Sanciones de Trump golpean el negocio global de Huawei

Por Cathy He
01 de Abril de 2021
Actualizado: 01 de Abril de 2021

El gigante tecnológico chino Huawei ha admitido que las sanciones de Estados Unidos han perjudicado su negocio de smartphones luego de publicar sus caídas de ingresos en los mercados extranjeros el 31 de marzo.

Huawei fue incluido en una lista negra de exportación por el entonces presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, en 2019 y luego se le prohibió acceder a tecnología crítica de origen estadounidense, lo cual afectó su capacidad para diseñar sus propios chips y componentes de origen de proveedores externos.

La prohibición puso el negocio de celulares móviles de Huawei bajo una inmensa presión, y la compañía vendió su unidad de smartphones económicos a un consorcio de agentes y distribuidores en noviembre de 2020 para mantenerlo vivo.

Pero el crecimiento en otras partes del negocio significó que Huawei registrara una ganancia neta de 64,600 millones de yuanes (USD 9830 millones) para 2020, un aumento del 3.2 por ciento, en comparación con el crecimiento del 5.6 por ciento del año anterior.

Sobre el impacto de las sanciones estadounidenses, Ken Hu, presidente rotatorio de Huawei, dijo: “Nos ha dañado mucho”.

“En 2020, vimos una desaceleración en la tasa de crecimiento y la vida no fue fácil para nosotros”, dijo Hu en una conferencia de prensa en la sede de Huawei en la ciudad sureña de Shenzhen el miércoles.

El crecimiento de Huawei fue impulsado por su mercado local, con ingresos en China que aumentaron un 15.4 por ciento a 584,900 millones de yuanes.

Su negocio se redujo en todos los demás lugares, con una caída de los ingresos del 12.2 por ciento a 180,800 millones de yuanes en Europa, Oriente Medio y África. Los ingresos bajaron un 8.7 por ciento a 64,400 millones de yuanes en el resto de Asia, y un 24.5 por ciento a 39,600 millones de yuanes en las Américas.

La administración Trump adoptó una línea dura contra Huawei y otras compañías tecnológicas chinas, diciendo que su equipo podría ser utilizado por el Partido Comunista Chino (PCCh) para espiar a los estadounidenses o interrumpir las redes de comunicaciones. Las leyes chinas obligan a las empresas del país a cooperar con las agencias de seguridad del PCCh cuando se les solicita.

Huawei ha negado sistemáticamente tener vínculos con el PCCh, diciendo que es una empresa privada de propiedad casi total de los empleados. Un organismo sindical posee el 99.1 por ciento de la empresa y sirve como plataforma para más de 121,000 empleados que poseen acciones. Sin embargo, un estudio de 2019 concluyó que las acciones, que no son como acciones normales, no otorgan a los empleados derechos reales de propiedad.

El año pasado también hubo una serie de países que impidieron a Huawei, el mayor fabricante mundial de equipos de telecomunicaciones, el despliegue de su red 5G en medio de un esfuerzo de la administración Trump que advirtió a los países sobre las amenazas a la seguridad que plantean las empresas de tecnología con sede en China.

En diciembre, la Comisión Federal de Comunicaciones finalizó las reglas que exigen a los operadores que utilicen equipos de Huawei o ZTE, otra empresa de telecomunicaciones china, que “desmantelen y reemplacen” ese equipo. La comisión creó un programa de reembolso para ese esfuerzo, y los legisladores estadounidenses aprobaron en diciembre USD 1900 millones para financiar el programa.

El mes pasado, el regulador designó a cinco empresas chinas como una amenaza para la seguridad nacional: Huawei Technologies Co, ZTE Corp, Hytera Communications Corp, Hangzhou Hikvision Digital Technology Co y Dahua Technology Co.

Con información de Reuters.

Sigue a Cathy en Twitter: @CathyHe_ET


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS