Reprimiendo la fe: China condena a 674 practicantes de Falun Gong en el primer semestre de 2021

07 de Julio de 2021
Actualizado: 07 de Julio de 2021

China condenó a 674 practicantes de Falun Gong en la primera mitad de 2021. La condena más larga es de 14 años y la víctima de mayor edad tiene 88 años, según las estadísticas de Minghui.org.

El régimen detuvo a los practicantes debido a sus creencias, y los fiscales los acusaron del llamado “sabotaje a la aplicación de la ley”. Sin embargo, los tribunales no pudieron establecer ningún delito de fondo.

Algunos jueces y fiscales chinos, que saben que los practicantes de Falun Gong son inocentes, liberaron a 13 practicantes sin sentencia entre enero y junio.

En el último siglo, el régimen chino ha mostrado poca tolerancia hacia la práctica, y el próximo 20 de julio se cumple el 22º aniversario del inicio de la persecución que el régimen impuso a los practicantes de Falun Gong en China.

Falun Gong es una práctica espiritual que incluye ejercicios de meditación y enseñanzas morales centradas en los valores de verdad, benevolencia y tolerancia. Según el Centro de Información de Falun Dafa —un sitio web de información relacionada con Falun Gong— millones de practicantes han sido despedidos de sus trabajos, expulsados de la escuela, encarcelados, torturados o asesinados simplemente porque se negaron a renunciar a su creencia.

2020-7-19-taibei-candle-vigil-and-rally-720_03
Practicantes de Falun Gong celebran una vigilia para conmemorar el 21º aniversario de la persecución de Falun Gong en China en Taipei, Taiwán, el 18 de julio de 2020. (Minghui)

674 víctimas inocentes

674 practicantes de Falun Gong fueron condenados en China solo por sus creencias, según Minghui.org, un sitio web con sede en Estados Unidos que hace un seguimiento de la persecución de Falun Gong.

Entre estos practicantes, 114 son mayores de 65 años, y 16 de ellos tienen más de 80 años. Las penas de prisión son largas: 137 de los practicantes fueron condenados a más de cinco años de prisión y otros 247 fueron condenados a entre tres y cinco años de prisión.

El régimen también extorsionó y multó a estos practicantes condenados por un total de casi 3.8 millones de yuanes (586,400 dólares).

En algunos casos, los jueces no permitieron a los practicantes contratar un abogado defensor o incluso permitirles defenderse a sí mismos. En otros casos, los fiscales no podían discutir con los abogados defensores, pero los jueces seguían condenando a los practicantes a prisión.

Cui Ren y Li Nan, dos jueces del condado de Lishu, en la ciudad de Siping, en la provincia nororiental china de Jilin, no permitieron que los abogados defensores representaran a los practicantes de Falun Gong. Les dijeron a los abogados: “Pueden presentar demandas contra nosotros en cualquier tribunal o gobierno. La Comisión de Asuntos Políticos y Legales [PLAC] es el gran jefe [que me apoya]”.

El PLAC es una organización similar a la Gestapo en China. Supervisa y orienta el funcionamiento de los tribunales, las fiscalías, la seguridad pública, la seguridad nacional y las administraciones judiciales.

Epoch Times Photo
Practicantes de Falun Gong participan en un desfile para conmemorar el 20º aniversario de la persecución de Falun Gong en China, en Washington el 18 de julio de 2019. (Samira Bouaou/The Epoch Times)

Siete miembros de una familia

Cui y Li son los jueces que condenaron en secreto a la cárcel a siete miembros de una familia en septiembre de 2020, lo cual fue dado a conocer al mundo libre en marzo.

Fu Guihua, de 55 años, tenía una familia armoniosa en Lishu. Ella y sus dos hijas, dos yernos y las familias políticas practican Falun Gong. Al tener la misma creencia, los miembros de la familia pueden ser comprensivos unos con otros.

El 15 de agosto de 2019, los policías lanzaron una campaña de persecución a gran escala que apuntaba a todos los practicantes de Falun Gong en el condado. Fu y sus otros 10 familiares fueron detenidos. Su marido, que no practica Falun Gong, también fue retenido en el centro de detención. La hija menor de Fu, Yu Jianping, y el bebé de 3 meses de Jianping fueron detenidos en su casa.

Tras pagar las tasas de detención, el marido de Fu y la suegra de Jianping fueron puestos en libertad.

