Querida siguiente generación: “Los grandes hombres y mujeres no simplemente nacen, se hacen”

Por DEAR NEXT GENERATION
18 de Febrero de 2021 4:06 PM Actualizado: 18 de Febrero de 2021 6:54 PM

Mi difunto padre me dio este conciso consejo mientras estaba en la universidad, y se me ha quedado grabado durante unos 70 años: “No me hables de su coeficiente intelectual. Muéstreme su: ‘¡lo hice!'”

Christopher J. Hoey
Florida

_________

Permítanme empezar contándoles algunas cosas sobre mí y mi familia. Tengo 72 años (más edad edad de la que nunca imaginé). Tengo seis hijos, cinco chicas y un niño. Hubo momentos en los que pensé que eran tres más de los que podía mantener. Todos son personas maravillosas, trabajadoras, que intentan hacerlo lo mejor posible. Sus vidas, como las de la mayoría de la gente, no han estado exentas de retos y dificultades, y estoy seguro que habrá más.

Sin embargo, debo decir que hasta ahora han sido resistentes y han persistido en hacer el bien, algo que, para un padre, no tiene precio. Mi mujer falleció de cáncer hace un poco más de un año. Era una artista impresionante; sus obrsa están en muchos lugares, incluso en Europa. Era una persona con clase y una mujer con estilo, sin duda. Tengo un hermano (cuatro años mayor que yo) que murió en un trágico accidente cuando tenía 34 años. Dejó a su mujer y a cinco niños pequeños (el mayor de 12 años) que siguieron adelante sin él. Tengo tres hermanas, una menor y dos mayores. Mi hermana menor y mi hermana mayor murieron de cáncer. Afortunadamente, sus hijos ya eran mayores cuando esto ocurrió.

No escribo sobre mi familia para llamar la atención sobre ellos o sobre mí mismo. Muchas personas han tenido más dificultades que nosotros. Mi propósito aquí es ayudar a la siguiente generación a darse cuenta que a la gente buena le pasan cosas malas, que la vida a veces reparte malas cartas y que a veces la vida simplemente no es justa. No piense que su vida estará libre de adversidades, ¡no lo estará! Tampoco caiga en la trampa (tan a menudo tendida por la sociedad) que sus problemas son siempre culpa de otros, aunque a veces lo sean. Si siempre piensa que sus problemas son causados por alguien más, no es probable que los solucione. A veces hay que mirarse al espejo para ver qué está mal. Es un error querer no tener nunca obstáculos o desafíos, ¡porque estos son los que nos hacen mejores! La única manera en la que una persona llega a ser buena escalando montañas es escalándolas. Para llegar a ser bueno resolviendo problemas, hay que trabajar para resolverlos. Como ve, el éxito no consiste en no caerse nunca, sino en levantarse cada vez que se cae.

Las únicas personas que no cometen errores son las que no hacen nada, y debes darte cuenta del peligro real de no hacer nada, es decir, que si lo hace muchas veces, ¡lo hará bien!. Una vez escuché a un sabio decir: “No se limite a ser bueno. Sea bueno para algo”. Un buen consejo para todos nosotros. Un hombre sabio también dijo: “Nunca hay un momento correcto para hacer lo correcto y nunca hay un momento incorrecto para hacer lo correcto”.

Cada generación tiene la capacidad de resolver los problemas de su tiempo. Para la próxima generación, usted no es una excepción: ¡puede hacerlo! Los grandes hombres y mujeres no simplemente nacen. Se hacen; sufren pérdidas y contratiempos, experimentan la adversidad, afrontan las dificultades; ¡se ponen a prueba! Por último, permítanme citar al autor G. Michael Hopf: “Los tiempos difíciles crean hombres fuertes. Los hombres fuertes crean buenos tiempos. Los buenos tiempos crean hombres débiles. Y los hombres débiles crean tiempos difíciles”.

Richard Nicholas
Utah

_________

La única forma en la que una persona puede volverse buena para escalar montañas es escalándolas. Para llegar a ser bueno resolviendo problemas, debe esforzarse por resolverlos. (DreamLens Production en Pexels)

Se habla mucho de la “autoestima” en las escuelas y se formulan políticas para promoverla ostensiblemente, incluida la prohibición del uso de ciertas palabras, la ausencia de sistemas de calificación, todo el mundo recibe un premio, etc.

Sin embargo, estas políticas tienen de hecho el efecto contrario. La verdadera autoestima se construye mediante el aprendizaje real, el dominio de una tarea, una habilidad o un conjunto de conocimientos, el cumplimiento de una norma objetiva y el reconocimiento o la recompensa por el dominio y la experiencia.

Cuando un niño es reconocido por sus padres, profesores y compañeros como poseedor de una habilidad o destreza, ya sea en la lectura, la música, los deportes, etc., el niño adquiere un sentimiento de confianza en esa esfera concreta. Cuantos más conocimientos, habilidades y destrezas se adquieren, más se desarrollan la autoestima y la confianza en sí mismo. El niño se convierte en un adulto más capaz de enfrentarse a los inevitables altibajos de la vida que aquel cuyos “sentimientos” han sido protegidos del “daño”, ya sea real o imaginario, y del que nunca se ha esperado ni exigido nada.

El primer niño, más que el segundo, se convierte en un adulto que puede decir: “Puedo hacer eso”, “Puedo manejar eso” y “Puedo enfrentar eso”, sea lo que sea “eso”. Una vez ganada, la autoestima dota al niño, y más tarde al adulto, de un fuerte sentido de sí mismo, cuyas creencias básicas sobre el bien y el mal son más resistentes a ser socavadas o atacadas por influencias negativas. Un individuo menos seguro es más fácil de influenciar por lo que es incorrecto o, en última instancia, perjudicial.

La mayoría de las veces, el mal se disfraza y se presenta a nuestros hijos como algo bueno y deseable, cuando en realidad es todo lo contrario. La autoestima y la confianza en sí mismos les permiten confiar mejor en sus propias creencias y juicios.

La verdadera autoestima también genera confianza en sí mismo. El individuo autosuficiente es el que asume la responsabilidad personal de sus elecciones y acciones. Cuando el individuo sabe que sus elecciones y acciones se basan en lo que sabe que es correcto, es más capaz de resistir los ataques a esas elecciones y acciones. Quienes tratan de promover lo que está mal suelen hacerlo menospreciando, humillando o perjudicando de algún modo a quienes se niegan a ceder. Ergo, cancelar la cultura.

El individuo que posee una verdadera autoestima y confianza en sí mismo es más capaz de mantenerse firme cuando lo atacan. En estos tiempos difíciles, la capacidad de defender lo que es correcto y verdadero es más importante que nunca.

Y esa autoestima fundamental nunca se construirá eliminando estándares y expectativas.

Pat Maru
Alberta, Canadá


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.