Régimen de Maduro dice que en Ecuador, Perú y Argentina ha pasado “una brisita bolivariana”

Por Pachi Valencia
09 de Octubre de 2019 Actualizado: 09 de Octubre de 2019

El número dos del chavismo, Diosdado Cabello, dijo que una “brisita bolivariana” ha pasado por diferentes países de la región, durante una reunión del régimen venezolano el 7 de octubre.

“Estos días ha habido una brisita bolivariana, una brisita por algunos países, como Ecuador, Perú; como Argentina, Colombia, Honduras y Brasil”, dijo Cabello en un acto oficial del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) el pasado lunes.

De esa forma, el militar venezolano se refirió a conflictos sociales y políticos en dichas naciones que tuvieron como protagonistas a figuras de la izquierda latinoamericana.

En los últimos días en Ecuador, se han realizado marchas e intentos por tomar el Palacio Legislativo y Ejecutivo, en un esfuerzo por exigir la renuncia del presidente Lenin Moreno, luego de que firmara un decreto el 1 de octubre para eliminar los subsidios al diésel y a la gasolina “extra”, el cual entró en vigencia el jueves 4 de octubre.

Tras la eliminación de los subsidios, los precios aumentaron hasta un 123%. El galón (cuatro litros) de diésel pasó de 1,03 dólares a 2,30 dólares, y la gasolina corriente de 1,85 a 2,40 dólares, informó PanAm Post.

A las manifestaciones de los transportistas se sumaron organizaciones sociales, indígenas y estudiantes universitarios que rechazan lo que tildan de “paquetazo”. Los indígenas también llegaron a la capital para protestar por el extractivismo en sus tierras ancestrales y exigen que sea respetada su jurisdicción y su educación bilingüe, reportó EFE.

Manifestantes se enfrentan a la policía antidisturbios durante los enfrentamientos en torno a la Asamblea Nacional en Quito el 8 de octubre de 2019. (MARTIN BERNETTI/AFP vía Getty Images)

El expresidente ecuatoriano Rafael Correa rechazó las acusaciones de que esté detrás de las marchas indígenas y las protestas en contra de medidas como la eliminación del subsidio a los combustibles, pero urgió este miércoles al actual mandatario, Lenín Moreno, a convocar elecciones anticipadas ante las protestas ciudadanas contra sus medidas económicas, y se ofreció a ser candidato.

“Si es necesario que sea candidato, lo seré”, indicó en una rueda de prensa en el Parlamento Europeo, al que fue invitado por el grupo de Izquierda Unida.

Por otro lado en Perú, varios colectivos tomaron las calles para apoyar la disolución inconstitucional del Congreso perpetrada por el presidente Martín Vizcarra, quien anunció el cierre del Parlamento y nuevas elecciones legislativas el pasado 30 de septiembre.

Fotografía cedida por al Agencia Andina que muestra al presidente de Perú, Marín Vizcarra, mientras anuncia la disolución del Congreso, este 30 de septiembre en Lima (Perú). EFE/ Agencia Andina

El mandatario acusa al Congreso de distraer la labor del Gobierno con varias interpelaciones a sus ministros y de empujar a la renuncia a miembros de su gabinete por el voto mayoritario del partido de derecha de Keiko Fujimori.

Para Mary Anastasia O’Grady, especialista en temas relativos a Hispanoamérica del Wall Street Journal, la actual separación de poderes, tan crucial para la democracia, está en peligro.

“Muchos de los partidarios de Vizcarra en la izquierda quieren reescribir la Constitución peruana. Gregorio Santos, admirador de Hugo Chávez, tuiteó el viernes antes de que Vizcarra usara a la policía para cerrar el Congreso: ‘Preparemos una gran reunión popular para la nueva Constitución’. Sabe que así es como Chávez consolidó el poder en Venezuela. El nuevo primer ministro de Vizcarra (que es parte de su gabinete, no un líder legislativo) también demuestra simpatía por la extrema izquierda”, escribió la analista.