En marzo, Minghui.org recibió información de fuentes fiables de que los otros siete miembros de la familia de Fu fueron condenados a prisión. En concreto, Fu y Meng Xiangqi, el marido de Jianping, de 37 años, fueron condenados a siete años y medio de prisión. La hija mayor de Fu, Yu Jianli, de 30 años, el marido de Jianli, Wang Dongji, los padres de Dongji, Wang Kemin y Wang Fengzhi, y el suegro de Jianping, Meng Fanjun, de 59 años, fueron condenados a siete años de cárcel.

Epoch Times Photo
Los practicantes de la disciplina espiritual Falun Gong realizan un desfile en Nueva York para celebrar el Día Mundial de Falun Dafa y protestar por la actual persecución contra el grupo por parte del Partido Comunista Chino en China, el 13 de mayo de 2020. (Larry Dai/The Epoch Times)

Un anciano de 82 años pierde sus bienes y su libertad

Li Dengchen es un profesor jubilado que vive en el pueblo de Baishu, en la ciudad de Shenzhou, en la provincia de Hebei, al norte de China. Tiene 82 años, goza de muy buena salud tras practicar Falun Gong durante décadas y mantiene una buena relación con sus vecinos.

Sin embargo, Li, conocido por sus vecinos como una “persona amable”, fue condenado a 10 años de cárcel en enero, tras ser sacado de su casa.

Los policías irrumpieron en la casa de Li sin permiso el 22 de octubre de 2018. Allanaron la casa, se llevaron unos 150,000 yuanes (23,200 dólares) en bienes personales y detuvieron a Li solo porque se negó a renunciar a su creencia, según Minghui.org.

Un médico de la prisión diagnosticó a Li con hipertensión y lo liberó porque el médico temía que pudiera morir en la prisión.

El 23 de noviembre de 2018, los policías volvieron a detener a Li y lo torturaron en el centro de detención hasta abril de 2019, cuando Li se puso muy enfermo y fue enviado a una unidad de cuidados intensivos en un hospital local.

En enero, cuando Li se recuperó completamente de la tortura, los policías lo detuvieron de nuevo y lo encarcelaron en la prisión de Baoding.

Epoch Times Photo
Policías piden a los periodistas que se alejen del exterior del Segundo Tribunal Popular Intermedio de Beijing en Beijing, China, el 22 de marzo de 2021. (Nicolas Asfouri/AFP vía Getty Images)

Conductor inocente

Ma Zhiwu, de 50 años, vive en la provincia del noroeste de China, Ningxia. Era conductor del buró local de ferrocarriles, pero perdió su trabajo después de que el régimen chino comenzara a perseguir a Falun Gong el 20 de julio de 1999.

El 2 de enero, Ma fue condenado a 14 años de cárcel con una multa de 30,000 yuanes (4630 dólares) porque se negó a renunciar a su creencia incluso después de haber sido torturado en prisión durante 12 años, informó Minghui.org. El abogado defensor de Ma dijo a la fuente de Minghui que el régimen había decidido condenar a Ma a más de diez años sin tener en cuenta si había cometido algún delito.

Ma fue enviado a un campo de trabajo forzado durante tres años cuando su mujer estaba embarazada de su hija, solo porque insistió en su creencia. Dos años más tarde, su mujer fue encarcelada y su hija de dos años fue puesta bajo custodia policial. Cuando Ma inició una huelga de hambre para protestar por la detención ilegal, el tribunal local lo condenó a seis años de prisión a los dos años de su encarcelamiento en el campo de trabajo.

En 2010, Ma fue detenido de nuevo y condenado a tres años y medio de prisión. Tras ser liberado en 2014, los policías no cesaron en su empeño de obligar a Ma a renunciar a su fe y siguieron intentando detenerlo.

Durante su detención, Ma sufrió brutales torturas, como palizas, sentarse en un pequeño taburete durante largas horas cada día durante un año y medio, agresiones sexuales y ser congelado. Tenía el riñón izquierdo lesionado, una costilla rota, sangre en la orina, las piernas muy hinchadas y llenas de moretones, y no pudo mantenerse en pie durante meses.

Epoch Times Photo
Practicantes de Falun Gong participan en un desfile en Flushing, Nueva York, el 18 de abril de 2021, para conmemorar el 22º aniversario del llamamiento pacífico del 25 de abril de 10,000 practicantes de Falun Gong en Beijing. (Larry Dye/The Epoch Times)

En los últimos 22 años, la persecución que el régimen chino impuso a los practicantes de Falun Gong ha resultado en demasiadas víctimas como para ser expuestas aquí y ha sido demasiado brutal como para ser mencionada.

En 2019, un tribunal popular independiente en Londres confirmó que el régimen había realizado “a una escala significativa” la sustracción forzada de órganos y que los practicantes de Falun Gong encarcelados eran “probablemente la fuente principal”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS