Perrito que nació con las patas torcidas aprende a caminar en dos patas superando sus limitaciones

Por Romina Garcia
16 de Noviembre de 2020
Actualizado: 16 de Noviembre de 2020

El video de un perrito con las patas delanteras torcidas, pero que con esfuerzo consigue caminar sobre sus dos patas traseras, conmovió a los usuarios de redes sociales.

El tierno cachorro del video aprendió a caminar en dos patas para poder desplazarse logrando el equilibrio con su columna y lo hace como si no necesitara nada más. Se le ve muy feliz, incluso hasta corre jugueteando.

En el video se ve al can caminar erguido y hasta subiendo escaleras, demostrándonos que a pesar de las dificultades, con esfuerzo todo es posible.

“Tenemos que aprender mucho de los animales, incluso en esta situación, mira su felicidad, ¡nos muestran el verdadero significado del amor! 😭❤️”, dice el posteo de Mundo Animal que muestra el video.

Es posible que el can haya nacido con el síndrome del nadador que causa dificultades para caminar en los animales que lo presentan. Puede ser “consecuencia de la cría desproporcionada de cachorros y del cruce entre padres, hijos y hermanos”. Este síndrome suele aparecer en los cachorros “a partir de la segunda o la tercera semana de haber nacido” y, a pesar de los inconvenientes que causa, el “pronóstico de vida de estas mascotas es alto”, de acuerdo a Muy interesante.

Los cachorros que padecen el síndrome no pueden mantener “la cabeza en alto, su pecho presenta una forma plana, sus extremidades están rígidas y además no mantiene el equilibrio de pie o sentados. Igualmente, su postura corporal se encuentra completamente pegada al suelo y con las patas abiertas”, informó el medio.

La terapia física ayuda a la recuperación, “si bien el desconocimiento hace que muchos criadores y dueños de mascotas los abandonen”, algunos hasta son sacrificados. Sin embargo, “la natación contribuye a que los cachorros se mantengan en pie y muevan las patas, por lo que es uno de los ejercicios más completos”.

Aún con todas las dificultades, este perrito refleja una alegría a prueba de todo.

Perrito arrojado desde un puente con el hocico atado reconoce a su salvador y le agradece dulcemente

(Cortesía: Hospital Animal Griffith)

Bob Hoelter, de Griffith, Indiana, solo quería caminar a la tienda. Pero el universo tenía una mejor idea.

Bob dijo a The Dodo: “Normalmente conduzco”. “Esa noche decidí que necesitaba algo de ejercicio”. Pasando por encima de un puente, haciendo más fácil el viaje de 1,5 km, oyó un ruido. Se detuvo para escuchar atentamente y aclaró sus sospechas iniciales, el ruido provenía de un llanto que necesitaba ayuda.

“Estaba mirando el agua y la tierra, no veía nada, pero lo oía”, recordó Bob. “Volví al piso, caminé y miré a mi alrededor”.

Se acercó al sonido que provenía de la oscura parte inferior del puente, se puso de rodillas y se arrastró hacia el misterio que le aguardaba. “Saqué mi linterna porque siempre llevo una linterna conmigo”. Al llegar a la parte del borde inferior del puente, finalmente vio de dónde provenían los tristes gritos, se trataba de un cachorro pequeño y aterrorizado.

(Cortesía de Bob Hoelter)

El instinto de rescate hizo que ayudara al cachorro, solo para descubrir que la criatura no solo estaba perdida, sino que su hocico estaba sellado con cinta adhesiva negra.

Bob era del lugar y sabía que había una clínica veterinaria cerca: el Hospital Animal Griffith.

“Simplemente lo metí en mi chaqueta, me arrastré de nuevo y empecé a caminar hasta el hospital de animales”, recordó Bob.

(Cortesía: Hospital Animal Griffith)

Lori Kovacich, directora del Hospital Animal Griffith, que estaba de servicio en ese momento, no podía creer lo que veían sus ojos. Ella recordó: “Estaba fuera de mi silla y en el vestíbulo para atenderlo en segundos”.

Lori y su equipo evaluaron rápidamente al cachorro y se dieron cuenta de que estaba hambriento, que su piel estaba dañada bajo la cinta adhesiva, que tenía una pierna quebrada y que probablemente no había comido en días.

Calcularon su edad y concluyeron que solo tenía 4 meses.

Mary Witting, amante de los animales y su esposo, Doug, vieron la publicación en la página del Hospital Animal Griffith y eso cautivó sus corazones. Recientemente habían perdido a su perro.

Mary exclamó: “¡Esa carita linda, me necesita!” y agregó: “Puedo darle amor las 24 horas del día y lo necesito”.

En un final feliz y muy esperado para el querido cachorro, los Witting decidieron rápidamente adoptarlo y lo llamaron Louie.

(Cortesía: Hospital Animal Griffith)

Pero la historia no termina allí: la sobrina de Bob vio la publicación en Facebook del Hospital Animal Griffith y organizó un encuentro entre el cachorro y el hombre heroico que respondió a su triste llanto. Para sorpresa y deleite de Bob, el cachorro se acordó de él.

Bob recordó que lo “sentaron y corrió hacia mí. Estaba asombrado”.

Bien está, lo que bien acaba. Él es el héroe del cachorro y la pequeña Louie está sana y salva.

Louie incluso saludó a Bob con mucho amor y besos. Por su parte, Bob se sintió absolutamente feliz de saber que Louie tiene un maravilloso nuevo hogar.

Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí.

A continuación

¿Qué es el comunismo y cuál es su objetivo?

TE RECOMENDAMOS