Propósitos para 2023: Consejos para una vida más feliz

En lugar de hacer propósitos de Año Nuevo, pruebe poner en práctica estos consejos que le aportarán a usted ─y los demás─ chispas de alegría.

Por Annie HOLMQUIST, JEFF MINICK
15 de Enero de 2023 7:56 PM Actualizado: 15 de Enero de 2023 7:56 PM

Para algunos de nosotros, con el nuevo año llegan los propósitos: Bajar 10 kilos antes de fin de año, ir al gimnasio cuatro veces por semana o gastar menos dinero. Todas estas son causas nobles y dignas, sin duda, pero también un poco sombrías, como la dieta de pan y agua de un habitante del desierto.

Muchos estadounidenses ya están de capa caída; encuestas recientes muestran que la mayoría está descontenta con la dirección que toma nuestro país. Para contrarrestar ese estado de ánimo sombrío, este año deberíamos proponernos deliberadamente aportar una chispa de alegría a nosotros mismos y al mundo en general. Con ese fin, hemos reunido nuestras ideas para encender algunas mechas en el candelabro de 2023.

Sonría a los demás

Jeff: Haga un esfuerzo deliberado por hacer sonreír o reír a otra persona cada día, ya sea un familiar, un amigo o un desconocido. Puede tratarse de algo sencillo, como hacer el tonto delante de un nieto gruñón, o de algo más complicado, como pagar la compra de esa madre agotada y sus tres hijos que están detrás de usted en la cola del supermercado. Si lo hace, no solo hará sonreír a los demás, sino que probablemente también sonreirá usted.

Llevar un diario de gratitud

Annie: No hay nada como la gratitud para combatir la depresión postvacacional, así que ¿por qué no empezar este año un diario de gratitud? Tengo un pequeño cuaderno en la mesilla de noche, esperando a que escriba una o dos líneas cada noche antes de acostarme sobre algo del día por lo que esté agradecida o por lo que me haya sentido bendecida. Una disciplina así reorienta nuestras actitudes al final de un mal día y también sirve como recordatorio divertido de las pequeñas alegrías que fácilmente se olvidarían para siempre.

Recoger y tirar

Jeff: Una forma infalible de sentirme mejor es ordenar mi zona de trabajo, una mesa de desayuno que en una sola mañana se convierte en una meseta llena de libros, papeles, tazas de café, bolígrafos y demás parafernalia. La felicidad es también una papelera y una bolsa de basura, la primera para papeles inútiles y anuncios impresos, la segunda para el desorden pesado destinado a la tienda de segunda mano. Deshágase de los trastos y la satisfacción vendrá después.

Revivir memorias

Annie: Muchas fotos capturan los mejores momentos de nuestra vida, así que revisarlas ─sobre todo 10 o más años después─ puede ser un excelente momento para recordar la felicidad, ¡por no hablar de las risas que inspiran estas imágenes con su ropa, peinados y expresiones! Encontrar fotos de quienes siguen formando parte habitual de su vida y compartirlas contagia la alegría fotográfica también a los demás.

Salga… de sí mismo

Jeff: Los expertos dicen que salir al exterior mejora nuestro estado de ánimo. También lo hace alejarse de uno mismo. Ayude a un vecino a quitar la nieve de la entrada. Llevarle la comida a una madre primeriza. Ser voluntario en un colegio para dar clases particulares o leer a los niños de preescolar. Dedicar tiempo a una causa que merezca la pena. Cuando nos centramos en los demás, nuestros propios problemas pasan a un segundo plano, al menos durante un tiempo.

(Biba Kayewich)

Hacer un muñeco de nieve

Annie: No permita que el ajetreo de la edad adulta le impida revivir las sencillas alegrías de la infancia. Si vive en climas nórdicos, intente hacer un muñeco de nieve, como hice yo el otro día, por primera vez en unos 20 años. Pronto, las caras de los familiares enfermos se asomaron a las ventanas con sonrisas que coincidían con las mías mientras trabajaba. Mi vecina me envió un mensaje de texto pidiéndome una foto del muñeco de nieve, que enseguida compartió en las redes sociales, difundiendo mi pequeño acto de alegría personal por todas partes.

Desconectar

¿Va a dar un paseo? Deje el teléfono en casa. ¿Va corriendo al supermercado? Deje el teléfono en el coche. ¿Quiere leer durante media hora? Ponga el teléfono en silencio. Apague los aparatos electrónicos durante unas horas a la semana y desintoxíquese de las redes sociales. Nuestros dispositivos son pequeñas cajas de estrés despachadoras de dopamina. Apáguelos y disfrute de un poco de paz.

Éxitos literarios

Annie: No hay nada como un buen libro para olvidarse de las penas y elevarse a un plano superior de esperanza e inspiración. ¿Necesita un poco de humor mezclado con trabajo duro? Pruebe con “Little Britches: Mi padre y yo éramos rancheros”, de Ralph Moody. ¿Quiere ánimo para superar tiempos difíciles? Eche un vistazo a “Sufrir nunca es en vano”, de Elisabeth Elliot. ¿Quiere una perspectiva profunda sobre nuestros tiempos difíciles? Pruebe “Testigos” de Whittaker Chambers.

Súbale a la música

¿Necesita un remedio rápido para la tristeza? Póngase a bailar. He bailado con mi nieta de 10 años al ritmo de la música disco─ “I Love the Nightlife” a todo volumen ─y yo no sé bailar, mucho menos música disco, pero los dos nos reímos todo el rato. Si está solo, cante algunas canciones. Abrace a un ser querido. Cuando se trata de la felicidad, los pequeños detalles pueden cambiar las reglas del juego.

(Biba Kayewich)

Enviar notas “porque sí”

Annie: Como ha dicho Jeff, alegrar a los demás es una de las formas más rápidas de alegrarse uno mismo. ¿Qué mejor manera de hacerlo que enviando a un amigo una tarjeta o un correo electrónico un día cualquiera que no sea su cumpleaños o Navidad? Elija a un amigo cada mes y dígale por qué aprecia su amistad o su talento. De este modo reforzará su amistad y contribuirá a alejar la tristeza y la soledad.

Niños y adolescentes

Jeff: Por mi cafetería favorita pasan muchos pequeños, y solo con verlos se te dibuja una sonrisa. Relaciónarce con los nietos, sobrinos o sobrinas, y esa nube oscura en su corazón se retira. Si pasa por el patio de recreo de un colegio, dedique unos minutos a observar el alboroto. Invite a un amigo y dirigíos al campo de fútbol o un partido de baloncesto del instituto. Ver a los padres, a los adolescentes y los niños en estas competiciones es la mitad de la diversión.

Ver una película antigua

Annie: Muchas de las películas de hoy en día entran en una de las dos categorías siguientes: ficción o basura, y pueden ser francamente deprimentes. Sin embargo, muchas películas antiguas son edificantes y alentadoras, y se basan en un buen argumento más que en efectos especiales para hacer una película ganadora. Así que cuando necesite un poco de felicidad, saque una película antigua. Algunas de mis favoritas son “Meet John Doe” (1941), “Cheaper By the Dozen” (1950) y “Mr. Smith Goes to Washington” (1939).

 


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí.


Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.