Redes chinas dominan los sectores de productos químicos y el efectivo de los cárteles de drogas

Por Charlotte Cuthbertson
29 de Julio de 2020
Actualizado: 29 de Julio de 2020

WASHINGTON—La insidiosa presencia china en el terreno del narcotráfico ha estado creciendo durante años. Ahora domina el negocio de lavado de dinero y la producción química a nivel mundial, ambos servicios críticos para las operaciones de los carteles en México, Colombia y más allá.

Las redes criminales chinas suministran toneladas de productos químicos para la fabricación de drogas y lavan miles de millones de dólares para los carteles, sin embargo la mayor parte de la atención se centra en las batallas de armas territoriales al sur de la frontera, o cuando se arresta a un líder mafioso como Joaquín “El Chapo” Guzmán.

“Claramente los chinos son mucho más peligrosos, mucho más sofisticados, mucho más complejos, y mucho más una amenaza a la seguridad nacional de Estados Unidos—ni siquiera es una comparación [con los carteles mexicanos]”, dijo a The Epoch Times Derek Maltz, exjefe de la división de operaciones especiales de la Agencia Antidrogas (DEA).

Los acuerdos entre los líderes de los carteles y los jefes de las operaciones chinas de lavado de dinero con base en México han cimentado las relaciones y han proporcionado un terreno fértil para una rápida expansión, de acuerdo con la DEA.

“Las industrias comerciales y manufactureras de China han transformado a este país en un centro internacional clave y un imán criminal para las actividades de lavado de dinero y las transacciones financieras ilícitas”, dijo un portavoz de la DEA a The Epoch Times.

En junio, un hombre chino se declaró culpable en relación con el lavado de más de USD 4 millones en ganancias de drogas generadas por el tráfico de cocaína a gran escala en Estados Unidos, específicamente en Virginia.

El hombre, Xueyong Wu, trabajó con organizaciones de narcotraficantes latinoamericanas para repatriar el dinero a México a través de una “compleja serie de transacciones financieras internacionales”, según el Departamento de Justicia (DOJ). Wu recibió un porcentaje del dinero involucrado.

Bolsas de heroína, algunas con fentanilo, se exhiben antes de una conferencia de prensa sobre una importante redada de drogas, en la oficina del Fiscal General de Nueva York, el 23 de septiembre de 2016 en la ciudad de Nueva York. (Drew Angerer/Getty Images)

En marzo, otro chino fue condenado por coordinar la recaudación de dinero de la droga en Chicago para los carteles mexicanos y transferirlo a cuentas bancarias en China, según el Departamento de Justicia. Xianbing Gan dirigió las transferencias de dinero mientras vivía en Guadalajara, México, pero fue detenido en el aeropuerto de Los Ángeles durante una escala de Hong Kong a México.

Maltz dijo que las organizaciones clásicas de lavado de dinero cobraban alrededor de un 8 por ciento por el lavado de dinero en efectivo a gran escala, pero las redes chinas superaron a la industria al socavar la competencia y cobrar comisiones tan bajas de hasta un 1 por ciento, o incluso nada.

“Es una idea de negocio brillante”, dijo Maltz. “Ellos establecen esquemas de lavado de dinero muy sofisticados, complejos y basados en el comercio, en los que se recogen cientos de millones de dólares que se utilizan para comprar bienes de consumo en China. Y luego los bienes de consumo se envían a Centroamérica, América del Sur, a toda la región en América Latina, para lavar las ganancias de los narcotraficantes en México también”.

Los ciudadanos chinos en Estados Unidos también operan un esquema popular, conocido como el Sistema de Banca Subterráneo de China, que funciona no solo para lavar dinero para los carteles, sino para ayudar a los ciudadanos chinos que viven en Estados Unidos a acceder a cantidades masivas de dinero en efectivo, según la DEA.

Un caso prominente involucró a tres ciudadanos chinos que fueron acusados en 2019, pero siguen en libertad. Ellos coordinaron la recaudación de dinero en efectivo de las ventas de drogas de los carteles en unos 300 puntos en los Estados Unidos, según el Departamento de Justicia. Luego, presuntamente actuaron como intermediarios para suministrar dinero en efectivo a chinos ricos con sede en Estados Unidos a quienes se les prohibió transferir más de USD 50,000 al año desde bancos chinos al extranjero.

El comprador chino transfería dinero de su cuenta bancaria china a la cuenta bancaria del corredor en China. Después de la transferencia, el efectivo de EE. UU. de las ventas de drogas era entregado directamente a los chinos en Estados Unidos. Para completar el ciclo, los intermediarios exportaban bienes chinos, como productos electrónicos y prendas de vestir, al cartel de México, que se venderían por pesos.

Otros canales de lavado identificados por la DEA son el lavado de dinero basado en el comercio (el precio excesivo o insuficiente de las mercancías, los conocimientos de embarque y las declaraciones de aduana falsificados y los contratos de importación y exportación falsificados); las transacciones de valores (acciones, bonos, productos básicos y metales preciosos); las transacciones de bienes raíces; las transacciones relacionadas con los casinos; y las transferencias electrónicas a través de los sistemas bancarios formales y clandestinos.

Numerosos países han estado investigando a los encargados chinos de lavar dinero que residen en Colombia, México, Canadá, Australia y Estados Unidos, dijo el portavoz de la DEA. Además, en los últimos siete años, los bancos chinos en Italia, España y Estados Unidos han sido objeto de investigaciones que han dado lugar a arrestos y fuertes multas por violaciones de lavado de dinero.

“La enorme industria de exportación de China ha permitido que cientos de miles de millones de dólares de ganancias de la droga sean fácilmente lavadas a nombre de las organizaciones de narcotraficantes mexicanas y colombianas”, dijo el portavoz.

Es difícil imaginar que el régimen comunista chino no esté de alguna manera involucrado tanto en las operaciones de lavado de dinero como en la fabricación de productos químicos relacionados con las drogas, dijo Maltz.

“¿Cómo pueden no estar al tanto de esta actividad? Ahora bien, si la dirigen, si la organizan, si la dirigen, eso es una incógnita”, dijo.

Los carteles de droga están motivados principalmente por el dinero y el poder, pero las motivaciones chinas van más allá de eso, dijo Maltz.

“Veo esto como otra vía en el ataque global de China contra sus adversarios”, dijo. “¿Qué mejor manera de dañar a Estados Unidos que envenenar a los niños y causar todas estas muertes por sobredosis, al mismo tiempo que se ganan miles de millones de dólares? Yo lo llamo una forma de guerra química contra Estados Unidos, porque se trata de estos potentes productos químicos letales que se están produciendo en estos laboratorios en China”, agregó.

Maltz dijo que las redes chinas son difíciles de penetrar ya que hay una escasez de agentes encubiertos e informantes que parezcan chinos, hablen chino y entiendan la cultura.

“Y luego cuando añades las comunicaciones encriptadas, y añades la moneda digital, se vuelve muy complicado”, dijo.

El aumento del uso de la moneda digital por parte de las organizaciones criminales coincide con una disminución de las incautaciones de dinero en efectivo a gran escala en Estados Unidos. En 2011, los agentes incautaron más de USD 741 millones en efectivo, mientras que en 2018 se incautaron USD 234 millones, de acuerdo con un reciente informe de la DEA.

Productos químicos por tonelada

A medida que se cerraban laboratorios más pequeños de metanfetamina en EE. UU. a finales de la década de 1990 y principios de la década de 2000, la DEA empezó a centrarse en los precursores químicos que se utilizaban para producir la droga.

“Durante ese mismo período, los genios del cartel de Sinaloa, como el ‘Chapo’ Guzmán y otros, se estaban alinearon con los grupos del crimen organizado chino, e importaron envíos de toneladas de productos químicos de China directamente a México, específicamente para producir metanfetamina”, dijo Maltz.

Se establecieron súper laboratorios en México y el flujo de metanfetamina a través de la frontera de los Estados Unidos ha seguido aumentando drásticamente, junto con la potencia de la droga.

