Puerto Rico es una alerta temprana para los demás estados

Por Fergus Hodgson
11 de Febrero de 2020
Actualizado: 11 de Febrero de 2020

Comentario

El tortuoso camino de Puerto Rico para salir de la insolvencia ofrece duras lecciones para los estados de EE.UU. que se endeudan como si no hubiera un mañana. Los acreedores que cuentan con un rescate federal deberían prepararse para recortes sustanciales.

Illinois y Nueva Jersey ya han sido incapaces de cumplir con sus obligaciones de pensiones en los últimos años. Como el Estado Libre Asociado de Puerto Rico, los estados de EE.UU. no pueden acogerse a la protección por bancarrota. En su lugar, el Congreso tiene que legislar un plan de bancarrota similar al de la Ley de Supervisión, Administración y Estabilidad Económica de la isla (PROMESA, por sus siglas en inglés).

Incluso con PROMESA, el camino lleno de baches está lejos de terminar para Puerto Rico y sus acreedores. El 13 de enero, la Corte Suprema de Estados Unidos rechazó la última petición de dos compañías de seguros que exigían que el Estado Libre Asociado siguiera pagando sus bonos durante la reestructuración, que comenzó en 2016.

Cualquier reestructuración planificada todavía tiene que sobrevivir a más desafíos legales, pero los estados problemáticos de EE.UU. que buscan seguir el mismo camino pueden aprender de la experiencia de Puerto Rico.

La prevención es la mejor cura

Uno podría haber previsto la crisis desde muy lejos. Puerto Rico entró en una recesión económica en 2006, después de la eliminación de la Operación Bootstrap, un programa de incentivos fiscales para atraer a los fabricantes. Lo que una vez alentó a las empresas a mudarse desapareció, mientras que las cargas reglamentarias como la Ley Jones—que prohibía a los barcos de bandera extranjera transportar mercancías entre el continente y Puerto Rico—aumentaron.

La crisis financiera de 2008 fue el golpe mortal. Con la caída de los ingresos, el gobierno territorial reaccionó recortando personal y dejando que las agencias públicas se prestaran entre sí para pagar los bonos. El desempleo aumentó, lo que obligó a un mayor número de residentes a abandonar la isla.

Además, como los ciudadanos se acostumbraron a los crecientes beneficios independientemente de la carga fiscal, los políticos tenían pocos incentivos para equilibrar el presupuesto—por lo que siguieron pidiendo prestado. Como un reloj, la carga de la deuda se tornó inservible. Para el 2014, Puerto Rico estaba averiguando cómo declararse en bancarrota. Dos años más tarde, al entonces presidente Barack Obama y al Congreso se les ocurrió PROMESA. Esto fue, sin embargo, solo el comienzo de nuevos obstáculos.

El incumplimiento invita a un arduo litigio

Puerto Rico tiene una deuda total de bonos de 74,000 millones de dólares y un pasivo de pensiones sin fondos de 54,500 millones de dólares. El gobierno territorial también debe alrededor de 15,000 millones de dólares a las autoridades de los servicios de agua y electricidad.

El viaje legal comenzó en mayo de 2017, cuando la Junta de Supervisión, establecida bajo la dirección de PROMESA, presentó una petición de ayuda financiera. Esto permitió a la mancomunidad suspender los pagos durante el proceso de reestructuración de la deuda.

La junta presentó inmediatamente una demanda en la corte federal para renegociar el 24 por ciento de los bonos de Puerto Rico emitidos a través de una agencia financiera del gobierno, COFINA. El primer acuerdo de reestructuración recibiría la aprobación casi dos años más tarde, en febrero de 2019, con tenedor de bonos senior recibiendo el 93 por ciento de los bonos originales y el tenedor de bonos junior el 55 por ciento.

Mientras tanto, los acreedores impugnaron el plan de bancarrota en la corte. En agosto de 2017, dos fondos de inversión alegaron que la Junta de Supervisión era inconstitucional porque el Senado de Estados Unidos no había confirmado a sus siete miembros.

El sindicato de trabajadores de la electricidad de Puerto Rico también impugnó la Junta. El sindicato argumentó que la junta había usurpado ilegalmente la autoridad del gobierno local y reducido el gasto en educación, atención médica y pensiones.

Ambas demandas han llegado hasta la Corte Suprema de EE.UU., en espera de una decisión que podría poner en peligro todos los esfuerzos de ayuda. No obstante, la Junta de Supervisión ha seguido adelante y en septiembre de 2019 presentó su importante plan para reestructurar alrededor de la mitad de la deuda de bonos de la isla y la mayoría de las obligaciones de pensiones.

Los tenedores de bonos pierden ante los grupos de presión del sector público

El plan, si se le da luz verde, haría a los poseedores de bonos los mayores perdedores: unos pocos obtendrían el 93 por ciento de sus reclamos, algunos el 64 por ciento, y otros solo el 35 por ciento. Además, los que tienen ciertos tipos de bonos emitidos entre 2012 y 2014 no obtendrían nada.

Los jubilados obtendrían un mejor trato que la mayoría de los acreedores. Una de las razones es que la Junta de Supervisión afirma que la isla necesita recuperarse de la bancarrota, por lo que planea canalizar la mayor cantidad de dinero posible a los bolsillos de los residentes. Así, bajo el plan, las pensiones más generosas obtendrían un recorte del 8,5 por ciento, mientras que el resto permanecería intacto. La junta también tiene la intención de establecer un fideicomiso independiente para asegurar el pago de los beneficios, independientemente de los cambios políticos o económicos de la isla.

Aunque este plan puede impulsar el gasto en la isla, los acreedores están tomando nota. Si siempre consiguen el extremo corto del palo, exigirán mayores rendimientos para los bonos futuros.

La reestructuración de la deuda es solo el comienzo

Incluso con el significativo alivio, los pasivos de Puerto Rico seguirán siendo más altos que el promedio de la deuda estatal de Estados Unidos. En otras palabras, la solución fundamental debe provenir de finanzas y políticas económicas sólidas, no de esquivar los contratos.

Natalie Jaresko, directora ejecutiva de la junta, explicó que además del alivio de la deuda, la junta está presionando al gobierno local para que sea más eficiente y atraiga a las empresas. Además, tiene como objetivo reducir la deuda de Puerto Rico a un nivel que la economía local pueda permitirse. La perspectiva de Jaresko es acertada: Reestructurar la deuda, aunque prevalezca en las Cortes, no es una solución a largo plazo.

Para evitar volver a caer en la insolvencia, el Estado Libre Asociado debería “mantener el servicio de la deuda en un nivel bajo”, según el economista Brad Setser, miembro del Consejo de Relaciones Exteriores.

El caso de la isla podría parecer distinto—dado el doble golpe de los desastres naturales y la disminución de la población—pero los estados son igualmente vulnerables. Puerto Rico aún no se ha recuperado del devastador huracán María en el 2017, y dos terremotos han golpeado en el 2020.

Más de 50,000 personas abandonan la isla cada año. Son libres de hacerlo, al igual que los californianos son libres de irse a Texas y los neoyorquinos son libres de irse a Florida. Se puede esperar más migración económica dentro de  Estados Unidos a medida que las obligaciones de las pensiones desvían porciones cada vez mayores de los ingresos del Estado.

El éxodo de Puerto Rico no es una sorpresa, teniendo en cuenta el estancamiento de la economía y la alta tasa de desempleo. Alrededor del 40 por ciento de los residentes viven en la pobreza, peor que la del estado más pobre de Estados Unidos, Mississippi. Según Lyman Stone, economista del Departamento de Agricultura de EE.UU., Puerto Rico seguirá perdiendo residentes hasta por lo menos el 2030.

La reputación se construye lentamente, se destruye rápidamente

Los mercados de capital han rechazado el Commonwealth, y cualquier intento de liberar nuevas deudas sería costoso.

Recuperar la confianza internacional después de la insolvencia es difícil, como puede atestiguar Argentina. La nación sudamericana de 44 millones de habitantes aún no se ha recuperado de su incumplimiento de pago de 2001 y de las batallas legales con los acreedores. Los inversionistas no confían en administraciones imprudentes y exigen altas primas para prestar fondos.

Para superar la bancarrota y volver a ponerse en pie, Puerto Rico debe hacer exactamente lo contrario que Argentina; incluso la solvencia crediticia estará muchos años en ciernes. La isla debe racionalizar el estado de bienestar y recuperar la confianza tanto de los residentes como de las empresas. Los líderes políticos, a su vez, deben resistir la tentación de ampliar las donaciones para el patrocinio.

Los inversionistas eventualmente actualizarán sus expectativas después de la cesación de pagos de Puerto Rico. Si bien Argentina no cuenta con el respaldo del gobierno más poderoso del mundo, los estados de EE.UU. deben recordar el resultado final: No hay sustituto para un sector privado saludable que estimule el crecimiento económico, obtenga ingresos fiscales y cree puestos de trabajo.

Paz Gómez contribuyó a este artículo.

Fergus Hodgson es el fundador y editor ejecutivo de la publicación de inteligencia latinoamericana Econ Americas. También es el editor itinerante de Gold Newsletter y un investigador asociado del Frontier Centre for Public Policy.

A continuación

Argentina se aleja de EE. UU. y se acerca al default

Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

TE RECOMENDAMOS