Régimen chino intenta frenar viajes por Año Nuevo Lunar mientras virus resurge

Por Eva Fu
08 de Enero de 2021
Actualizado: 08 de Enero de 2021

Luchando contra los nuevos brotes de COVID-19 en todo el país, el gobierno central de China y los funcionarios locales instan a la población a no hacer viajes “innecesarios” para el próximo feriado de Año Nuevo Lunar en un esfuerzo frenético por contener la enfermedad.

Para la fiesta tradicional más importante del país, cientos de millones de chinos regresan a casa para reunirse con sus familias, lo que lo convierte en el evento anual de migración humana más grande del mundo. El Año Nuevo Lunar cae el 12 de febrero de este año.

China Railway, un importante operador de trenes estatal, dijo que esperaba transportar hasta 407 millones de pasajeros en todo el país durante un período de 40 días a partir de fines de enero.

Durante las últimas semanas, más de una docena de provincias y regiones de China, incluidas Beijing , Shanghai, la provincia nororiental de Shandong, la provincia oriental de Anhui, la provincia de Hebei y la provincia sureña de Fujian, han emitido declaraciones en las que les dicen a los residentes que minimicen los viajes y sigan los procedimientos de cuarentena para aquellos que deben viajar. El operador ferroviario ha dicho que reembolsará los boletos comprados hasta el 6 de enero para cumplir con las últimas restricciones de viaje.

Los pasajeros se preparan para bajar cuando su tren llegue a la estación de tren de Wuhan en la víspera de Año Nuevo en Wuhan, en la provincia central de Chinas, Hubei, el 31 de diciembre de 2020. (Noel Celis/AFP vía Getty Images)

Hasta el 8 de enero, el país ha identificado 63 zonas de “riesgo medio” y una región de “riesgo alto” en varias grandes ciudades del norte, con incrementos en los casos de COVID-19. Hebei ha cerrado su mayor metrópoli de Shijiazhuang y ha prohibido a los residentes salir de la provincia a menos que sea “absolutamente necesario”.

El Sr. Xu, nativo de la provincia de Hubei que trabaja en la provincia sureña de Guangdong, dijo que la última advertencia de viaje es un signo revelador de que “el brote es por lo menos peor de lo que los funcionarios han dicho en la superficie”.

“Por lo general, al final del año, todos los ciudadanos comunes se dirigen a sus casas para reunirse con sus familias, por lo que el Año Nuevo Chino es lo más importante”, dijo en una entrevista. “No harían esas peticiones si las cosas no estuvieran especialmente mal”.

“El gobierno está pidiendo a la gente que celebre el Año Nuevo localmente… Pero si llegó el momento en que obligan a la gente a quedarse donde están, entonces habrían perdido completamente el control sobre el virus”.

Una residente de Beijing cuya familia es parte de la élite política del régimen dijo a The Epoch Times que la capital ha aplicado estrictas reglas para contener la propagación del virus y cerraría cualquier lugar donde alguien haya tenido contacto cercano con un paciente de COVID-19. A finales de diciembre, la capital emitió cierres para varios vecindarios y canceló eventos a gran escala después de un brote local.

La fuente vive en un complejo para familias de militares. “En estos días, se necesita un pase especial para entrar y salir del recinto, solo se permite la entrada a los familiares directos para visitar a los padres, y tienen que pasar por controles de temperatura, escanear sus códigos de salud y proporcionar sus datos personales”, dijo.

La gente hace fila para recibir las vacunas contra el coronavirus en un centro de vacunación temporal en Beijing el 8 de enero de 2021. (STR/CNS/AFP vía Getty Images)

Se han adoptado medidas incluso más estrictas para viajes de mayor distancia.

En su caso, una empleada doméstica que la familia contrató no ha recibido la aprobación formal para salir de Beijing a pesar de haberla solicitado a las autoridades de Beijing hace casi un mes.

“Ya es bastante problemático si quieres dejar Beijing ahora mismo, pero más aún si quieres volver a Beijing”.

El último anuncio del comité del Partido Comunista Chino de la ciudad también canceló todos los tours en grupo y los eventos de entretenimiento. También limitó las reuniones de grupo a un máximo de 10 personas en el interior y 20 en el exterior. Beijing también ha cerrado todos sus 155 sitios religiosos como medida preventiva, dijeron los funcionarios de la ciudad.

Siga a Eva en Twitter: @EvaSailEast

Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí

Descubra

China en Foco: Mutaciones misteriosas del virus y extraños efectos.

TE RECOMENDAMOS