En 2007, un ciudadano chino fue detenido y acusado de delitos de drogas por su papel en la fabricación de metanfetamina en México para su distribución en Estados Unidos. El hombre, Zhenli Ye Gon, fue detenido en Maryland pero vivía en México. Cuando las autoridades mexicanas registraron su residencia, encontraron al menos USD 205 millones en moneda estadounidense apilados en una habitación.

“Este sujeto estaba sentado sobre México”, dijo Maltz. “Eso te da una comprensión de la magnitud de lo que estamos hablando. Eso fue solo por la venta de productos químicos”.

Una pila de USD 205 millones en efectivo se encuentra en una habitación de un distribuidor químico chino que vive en México. (DOJ)

En los últimos años, la cantidad de metanfetamina que se trafica ha aumentado drásticamente. En lo que va del año fiscal, faltando tres meses, la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza ha incautado casi 104,000 libras de metanfetamina que se trafica a través de los puertos de entrada. En comparación, casi 20,000 libras fueron incautadas en el año fiscal 2014.

Los súper laboratorios dependen de la importación de precursores químicos de China, así como de la India, según un informe de la DEA de 2019.

“Los envíos de químicos eran mal etiquetados en China, enviados a compañías legítimas en México o América Central, y luego desviados por los [carteles] y contrabandeados por tierra a los laboratorios clandestinos”, dice el informe.

El verano pasado, dijo Maltz, las autoridades mexicanas incautaron un laboratorio de metanfetamina en México que era capaz de producir siete toneladas de metanfetamina en tres días.

“Los chinos también están operando por todo Panamá y áreas de Centroamérica, así como trabajando en grandes embarques de cocaína a Asia y otras partes del mundo”, dijo Maltz. “La gente no se da cuenta de que los chinos étnicos están ahí abajo en las trincheras organizando también grandes envíos de cocaína”.

Contenedores están apilados en un buque de carga atracado en el puerto de Qingdao el 10 de diciembre de 2013 en Lianyungang, China. (VCG / Getty Images)

Fentanilo

China es quizás más conocida por su conexión con el potente opioide sintético fentanilo. Se han fabricado toneladas de fentanilo en laboratorios chinos y se han enviado por correo directamente a los hogares de las personas en Estados Unidos a través del sistema postal. Se han introducido más a través de México por la frontera sur.

Los carteles mexicanos también han aumentado su elaboración de productos relacionados con el fentanilo, pero siguen dependiendo de China para los precursores químicos.

El fentanilo fue originalmente desarrollado como un analgésico y un anestésico. Es de 50 a 100 veces más potente que la heroína, altamente adictiva y mortal. A menudo se comprime en píldoras falsas de oxicodona de prescripción, o se mezcla con heroína, cocaína e incluso marihuana. Es posible que los compradores no sepan que las drogas que compran contienen fentanilo ilícito, de los cuales una dosis de 2 mg puede ser fatal.

Una dosis mortal de fentanilo que se muestra junto a un centavo. (DEA)

También es una droga extremadamente lucrativa. Un kilogramo de fentanilo cuesta unos USD 5000 en China, según Maltz. Si los carteles toman ese kilogramo en sus laboratorios y lo cortan con otras drogas o lo convierten en pastillas, pueden ganar USD 2 millones o más vendiéndolo en las calles de Estados Unidos.

Las incautaciones de fentanilo solo en Arizona se han más que triplicado cada año desde 2016.

En agosto de 2019, la marina mexicana interceptó un cargamento de 25 toneladas de fentanilo procedente de China y con destino a Culiacán, Sinaloa, la base del cartel de Sinaloa en México.

“Los carteles de China y México tienen una relación muy letal en este momento”, dijo Maltz. “¿Por qué nadie en Estados Unidos habla del nivel de muertes por sobredosis de este veneno todos los días?”.

Agentes y el personal de emergencia del Sheriff del Condado de Montgomery responden a una presunta sobredosis de drogas en el estacionamiento de una estación de servicio en el municipio de Harrison de Dayton, Ohio, el 1 de noviembre de 2019. (Charlotte Cuthbertson/The Epoch Times)

En 2018, hubo un promedio de 184 sobredosis fatales por día en Estados Unidos, de acuerdo con datos de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC). El total del año fue de más de 67,000 muertes por sobredosis de drogas, un poco menos que las más de 70,000 de 2017, según los CDC.

Alrededor del 70 por ciento de todas las sobredosis de drogas están relacionadas con los opiáceos, incluyendo las píldoras de prescripción, la heroína y el fentanilo.

En agosto de 2018, el Departamento de Justicia desestimó una acusación de 43 cargos en Cleveland, Ohio, en la que acusó a dos ciudadanos chinos de operar una conspiración que fabricaba y enviaba análogos del fentanilo y otras 250 drogas mortales a por lo menos 25 países y 37 estados.

El 17 de julio, el Departamento del Tesoro impuso sanciones a cuatro ciudadanos chinos y a su organización en virtud de la Ley Kingpin por su papel como importantes narcotraficantes extranjeros.

Según el Departamento del Tesoro, los cuatro utilizaron una empresa llamada Global United Biotechnology Inc. para facilitar la compra de fentanilo y otras drogas para el testaferro Zheng Fujing.

La organización lavaba sus ganancias de drogas en parte mediante el uso de moneda digital como el bitcoin y las ganancias transmitidas dentro y fuera de las cuentas bancarias en China y Hong Kong. La designación de líder mafioso (kingpin) significa que todos los bienes de los individuos y de la organización que se encuentran en Estados Unidos deben ser bloqueados y reportados.

En una acción poco común de China en noviembre de 2019 se condenó a nueve traficantes de fentanilo por su papel en la fabricación y distribución de drogas. Los arrestos de la policía de Estados Unidos se hicieron a partir de una pista.

Sin embargo, el experto en China y general de Brigada Retirado de la Fuerza Aérea de EE. UU., Robert Spalding, expresó su escepticismo sobre la medida de China en una publicación de Twitter el 8 de noviembre de 2019.

“Si usted sabe algo sobre el Fentanilo y el PCCh, sabrá que todo esto está diseñado para los medios de comunicación. No representa ningún cambio real en la política. El PCCh está feliz de sacrificar a unos pocos chinos por un acuerdo comercial. Ya que no entendemos esto, será considerado como un gran acuerdo”, escribió Spalding.

El régimen chino también se comprometió a ampliar su control de los análogos de fentanilo para tratar de frenar la fabricación y distribución ilícitas.

Más fuerte que nunca

La asociación entre las redes criminales chinas y los carteles mexicanos está más fuerte que nunca. Cada uno tiene su parte del negocio, con los chinos suministrando productos químicos y servicios de lavado, mientras que los carteles mexicanos se encargan del resto.

“Salvo cambios significativos e imprevistos en el mercado de drogas ilícitas, los [carteles] mexicanos continuarán, en el corto plazo, dominando la importación y distribución al por mayor de cocaína, heroína, marihuana, metanfetamina y fentanilo en los mercados de EE. UU.”, afirma el informe de la DEA de 2019. “Ninguna otra organización criminal posee actualmente una infraestructura logística que compita con la de los [carteles] mexicanos”.

Usar las organizaciones chinas para lavar dinero también crea una barrera de seguridad para los carteles, dijo Maltz.

“Reconocen que poner a los chinos al frente, que saben muy poco sobre su organización y su estructura, va a ser un riesgo menor para su organización si uno de estos chinos es arrestado con el dinero”, dijo.

“Recuerden que los productos químicos y el dinero son los componentes críticos para los carteles. Sin los químicos, no se pueden producir drogas. Sin el dinero, están fuera del negocio. Están haciendo miles de millones de dólares y al mismo tiempo matando a estadounidenses a niveles sin precedentes”.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


A continuación

“Guerra sin restricciones” del régimen chino contra occidente

TE RECOMENDAMOS