Remedio contra COVID de AstraZeneca se comporta bien contra subvariantes de ómicron, dice estudio

Por Zachary Stieber
21 de Marzo de 2022 3:24 PM Actualizado: 21 de Marzo de 2022 3:24 PM

Un remedio contra COVID-19 fabricado por AstraZeneca funcionó casi tan bien contra las subvariantes de la cepa ómicron como contra la variante principal, según un nuevo estudio.

Un grupo de investigadores de AstraZeneca, la Facultad de Medicina de la Universidad de Washington y otras instituciones utilizaron ratones para probar el fármaco, una combinación de anticuerpos monoclonales conocida como Evusheld y un fármaco fabricado por Vir Biotechnology contra las subvariantes que han ido aumentando su prevalencia en Estados Unidos.

Ellos encontraron pequeñas reducciones en la actividad neutralizadora del fármaco de AstraZeneca, pero concluyeron que el tratamiento conservaba gran parte de su potencia.

El estudio se publicó en calidad de preimpresión.

“Los resultados demuestran que Evusheld fue eficaz en la protección contra la infección en los pulmones, un lugar crítico de la enfermedad para el COVID-19 grave, en todas las subvariantes de Omicron probadas”, dijo el Dr. Michael Diamond, uno de los investigadores, en una declaración publicada por AstraZeneca.

Los resultados “respaldan aún más a Evusheld como una opción potencialmente importante para ayudar a proteger a los pacientes vulnerables, como los inmunodeprimidos, que podrían enfrentarse a malos resultados si se infectaran con COVID-19”, añadió John Pérez, vicepresidente senior de AstraZeneca.

Los reguladores estadounidenses concedieron a Evusheld la autorización de uso de emergencia para la preexposición del virus en diciembre de 2021.

Un estudio previo de investigadores franceses publicado antes de la revisión por pares indicó que Evusheld conservaba la actividad contra BA.2, una subvariante de Omicron, y la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos dijo que realizó pruebas que encontraron que Evusheld neutralizaba la variante BA.2.

Por otro lado, los reguladores recomendaron en febrero una dosis más alta debido a la preocupación por las subvariantes de ómicron.

Ómicron es una variante del virus del PCCh (Partido Comunista Chino), causante del COVID-19 y también conocido como SARS-CoV-2.

La nueva investigación, en la que también participaron científicos de Vir, fue financiada por los Institutos Nacionales de Salud y el ejército estadounidense.

Los investigadores señalaron que las pruebas también encontraron indicios de que el fármaco de Vir, el sotrovimab, que se fabrica con GlaxoSmithKline, “puede limitar la inflamación en el pulmón causada por las variantes de ómicron” y puede neutralizar la BA 1.1, una de las subvariantes, pero funciona menos contra la BA.2.

Por su parte Vir y su socio afirmaron en febrero que los datos de las pruebas de pseudovirus y las pruebas farmacocinéticas sugerían que su fármaco protegía contra el BA.2.

El sotrovimab fue autorizado en octubre de 2021 para el tratamiento de pacientes con COVID-19 de estado leve a moderado.

Varios otros anticuerpos monoclonales, incluidos los desarrollados por Regeneron y Eli Lilly, conservan poco de su efecto contra COVID-19 y sus subvariantes.

Sin embargo, Lilly recibió más tarde la autorización de emergencia para otro tratamiento, el bebtelovimab, después de que los datos emergentes sugirieran que funcionaba bien contra Omicron.

Según datos del gobierno federal, la subvariante B.2 de omicron causó alrededor del siete por ciento de los casos de COVID-19 en Estados Unidos en la semana que terminó el 26 de febrero. La subvariante B.1.1 fue considerada la causante de alrededor del 18 por ciento de los casos, mientras que se cree que la ómicron original es la causante de prácticamente todos los demás casos.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.