Mientras tanto, en Argentina se aproximan las elecciones presidenciales en las que las preferencias indican que ganaría el kirchnerismo, movimiento político afín al chavismo.

La candidatura de Alberto Fernández logró el 47,65% de los votos, frente al 32,08% que obtuvo la fórmula que encabeza el actual mandatario argentina, Mauricio Macri, con un 98,67% de las mesas escrutadas, en unas elecciones preliminares. Las elecciones definitivas serán el 27 de octubre.

El nuevo candidato presidencial Alberto Fernández, habla durante una conferencia de prensa el 14 de noviembre de 2007 como jefe de gabinete del gobierno argentino en Buenos Aires. (ALEJANDRO PAGNI/AFP/Getty Images)

Alberto Fernández, candidato a la presidencia de Argentina por el Frente de Todos, dijo que “las dictaduras tienen un origen no democrático, y [ese] no es el caso de Venezuela”, durante una entrevista en un medio local el 25 de agosto.

“Es difícil calificar de dictadura a un gobierno elegido; un gobierno elegido puede devenir en un gobierno autoritario”, declaró Fernández luego de que Luis Majul, periodista del programa La Cornisa, le preguntara por qué no caracterizaba a Venezuela “como una dictadura, como lo que es”.

Majul le responde: “No tiene elecciones”, a lo que Fernández replica: “Sí, pero las instituciones están funcionando allá (…) hay asamblea, hay tribunales. Una dictadura generalmente carece de esas cosas”.

Anteriormente, Fernández también dijo que se alinearía con la posición de México y Uruguay sobre la situación en Venezuela si gana las elecciones de octubre.

La ex presidenta y actual senadora Cristina Fernández de Kirchner (der) y su exjefe de gabinete Alberto Fernández en Merlo, provincia de Buenos Aires, el 25 de mayo de 2019. (ALEJANDRO PAGNI/AFP/Getty Images)

“No estoy de acuerdo con todas estas propuestas que encolumnaron a parte de América Latina detrás de Trump y valoro mucho la propuesta que han hecho López Obrador y Tabaré Vázquez”, dijo el 21 de agosto en una entrevista con el programa Telenoche del canal El Trece, agregando que se sumaría a ambos presidentes para “tratar de encontrar una salida en Venezuela”.

A diferencia de las fuertes denuncias de la mayoría de los países latinoamericanos contra el régimen de Nicolás Maduro, México y Uruguay impulsan la vía de la no intervención para solucionar la crisis venezolana.

Cabello, presidente de la Asamblea Constituyente chavista, también dio a entender que dichos problemas en los países son consecuencia por meterse con Venezuela.

Nicolás Maduro y el presidente de la asamblea constituyente del régimen socialista, Diosdado Cabello (FEDERICO PARRA/AFP/Getty Images)

“Tienen que pararse y gobernar sus respectivos países y ese pueblo hará lo que está haciendo ahora: Comenzará a exigir a sus gobernantes que se ocupen por los asuntos internos de sus países y dejen en paz a Venezuela y a los venezolanos que nosotros sabemos resolver nuestros problemas internos sin que nadie esté metiéndose; sin que nadie esté tomando partido o tratando de imponer presidentes aquí en Venezuela”, agregó el militar chavista.

Más de 50 países, incluido EE.UU., no reconocen a Maduro como presidente, pues consideran que su actual mandato surgió de un proceso electoral sin garantías democráticas, por ello, Juan Guaidó, fue proclamado presidente encargado el 23 de enero pasado y la crisis política se acentuó en el país suramericano.

En la región, solo unos pocos como Cuba y Bolivia apoyan abiertamente a Maduro, mientras México y Uruguay dicen no involucrarse pero reconocen a los funcionarios de Maduro en sus países.

Con información de VOA.

Video relacionado

Cómo Brasil escapó por poco de ser un desastre socialista como Venezuela

TE RECOMENDAMOS