Periodistas de NBC distorsionan y calumnian a Falun Dafa para fortalecer el ataque a un medio rival

Carta abierta a NBC
Por Levi Browde
23 de Agosto de 2019 Actualizado: 23 de Agosto de 2019

Un artículo de NBC está difundiendo desinformación, propaganda e intolerancia para marginar a un grupo pacífico y espiritual con el fin de reforzar su informe tendencioso sobre un medio de comunicación rival.

Los periodistas de NBC Brandy Zadrozny y Ben Collins publicaron un artículo que describe de manera muy errónea las creencias y la difícil situación que enfrenta la práctica espiritual Falun Dafa y las decenas de millones de personas en todo el mundo que la practican.

Hay varios problemas con el artículo. Examinemos en primer lugar la facilidad con la que descarta las atrocidades a gran escala contra los derechos humanos.

Durante 20 años, las principales organizaciones de derechos humanos, académicos, el gobierno de Estados Unidos y otros gobiernos alrededor del mundo han llamado repetidamente a la detención sistemática, tortura y asesinato de practicantes de Falun Dafa en China por parte del Partido Comunista Chino (PCCh), un ataque ilegal e injustificado contra los creyentes inocentes de una fe pacífica por parte de un régimen paranoico.

El New York Times, entre otros medios de comunicación importantes, informó claramente que había al menos 70 millones de personas practicando Falun Dafa cuando comenzó la persecución violenta. Un periodista del Wall Street Journal recibió el Premio Pulitzer por exponer estas atrocidades y revelar cómo son sancionadas por el estado. Según Freedom House, cientos de miles de seguidores de Falun Dafa han sido condenados a campos de trabajo y a penas de prisión.

Además, hay pruebas generalizadas de que los practicantes de Falun Dafa están siendo sistemáticamente detenidos y asesinados a gran escala para que sus órganos puedan ser vendidos con fines de lucro por el régimen chino. La BBC ha cubierto esto varias veces. También lo han hecho Forbes, The Guardian, Newsweek, The Telegraph, The Wall Street Journal, entre otros, e incluso NBC.

Sin embargo, este artículo redujo el alcance y la escala de todos estos horrores a una sola sentencia: “Grupos de derechos humanos han reportado que algunos adherentes fueron torturados y asesinados mientras estaban bajo custodia”.

¿Sugieren también estos periodistas de NBC que un “puñado” de personas fueron asesinadas en el genocidio de Ruanda? ¿Quizás “algunos judíos” fueron asesinados en el Holocausto? Si no, ¿cómo se explica que la persecución sistemática de 70 millones de personas se reduzca a “algunos adherentes”?

Pero las verdaderas distorsiones formuladas por este artículo radican en la manera en que se describen las creencias de Falun Dafa.

La caracterización de Falun Dafa -una práctica espiritual tradicional con raíces que se remontan a miles de años atrás y con decenas de millones de practicantes en China y alrededor del mundo- se reduce a unos pocos párrafos despectivos derivados de tres fuentes: un expracticante, un profesor que ha defendido abiertamente a los matones del PCCh acusados de atacar físicamente a los practicantes de Falun Dafa en la ciudad de Nueva York, y las opiniones prejuiciosas de los propios periodistas sobre las enseñanzas de Falun Dafa.

En realidad no hay ninguna discusión real entre los practicantes actuales acerca de cómo interpretan realmente las enseñanzas, ni un examen de cómo esas enseñanzas se desarrollan en sus vidas diarias. En resumen, no hay un esfuerzo genuino para entender las enseñanzas y creencias. En cambio, algunos periodistas que no tienen experiencia en esta área y que tienen una agenda clara para desacreditar a Falun Dafa, aparentemente pasaron algún tiempo leyendo las enseñanzas de la disciplina en busca de citas para usarlas en la narrativa que estaban elaborando.

Consideren esto: Uno podría, por ejemplo, retratar a los budistas tibetanos como monstruos si se diseccionara el Libro Tibetano de los Muertos (un texto clave del budismo tibetano) desde una perspectiva sesgada, negando completamente que el mensaje general y el estilo de vida de los budistas tibetanos se centra en la compasión. Esto es precisamente lo que este artículo hace con Falun Dafa: ha pasado completamente por alto, o más exactamente, ha descartado los principios que guían las vidas de los practicantes.

Buscamos desarrollar la honestidad, la compasión y la tolerancia en nuestro carácter a través de la meditación y la vida consciente. Esto no es solo dogma o temas de conversación; estos principios nos guían y motivan. Creemos profundamente en ellos, y hacerlo ha elevado la vida de millones de personas, y ha traído felicidad y equilibrio a nuestras vidas y a nuestras familias. Sin embargo, en este artículo se ha optado por ignorarlo por completo.

También es digno de mención que en el artículo no incluyeron ningún contenido de las casi dos horas que se dedicaron a entrevistarme por teléfono, siendo un representante del Centro de Información de Falun Dafa. De hecho, el artículo dice: “Un representante de Li rechazó una solicitud de entrevista”, lo que implica claramente que nadie devolvió las llamadas de estos periodistas. Devolví las llamadas y participé en una larga entrevista.

Y aquí hay algo que me parece realmente chocante: de las varias fuentes directamente vinculadas en este artículo, un enlace va directamente al sitio web del gobierno chino. No hay enlaces al sitio web del Centro de Información de Falun Dafa.

Así que seamos claros en lo que esto significa.

Estos periodistas consideran que el PCCh, que ha matado a decenas de millones de personas durante su régimen y sigue persiguiendo a millones, desde los uigures hasta los cristianos, pasando por Falun Dafa, es una fuente creíble. Mientras tanto, un representante de Falun Dafa -del Centro de Información de Falun Dafa- cuyo sitio web contiene abundantes referencias a informes de terceros (por ejemplo, Amnistía Internacional, Freedom House, el Congreso de Estados Unidos, el CECC, etc.), no es referenciado o ni siquiera mencionado.

Y finalmente, las descripciones de Falun Dafa que se encuentran en el artículo están llenas de deformaciones que se asemejan mucho a los puntos de propaganda oficial del PCCh, que son mentiras absolutas o al menos tergiversaciones intencionales hechas por el régimen chino con el propósito calculado de desviar la atención de los abusos a gran escala sobre los derechos humanos. Eso es realmente perturbador.

Durante 20 años, el PCCh ha intentado deshumanizar a los practicantes de Falun Dafa en un vano intento de “justificar” su brutal tortura y asesinato de ciudadanos pacíficos. Al repetir irresponsablemente sus mentiras, el artículo hace más para ayudar al esfuerzo de persecución de lo que muchos se dan cuenta.

Si estos periodistas de NBC quieren atacar a Falun Dafa, no deben fingir que es periodismo de investigación. Por lo que refiere al contenido que presentan relacionado a Falun Dafa y sus enseñanzas, así como de las increíbles omisiones que rodean a la persecución en China, esto es estrictamente una pieza de opinión con una agenda clara. Y tristemente, parece que estas opiniones fueron elaboradas para argumentar en contra de un medio rival. Es un abuso terrible, y de hecho, degradante, del cuarto poder.

Levi Browde es director ejecutivo del Centro de Información de Falun Dafa. Este artículo fue publicado por primera vez en el sitio web del Centro de Información de Falun Dafa. @FalunInfoCtr

Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

TE RECOMENDAMOS