra las trampas de depender del mercado chino en la industria automotriz

Por Fan Yu
10 de Mayo de 2020 9:39 PM Actualizado: 10 de Mayo de 2020 9:39 PM

Comentario

La industria mundial automotriz se encuentra actualmente sumida en una crisis peor que la crisis financiera de 2008.

J.D. Power & Associates, una empresa de investigación de la industria, estimó que desde el brote del virus del PCCh (Partido Comunista Chino) en marzo, los concesionarios de automóviles han vendido casi 800,000 automóviles y camiones menos de lo previsto para 2020.

Prácticamente todas las plantas automotrices de Estados Unidos han cerrado desde finales de marzo debido a la pandemia. Esta medida sin precedentes ha hecho que la producción de automóviles caiga en picada a niveles no vistos desde la Segunda Guerra Mundial. Los analistas de la industria esperan una reapertura gradual de las plantas de ensamblaje dentro de pocos meses, pero pueden pasar meses, e incluso años, para que la producción vuelva a los niveles prepandémicos.

Los desafíos que enfrenta la industria automotriz son multifacéticos. En primer lugar, las fábricas y plantas de montaje han sido cerradas. En segundo lugar, los concesionarios de automóviles están cerrados al tráfico de personas en la mayoría de los estados. Las ventas se han trasladado por internet con entregas en la calle. Pero las ventas son solo una fracción de los niveles normales, mientras los inventarios de vehículos no vendidos se acumulan en los concesionarios de todo el país.

“Las ventas de automóviles de abril tuvieron el mayor golpe que hemos visto en décadas”, dijo Jessica Caldwell, directora ejecutiva de perspectivas de adquisición de automóviles en el sitio web Edmunds, en un comunicado el 30 de abril.

Diez millones de personas en la industria automotriz de EE.UU., incluidos los empleados en los fabricantes, proveedores de piezas, concesionarios y otras empresas han sido despedidos debido a la pandemia, según un informe de Bloomberg. IHS Markit estimó que la producción de vehículos de abril en Norteamérica fue de solo 4300, el total más bajo desde 1945 durante la Segunda Guerra Mundial.

“Las ventas de flotas”, o ventas de automóviles a agencias de alquiler de autos, constituyen una porción de las ventas totales a los fabricantes de automóviles. Pero ese canal casi se ha agotado. Bloomberg informó que Avis Budget, Hertz y Enterprise —tres de las mayores agencias de alquiler de automóviles— han notificado a los fabricantes de automóviles de EE.UU. para cancelar sus compras previstas durante el verano.

Todos los grandes fabricantes de automóviles han visto caer sus ventas en abril. Hyundai Motor America registró un descenso de las ventas del 39% en abril con respecto a un año atrás; Mazda North America anunció una caída de las ventas del 45% en abril con respecto al año anterior; Toyota Motor North America vio sus ventas de abril caer un 54% respecto al mismo mes del año anterior; mientras que las ventas de Honda también cayeron un 54%. Los tres grandes fabricantes de automóviles de EE.UU. —General Motors, Ford y FCA US— aún no han revelado sus respectivas cifras de ventas de abril, aunque se cree que han sufrido una caída similar de un año a otro.

Dependencia histórica de China

A nivel macro, una calamidad tan extendida dentro de una sola industria debería aportar cierta pausa e introspección a los ejecutivos y economistas.

En una nota editorial del 26 de abril, The Epoch Times sugirió que el íntimo involucramiento con el Partido Comunista Chino (PCCh) y China—donde se originó el virus—podría ser un factor en la propagación de la pandemia.

“Todas las regiones que se ven duramente afectadas por el virus fuera de China son aquellas que tienen vínculos íntimos con el PCCh, las que han apoyado al PCCh en términos de comercio, inversión o ayudando al PCCh a mejorar su imagen internacional. Asimismo, las personas que han sido partidarias del PCCh a la vez se encuentran vulnerables al virus del PCCh”, afirma la columna.

Si esta correlación es cierta, ¿entonces podría depender la industria automotriz mundial de sus ventas en China y el consentimiento de la tecnología a las empresas estatales del PCCh, desempeñar un papel en la actual crisis de la industria?

Los 1400 millones de habitantes de China siempre han sido un atractivo. Desde que American Motors (cerrada después de ser adquirida por Chrysler) formó la primera empresa mixta extranjera en China en 1984 para fabricar vehículos “Beijing Jeep”, los fabricantes de automóviles han estado observando el potencial del mercado chino.

La fabricación de vehículos es una industria en la que el PCCh exige un modelo de empresa conjunta nacional-extranjera. Los fabricantes de automóviles extranjeros deben formar una empresa conjunta con una contraparte china para poder fabricar y vender vehículos en China. La empresa conjunta se beneficia de los conocimientos técnicos y la tecnología de su socio extranjero. Por ejemplo, Ford es propietaria al 50% de Changan Ford, una empresa conjunta entre Ford y Changan Automobile. SAIC-GM es una empresa conjunta entre General Motors y SAIC Motor, que fabrica y vende automóviles de la marca GM, como Buicks, Cadillacs y Chevrolets.

En el primer trimestre fiscal de 2020, GM reportó una ganancia neta de 294 millones de dólares, un enorme descenso del 87% con respecto a un año atrás. GM emitió 4000 millones de dólares en nuevos bonos la semana pasada para reforzar su situación financiera.

Pero las operaciones de GM en China ya estaban bajo presión antes de que el virus del PCCh llegara, debido a la ralentización del mercado automovilístico del país y a la guerra comercial. La rentabilidad ha disminuido y GM ha perdido participación en el mercado, dijo el director financiero Dhivya Suryadevara durante una conferencia telefónica en febrero con analistas de Wall Street. Además, las políticas restrictivas del PCCh también ordenan un retraso de un año en el pago de dividendos a la empresa matriz.

En GM, por ejemplo, las ventas en China han superado a las de Estados Unidos. En 2019, las ventas de vehículos de SAIC-GM totalizaron 3.1 millones, superando los 2.9 millones de automóviles y camiones vendidos por GM en Estados Unidos, según un archivo de la SEC.

A pesar del apoyo del gobierno de EE.UU. durante la crisis financiera y un mercado de ventas de automóviles relativamente saludable en los últimos años, los fabricantes de automóviles han estado desplazando los puestos de trabajo fuera de Estados Unidos y a países como China. Ford está construyendo su auto compacto Focus en China, no en México o Michigan. GM emplea a 58,000 trabajadores en China, a mediados de 2019, lo que es un 20% más que los 49,000 trabajadores sindicados que tiene en Estados Unidos.

Las ventas del gigante automovilístico alemán Volkswagen en el primer trimestre de 2020 cayeron un 23% a nivel mundial, y su beneficio operativo disminuyó un 81% en comparación con 2019. Volkswagen, cuya empresa conjunta FAW-Volkswagen es uno de los mayores fabricantes extranjeros de automóviles en China con 3.2 millones de entregas de vehículos en 2019, ha reiniciado la producción en China este mes.

Las economías mundiales esperan una recuperación económica en forma de V y comunidades saludables, pero hay una gran incertidumbre. Mientras que las ventas y los ingresos podrían disminuir y fluctuar mensual o trimestralmente, el virus y la crisis de salud pública asociada podrían prolongarse y paralizar las perspectivas y la salud a largo plazo de las empresas y las economías.

Los inversionistas, los miembros de la junta directiva y los ejecutivos de las empresas deben adoptar una perspectiva a largo plazo en relación con el bienestar de las empresas que administran. Reevaluar su relación con el PCCh podría ser parte del antídoto.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


****

Descubra

El virus del PCCh sigue los vínculos con la China comunista

Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.