“Repugnante e inhumano”: Sen. Scott condena al PCCh por muerte de una practicante de Falun Gong

Por Frank Yue
29 de Marzo de 2022 7:10 PM Actualizado: 29 de Marzo de 2022 7:10 PM

El senador Rick Scott (R-Fla.) ha condenado al régimen comunista chino por su persecución contra una practicante de Falun Gong de 66 años y madre, quien murió bajo custodia tras ser arrestada simplemente por practicar su creencia religiosa.

Ji Yunzhi murió el 21 de marzo tras ser torturada mientras estaba detenida. La mujer, de 66 años, falleció 48 días después de ser ingresada a un centro de detención en Bairin Left Banner, en la región de Mongolia Interior, según Minghui.org, un sitio web con sede en Estados Unidos que documenta la persecución del Partido Comunista Chino contra Falun Gong.

Le sobreviven su esposo y su hijo, Simon Zhang, residente en Estados Unidos.

“Se me parte el corazón por Simon y su padre, quienes están lidiando con esta pérdida trágica y sin sentido”, dijo el senador de Florida en un comunicado el 29 de marzo.

“La repugnante campaña de Beijing contra los practicantes de Falun Gong ha durado demasiado tiempo, y su última víctima es una mujer inocente quien simplemente vivía sus creencias frente al opresivo régimen autoritario de la China comunista”.

Ji Yunzhi con su hijo Simon Zhang en una foto sin fecha. (Oficina del senador Scott)

Falun Gong, también conocido como Falun Dafa, es una práctica espiritual que incluye enseñanzas morales basadas en tres principios fundamentales: verdad, benevolencia y tolerancia, junto con un conjunto de ejercicios suaves. La disciplina ganó popularidad en China durante la década de 1990, llegando a haber entre 70 y 100 millones de practicantes a finales de esta, según las estimaciones.

Pero el régimen comunista chino consideró esta popularidad como una amenaza para su control, y en 1999 lanzó una campaña de persecución nacional para erradicar la práctica.

Desde entonces, millones de practicantes han sido enviados a cárceles, campos de trabajo, centros de detención, y otras instalaciones, donde son sometidos a tortura, lavado de cerebro, y sustracción de órganos.

“No es ningún secreto que en la China comunista ocurran regularmente abusos brutales contra los derechos humanos, y que el régimen de Xi Jinping encarcele y torture regularmente a personas inocentes”, dijo Scott.

Muerte bajo custodia

Según Minghui, tras la muerte de Ji, su familia se apresuró a ir al hospital donde estaba su cuerpo. Sin embargo, los agentes de la policía local que ya estaban allí les negaron la petición de entrar para poder ver su cuerpo. Aunque se mantuvieron fuera de la puerta, los familiares pudieron ver su esófago abierto y su cara y hombro manchados de sangre, informó Minghui.

Mientras tanto, las autoridades locales movilizaron a un gran número de policías para custodiar el cuerpo de Ji, dijo Minghui. Los familiares dijeron que los agentes estaban allí para ocultar las pruebas de los abusos y para impedir que examinaran o fotografiaran su cuerpo.

Antes de su muerte, Ji sufrió fuertes palizas por parte de los guardias y otras reclusas del centro de detención, que casi la matan, informó Minghui. “Si acabo con la muerte”, dijo una vez Ji a sus compañeras de celda, “habré muerto por la persecución”, informó Minghui.

Scott dijo que los “matones” del Partido Comunista Chino habían “mentido previamente a la familia de Simon y afirmaron que no estaban torturando a su madre”.

Las autoridades chinas también se negaron a dejar que Ji fuera a casa para estar con su esposo durante sus últimos días, dijo el senador. “Es repugnante e inhumano”, añadió.

Representación de uno de los métodos de tortura empleados por los funcionarios chinos para obligar a los practicantes de Falun Gong a renunciar a su fe.
(Minghui.org)

Antes de esta detención, Ji había sido enviada a campos de trabajo en Mongolia Interior en 2001 y 2008, donde sufrió diversas formas de maltrato y tortura, incluida la electrocución prolongada, según Minghui.

Scott deseó que el caso de Ji y otros como el suyo pudieran servir como una “llamada de atención” a todas las empresas estadounidenses que hacen negocios en la China comunista, como Intel, Nike, Coca-Cola, Delta y los fondos de cobertura de Wall Street.

“Cualquier empresa que siga trabajando en la China comunista está canalizando dinero al régimen y financiando estas atrocidades”, dijo el senador.

La represión contra los practicantes de Falun Gong por parte del régimen chino durante más de dos décadas ha sido descrita por los expertos como un genocidio.

No hay indicios de que la persecución esté disminuyendo. Los datos recopilados por Minghui muestran que 782 practicantes de Falun Gong fueron detenidos o acosados simplemente por sus creencias espirituales durante los dos primeros meses de este año, entre ellos 33 personas mayores de 80 años.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.