Denuncian arresto de 11 personas en China que compartieron fotos de la pandemia con Epoch Times

Por Eva Fu
25 de Enero de 2022 10:24 PM Actualizado: 25 de Enero de 2022 10:26 PM

Los legisladores y defensores han reprendido la sentencia de los 11 ciudadanos chinos encarcelados por las autoridades chinas luego de que proporcionaran materiales a The Epoch Times que arrojan luz sobre el número de víctimas de la pandemia en China.

Los 11, todos practicantes del grupo espiritual perseguido Falun Gong, tomaron fotos para documentar la vida en los primeros meses de la pandemia de la COVID-19 en la capital de China, Beijing , y las compartieron con el medio. Ocho de ellos son millennials.

Ellos han estado arrestados desde julio de 2020. El 14 de enero, un tribunal de Beijing dictó penas de prisión que oscilaban entre dos y ocho años, además de cuantiosas multas.

Su sentencia, que tuvo lugar semanas antes de la inauguración de los Juegos Olímpicos de Beijing el 4 de febrero, resalta la poca libertad que tienen los ciudadanos y críticos chinos para hacer oír su voz, dijeron legisladores estadounidenses y observadores de China.

“Esta dictadura comunista tiene un historial alarmante de intolerancia abusiva de cualquier cosa que no se ajuste a las directivas del gobierno”, dijo el representante Ralph Norman (RS.C.) a The Epoch Times.

“Crueldad y tiranía”

Los documentos judiciales obtenidos por The Epoch Times pusieron un énfasis considerable en la publicidad que habían generado las fotos. Algunas de las fotos mostraban centros comerciales y tiendas locales cerrados, estrictas medidas de confinamiento impuestas por las autoridades, y la intervención policial de periodistas extranjeros.

“Estos materiales antes mencionados distorsionan los hechos y difaman intencionalmente al Partido y al gobierno”, afirmó el veredicto del tribunal. Las fotos generaron decenas de miles de visitas online y causaron un “impacto social adverso”, continuó diciendo.

Los fiscales de Beijing afirmaron que el tráfico era “suficiente para probar que los acusados ​​habían estado ‘alimentando’ información a The Epoch Times”.

Deng Jingjing (izq.) y Li Jiaxuan, quienes han sido sentenciadas a cuatro y dos años de prisión respectivamente. (The Epoch Times)

“Este es otro recordatorio importante en el período previo a los Juegos Olímpicos de cómo el PCCh menosprecia las libertades de expresión, asociación y creencias”, dijo el representante Michael McCaul (R-Texas) a The Epoch Times sobre el castigo de los 11. “La crueldad y tiranía del PCCh es una amenaza genuina, especialmente para aquellos que quieren ejercer sus libertades en China”.

Cuando el virus estalló por primera vez en China, el régimen inició una campaña agresiva para suprimir la información sobre la gravedad del brote. La policía citó a médicos y arrestó a periodistas ciudadanos que intentaban compartir información de primera mano sobre la COVID-19; se contrató un vasto ejército de trolls para eliminar los puntos críticos online; y un maestro de escuela primaria perdió su licencia para enseñar por cuestionar el número oficial de muertos en los medios chinos.

Cientos de policías se movilizaron para arrestar a los 11 practicantes, según Minghui, un sitio web con sede en EE. UU. que ha rastreado la persecución desde su inicio en 1999.

Las autoridades probablemente habían comenzado a monitorear a los 11 luego de ver las fotos de la pandemia en el sitio web de la edición china de The Epoch Times e identificarlos en las imágenes de las cámaras de vigilancia, según el informe de Minghui.

Zheng Yanmei (izq.) y Zhang Renfei, quienes han sido sentenciadas a cinco y cuatro años de prisión respectivamente. (The Epoch Times)

“Estas fuentes de los medios nunca deberían haber sido detenidas en primer lugar, y mucho menos sentenciadas a una prisión severa”, dijo a The Epoch Times Cédric Alviani, quien supervisa la oficina de Asia Oriental del grupo de libertad de prensa Reporters Without Borders. Pidió su liberación inmediata, junto con “todos los periodistas y defensores de la libertad de prensa detenidos en China”.

Las duras sentencias impuestas a aquellos “cuyo único delito parece haber sido proporcionar fotografías a un periódico” exigen una fuerte condena, dijo Steven Butler, coordinador del programa para Asia del Comité para la Protección de los Periodistas, un grupo de defensa con sede en Nueva York.

Zheng Yujie en una foto sin fecha. El 14 de enero, un tribunal de Beijing condenó a Zheng a cinco años de prisión. (The Epoch Times)

Ambos grupos clasificaron a la China comunista como el peor carcelero de periodistas del mundo en sus informes de diciembre.

A solo unas semanas antes de los Juegos Olímpicos, se recuerda “el difícil entorno que enfrentan los periodistas que trabajan en China y el abismal historial de China en libertad de prensa y derechos humanos en general”, dijo Butler a The Epoch Times.

“Desgarrador”

Xu Na, una pintora de 53 años, enfrentó el castigo más severo. Además de una pena de prisión de ocho años, también fue multada con 20,000 yuanes (USD 3160).

Xu había sido testigo de dos represiones consecutivas desde Beijing. Participó en la protesta de la Plaza de Tiananmen liderada por estudiantes que pedían mayores libertades democráticas en 1989. Después de que las autoridades declararon que las protestas eran disturbios y lanzaron una sangrienta represión militar–un tema tabú en China incluso en la actualidad–ella renunció a sus planes de convertirse en una periodista, diciendo que no querría ayudar a difundir la propaganda del régimen.

Desde 1999, Xu ha pasado un total de más de ocho años en prisión por su creencia en Falun Gong. Su esposo, el cantante y músico folklórico Yu Zhou, también fue víctima de la persecución.

A principios de 2008, meses antes de los Juegos Olímpicos de Verano de Beijing, la pareja fue arrestada durante un “control olímpico” luego de que la policía encontrara un libro de Falun Gong en su automóvil. Yu murió 11 días después.

Xu Na y Yu Zhou en una foto sin fecha. (The Epoch Times)

“Cada injusticia en el mundo, por remota que parezca, está estrechamente relacionada con ustedes”, escribió en un artículo de opinión publicado el año pasado en la edición china de The Epoch Times. “Porque en cada momento está cuestionando su conciencia”.

El momento de la sentencia de Xu es “especialmente desgarrador” dado que ella ya había perdido a su esposo en la persecución, dijo Sarah Cook, analista senior de China para Freedom House.

“Que su viuda ahora sea sentenciada a ocho años de prisión por simplemente compartir información sobre el estado de la pandemia en Beijing con un medio de comunicación extranjero es más que trágico”, dijo a The Epoch Times.

“Su fuerte sentencia, junto con otras, destaca cuán temeroso está el gobierno chino por la información no oficial sobre la COVID-19 que llega a las audiencias internacionales”, dijo. “También es un triste recordatorio del duro trato que reciben los residentes de Beijing, incluidos los que practican Falun Gong, a corta distancia de las sedes olímpicas”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.