Proyecto de ley bipartidista busca reforzar infraestructuras críticas contra los ciberataques

Por Tom Ozimek
14 de Mayo de 2021
Actualizado: 14 de Mayo de 2021

La representante Elissa Slotkin (D-Mich.) y un grupo bipartidista de legisladores de la Cámara de Representantes presentaron el viernes un proyecto de ley destinado a hacer que los sistemas críticos de Estados Unidos sean más resistentes contra los ciberataques, mientras algunas partes del país siguen tambaleándose tras el ataque de ransomware a Colonial Pipeline la semana pasada.

Slotkin, antigua analista de la CIA y funcionaria del Pentágono, anunció la Ley de Ciberejercicio de la Agencia de Seguridad de las Infraestructuras y Ciberseguridad (CISA) en un comunicado realizado el viernes, en la que dijo que ataques como el dirigido a Colonial Pipeline “tienen el potencial de devastar nuestra economía y nuestra forma de vida”.

Entre los copatrocinadores del proyecto de ley se encuentran el representante Andrew Garbarino (R-N.Y.), miembro principal del subcomité cibernético del Comité de Seguridad Nacional de la Cámara de Representantes, y el representante Jim Langevin (D-R.I.), presidente del subcomité cibernético del Comité de Servicios Armados de la Cámara de Representantes.

El proyecto de ley exigiría a la CISA, la agencia que encabeza los esfuerzos federales en materia de ciberseguridad, la creación de nuevos medios para que las empresas y los gobiernos estadounidenses pongan a prueba sus infraestructuras críticas frente a la amenaza de ciberataques.

La legislación exige la creación de un Programa Nacional de Ejercicios Cibernéticos, un régimen de pruebas para el plan de respuesta de la nación a los principales incidentes cibernéticos. En el marco del programa, la CISA ayudaría a desarrollar un conjunto de ejercicios modelo que utilizarían los gobiernos estatales y locales, así como las empresas del sector privado, para poner a prueba la seguridad de sus infraestructuras críticas. Además de ayudar a diseñar los ejercicios, CISA también ayudaría a los gobiernos y a las empresas a implementarlos y evaluarlos.

“Los acontecimientos de esta semana han demostrado claramente que la ciberseguridad ya no es solo una cuestión ‘tecnológica’—sino que se encuentra en el centro de la protección de los sistemas que impulsan nuestra vida cotidiana como estadounidenses”, dijo Slotkin. “Tenemos que asegurarnos de que el gobierno federal trabaje mano a mano con las autoridades estatales y locales y la industria privada para disuadir estos ataques y minimizar su impacto”.

En una vista aérea, los tanques de almacenamiento de combustible se ven en la estación de Dorsey Junction de Colonial Pipeline el 13 de mayo de 2021 en Washington, DC. El oleoducto Colonial ha vuelto a operar tras un ciberataque que interrumpió el suministro de gas para el este de Estados Unidos durante días. (Drew Angerer/Getty Images)

Colonial Pipeline, que suministra alrededor del 45 por ciento del combustible que se consume en la Costa Este, interrumpió sus operaciones la semana pasada tras revelar que había sido objeto de ataques por parte de hackers. El cierre afectó al suministro de gasolina en algunas partes de la Costa Este, y algunas personas esperaron durante horas en las gasolineras, para salir con las manos vacías. Las compras de pánico empeoraron la situación.

“Es una auténtica locura”, dijo el presidente de Sunshine Gasoline Distributors, Inc. Máximo Álvarez, a The Epoch Times el miércoles.

“Tenemos gente en Hialeah y Kendal, Florida, comprando gasolina en latas como si fuera una emergencia o un huracán. Es una verdadera locura”, dijo, añadiendo que el problema no era el suministro de gasolina, sino la entrega.

“El problema que tenemos es que no tenemos suficientes camiones”, dijo. “Ahora mismo, las colas en Port Everglades son de entre dos horas y media y tres horas, simplemente porque la gente tiene pánico y nos estamos quedando sin gasolina en casi todas las estaciones. Tenemos mucho producto. Sigo intentando explicar a todo el mundo el hecho de que el gasoducto no está funcionando, todo el producto que entra en el gasoducto ha ido a parar a terminales acuáticas como Port Everglades en Fort Lauderdale y Tampa”.

Los automovilistas hacen fila para obtener combustible en una de las pocas gasolineras que aún tienen combustible en Arlington, Virgina, el 13 de mayo de 2021. (ANDREW CABALLERO-REYNOLDS/AFP vía Getty Images)

“La gente no entiende que tenemos un enorme suministro de gasolina en esos lugares donde el producto que no entra en el oleoducto, lo estamos consiguiendo. Se lo he explicado a la gente, este es un momento temporal que no tiene nada que ver con el suministro”, dijo Álvarez, añadiendo que espera que el problema comience a resolverse el viernes.

Colonial dijo en un tuit el jueves que “hemos reiniciado todo nuestro sistema de oleoductos y que la entrega de productos ha comenzado a todos los mercados que servimos”. Aun así, la compañía advirtió que algunos mercados podrían seguir experimentando interrupciones y que se necesitarían varios días hasta que la “cadena de suministro de productos” volviera a la normalidad.

El presidente Joe Biden, que el miércoles firmó una orden ejecutiva para mejorar la ciberseguridad de la nación, dijo en una rueda de prensa el jueves que “esperamos ver un retorno a la normalidad región por región a partir de este fin de semana y hasta la próxima semana”, en referencia a los suministros transmitidos por la red de Colonial.

“Que no cunda el pánico”, dijo Biden. “Sé que ver colas en los surtidores o gasolineras sin gasolina puede ser extremadamente estresante, pero esta es una situación temporal. No compren más gasolina de la que necesitan en los próximos días”.

Con información de Patricia Tolson.

Siga a Tom en Twitter: @OZImekTOM


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS