Rosenstein ya no firmaría otra solicitud para espiar a Carter Page, luego de leer informe del DOJ

Por Zachary Stieber
03 de Junio de 2020
Actualizado: 03 de Junio de 2020

El exfuncionario del Departamento de Justicia (DOJ) que designó al abogado especial Robert Mueller para investigar la interferencia rusa en las elecciones de 2016, dijo que no habría firmado una solicitud para espiar a un antiguo asociado de la campaña de Trump, si hubiese sabido lo que sabe ahora.

Rod Rosenstein, quien asumió la responsabilidad de la investigación luego de la recusación del entonces fiscal general Jeff Sessions a principios de 2017, dijo a los legisladores en Washington el miércoles que leyó el mordaz informe emitido por el inspector general del DOJ, Michael Horowitz, quien descubrió 17 errores u omisiones importantes en las solicitudes para espiar a Carter Page, un asociado de la campaña Trump.

“Así que si usted supiera entonces lo que sabe ahora, ¿habría firmado la solicitud de la orden?”, preguntó el presidente del Senado, Lindsey Graham (R-S.C.) a Rosenstein.

“No, no lo haría”, dijo Rosenstein.

Entre las razones por las que no lo haría, Rosenstein dijo, es por las omisiones o errores descubiertos por Horowitz, incluyendo a un abogado del FBI que alteró un correo electrónico para omitir el hecho de que Page era un agente activo de la CIA.

Carter Page, consultor de la industria petrolera y exasesor de política exterior para el entonces candidato Donald Trump durante su campaña para las elecciones presidenciales de 2016, en Washington el 28 de mayo de 2019. (Samira Bouaou/The Epoch Times)

Una investigación del inspector general llevada a cabo debido al número de problemas con las aplicaciones para espiar a Page encontró problemas generalizados.

Rosenstein inicialmente dijo que leyó la solicitud que él firmó en junio de 2018, pero luego cambió su redacción, diciendo que la “revisó” y que no podía estar seguro que “leyó cada palabra”.

“Aprobé la presentación de la misma y cuatro jueces federales la firmaron también, senador, porque, al igual que yo, creyeron que la información estaba verificada y que era precisa”, dijo Rosenstein. “Los agentes tenían el deber de asegurarse de que la información era precisa”.

En su declaración de apertura, Rosenstein dijo a los legisladores: “Siempre que los agentes cometan graves errores o se involucren en conductas indebidas, el Departamento de Justicia debe tomar medidas inmediatas”, pidiendo “castigar a los infractores” y cambiar las políticas si éstas no son suficientes.

El exfiscal general adjunto, Rod Rosenstein, testifica durante una audiencia del Comité Judicial del Senado para discutir la investigación del FBI sobre el “Huracán Crossfire”, en Washington el 3 de junio de 2020. (Greg Nash/Pool/Getty Images)

No se ha acusado a ningún agente del FBI por los problemas generalizados encontrados en las solicitudes de espionaje presentadas al reservado Tribunal de Vigilancia de Inteligencia Extranjera.

El exfuncionario, quien dejó el departamento el año pasado, dijo que cada solicitud presentada contiene el nombre de un fiscal de Estados Unidos. “Considero que los fiscales de Estados Unidos son responsables por ellas”, dijo.

Al ser interrogado por el senador Ted Cruz (R- Texas), Rosenstein respondió que no sabía que la principal fuente del exespía británico, Christopher Steele, desautorizaba el expediente de Steele, que se utilizó como base para iniciar investigaciones criminales de la campaña presidencial de Trump.

También dijo “no lo creo” cuando se le preguntó si sabía que la campaña de 2016 de la candidata presidencial demócrata Hillary Clinton y el Comité Nacional Demócrata pagaron por el expediente. Además dijo que él no sabía que había grabaciones exculpatorias de George Papadopoulos, otro asociado de la campaña de Trump, al momento en que nombró a Mueller como abogado especial.

El senador Ted Cruz (republicano de Texas) cuestiona al ex fiscal general adjunto Rod Rosenstein durante una audiencia del Comité Judicial del Senado para discutir la investigación del FBI sobre el “Huracán Crossfire”, en Washington el 3 de junio de 2020. (Greg Nash/Pool/Getty Images)

Rosenstein se enfrentó a duras preguntas de los legisladores, que lo acusaron de mala conducta en su papel como uno de los principales funcionarios del Departamento de Justicia.

El senador Chuck Grassley (R-Iowa) acusó a Rosenstein y a Mueller de engañarle a él y a otros, al ocultar información que demostraba que el FBI no tenía una base legítima para entrevistar al teniente general retirado, Michael Flynn, a principios de 2017.

Flynn era en ese entonces el nuevo asesor de seguridad nacional de Trump. Él fue perseguido bajo la Ley Logan, una ley centenaria que nunca ha sido procesada con éxito. Flynn se declaró culpable de un cargo de mentir al FBI, pero el mes pasado el Departamento de Justicia le dijo a un juez que desestimara el caso, porque la entrevista no se realizó como parte de una investigación legítima.

“No conocía todos los antecedentes”, dijo Rosenstein.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


Video relacionado

Cómo China, Rusia, Irán y Cuba contribuyen a la inestabilidad de América Latina

TE RECOMENDAMOS