Previo al Día de los DD.HH., el régimen chino acosa a abogados de derechos humanos y los arresta en casa

Por Nicole Hao
09 de Diciembre de 2020
Actualizado: 09 de Diciembre de 2020

Antes del Día Internacional de los Derechos Humanos, las autoridades de China impidieron que los abogados de derechos humanos y sus familiares salieran de sus hogares, en un esfuerzo por disuadirlos de participar en actividades relacionadas con los derechos humanos.

El 10 de diciembre es el Día Internacional de los Derechos Humanos.

Arrestos domiciliarios

El abogado Jiang Tianyong está bajo arresto domiciliario en la casa de sus padres en la ciudad de Xinyang, en la provincia de Henan, al centro de China, desde el 28 de febrero de 2019, luego de cumplir una sentencia de dos años de prisión.

Jiang fue condenado por “incitar a la subversión del poder estatal”, un término genérico que el régimen chino suele utilizar al acusar a los disidentes, en 2017.

El 9 de diciembre, la esposa de Jiang, Jin Bianling, publicó en Twitter: “Hoy es el 650º día en que el abogado de derechos humanos Jiang Tianyong ha sido arrestado ilegalmente en su domicilio por el PCCh”.

El abogado de derechos humanos de Beijing, Jiang Tianyong. (The Epoch Times)

Mientras tanto, la esposa del abogado Wang Quanzhang, Li Wenzu, publicó un video en Twitter junto con un mensaje explicando que la policía fue a la casa de su familia. Wang se reunió con su familia luego de cumplir una sentencia de prisión de 4,5 años en abril.

“A las 6 am, sonó el timbre de la puerta. Abrí la puerta y encontré a este grupo de personas bloqueando la entrada, diciendo que no podíamos salir de nuestra casa”, escribió Li.

Más tarde, Li tuiteó que la policía vestida de civil afuera de su casa no permitió que su padre, quien vive con ellos, fuera al hospital para una cita regular por su enfermedad cardíaca.

Wang Quanzhang con su esposa, Li Wenzu, y su hijo. Wang Quanzhang, un abogado de derechos humanos, estuvo detenido en China sin juicio desde agosto de 2015. (Cortesía de Li Wenzu)

Wang Qiaoling, esposa del abogado Li Heping (sin relación con la pareja anterior), publicó en Twitter el miércoles que su esposo salió a la azotea para gritarle a la policía de civil que estaba desplegada fuera de su casa. La policía se negó a permitir que su hija fuera a la escuela.

La esposa del abogado Yu Wensheng, Xu Yan, publicó en Twitter que ella también estuvo atrapada en su casa, luego de que dos oficiales vestidos de civil llegaran y se negaran a irse. Yu fue sentenciado a prisión a principios de este año.

Xu dijo que creía que la presencia de la policía era para garantizar que no asistiera a ninguna actividad de derechos humanos organizada por la embajada de Estados Unidos o las embajadas de países europeos.

El abogado chino Yu Wensheng en Beijing el 12 de enero de 2017. (Fred Dufour/AFP/Getty Images)

Preocupación por Gao Zhisheng

También el miércoles, el Grupo de Abogados de Derechos Humanos de Falun Dafa envió saludos a Gao Zhisheng, Jiang Tianyong, Wang Quanzhang, y a todos los demás abogados chinos de derechos humanos que han defendido a los practicantes de Falun Dafa en China.

La práctica espiritual de Falun Dafa ha sido severamente perseguida desde 1999, con millones de practicantes arrestados por su fe.

El grupo, que aboga por los derechos legales de los practicantes que enfrentan acusaciones, solicitó información sobre el abogado Gao Zhisheng, quien ha desaparecido durante más de 1200 días desde agosto de 2017.

Gao, abogado autodidacta y devoto cristiano, ha defendido a diferentes grupos vulnerables que han sido perseguidos por las autoridades chinas.

En 2004 y 2005, Gao publicó tres cartas abiertas dirigidas a la legislatura de China—la Asamblea Popular Nacional— y al entonces líder chino Hu Jintao y al primer ministro Wen Jiabao, pidiendo al régimen que deje de perseguir a los practicantes de Falun Dafa.

Debido a su trabajo, las autoridades cerraron el bufete de abogados de Gao en Beijing en 2005, le quitaron la licencia de abogado a Gao en 2006, y persiguieron a Gao y a su familia al monitorearlos, acosarlos y arrestarlos.

El abogado de derechos humanos Gao Zhisheng. (The Epoch Times)

Gao ha estado entrando y saliendo de la cárcel en la última década, donde a menudo es torturado. En agosto de 2017, Gao volvió a desaparecer. Los activistas de derechos creen que las autoridades lo retienen.

Gao ha sido nominado al Premio Nobel de la Paz tres veces y ha recibido al menos ocho premios de derechos humanos.

Theresa Chu, abogada y portavoz del Grupo de Abogados de Derechos Humanos de Falun Dafa, expresó el agradecimiento del grupo a Gao y otros abogados de derechos humanos.

“Durante los momentos más oscuros para el estado de derecho de China, ustedes [abogados] han gastado su espíritu, salud y energía para defender a los cultivadores de buen corazón [Falun Dafa] y han ayudado a China a avanzar hacia un futuro moral. Nosotros creemos que su espíritu permanecerá en la historia de los derechos humanos en China para siempre”, dijo Chu en una entrevista con The Epoch Times.

La abogada de derechos humanos de Taiwán Theresa Chu en un evento de panel en el Yuan Legislativo en Taipei, Taiwán, el 8 de diciembre de 2017. (Chen Po-chou/The Epoch Times)

Mensaje de la Embajada de EE. UU.

El miércoles, la Embajada de Estados Unidos en China publicó en su cuenta oficial de Weibo, una popular plataforma de redes sociales china, que organizaría un panel de discusión en Facebook, para conversar sobre la importancia de la libertad de expresión, el 10 de diciembre a las 8 p.m., hora de Beijing.

La embajada de Estados Unidos disfruta de relativamente más libertad de expresión que el ciudadano chino promedio. El régimen no permite protestas ni manifestaciones públicas de disidencia.

Facebook también está censurado en China continental. Queda por ver cuántos chinos podrán asistir al panel de discusión.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí

A continuación

Tribunal confirma que China continúa sustrayendo órganos por la fuerza | Al descubierto

TE RECOMENDAMOS