Senadores exigen transparencia en relaciones de ciudades hermanas entre EE.UU. y China

Por EVA FU Y FRANK FANG
18 de Noviembre de 2020
Actualizado: 18 de Noviembre de 2020

Cuatro senadores presentaron un proyecto de ley que exige un mayor escrutinio de los programas de ciudades hermanas entre Estados Unidos y China.

Estados Unidos tiene 157 asociaciones de este tipo con comunidades chinas, según Sister Cities International, una organización estadounidense sin fines de lucro que presta servicios a las ciudades, condados y estados con relaciones de hermandad.

En su nombre, las asociaciones están destinadas a promover el intercambio cultural y la colaboración económica, pero el régimen chino ha explotado estas relaciones como “la más reciente arma política”, dijo la senadora Marsha Blackburn (R-Tenn.), quien encabezó la acción legislativa, en un comunicado de prensa del 17 de noviembre.

“Es imperativo que arrojemos luz sobre estas asociaciones para determinar si dejan a las comunidades estadounidenses vulnerables al espionaje extranjero y a la coacción ideológica”, añadió.

Denominada Ley de Transparencia de Ciudades Hermanas, el proyecto de ley (pdf) requiere que el director de la Oficina de Responsabilidad Gubernamental realice un estudio sobre las operaciones de las ciudades hermanas extranjeras en Estados Unidos y evalúe los posibles riesgos de espionaje extranjero y coacción económica.

“El Partido Comunista Chino quiere extender su influencia dondequiera que pueda”, dijo el senador Josh Hawley (R-Mo.) en el comunicado de prensa. “Hay razones para creer que Beijing está usando las asociaciones (…) para difundir mentiras, robar ideas y reunir información que pueda usarla contra los estadounidenses”, añadió.

El senador Marco Rubio (R-Fla.), otro copatrocinador del proyecto de ley, destacó además que “el gobierno chino y el Partido Comunista tiene una historia de explotación de las asociaciones culturales y económicas para llevar a cabo actividades malignas”.

“Debemos hacer más para comprender mejor y luego contrarrestar las operaciones de influencia china a nivel estatal y local, que a menudo se llevan a cabo bajo los auspicios benignos de las relaciones entre ciudades hermanas”, dijo.

Blackburn y Hawley plantearon inicialmente sus preocupaciones sobre las asociaciones de ciudades hermanas con China en la Conferencia de Alcaldes de EE.UU., donde se les dijo (pdf) que volvieran a tratar sus preocupaciones a nivel de Sister Cities International.

En febrero, el secretario de Estado, Mike Pompeo, advirtió sobre estos programas de ciudades hermanas chinas durante un discurso en la reunión de invierno de la Asociación Nacional de Gobernadores. Pompeo explicó que los funcionarios del Partido Comunista Chino (PCCh) estaban “cultivando relaciones con los miembros de la junta escolar de los condado y los políticos locales” a través de estos programas.

Durante décadas, el régimen chino estuvo aprovechando los acuerdos de las ciudades hermanas para impulsar el establecimiento de los Instituto Confucio financiados por Beijing en todo el mundo.

En enero de 2007, el medio de comunicación estatal chino Xinhua informó de que en julio de 2005 se habían establecido 123 Institutos Confucio en 49 países y regiones, lo que es una señal del “poder blando” de China. El artículo explicaba que muchas escuelas chinas, con el apoyo del gobierno, estaban estableciendo los Instituto Confucio y firmando acuerdos de aprendizaje de idiomas a través de los programas de ciudades hermanas.

El ministerio de Educación de China, al anunciar su plan de desarrollo global de los Instituto Confucio para 2012 a 2020, señaló que los programas de ciudades hermanas deberían ser uno de los mecanismos que las autoridades regionales “aprovecharan” para establecer más de estos institutos.

En agosto, el Departamento de Estado designó una organización sin fines de lucro con sede en Washington que promueve a los Instituto Confucio como una misión extranjera, ya que estos institutos se enfrentan a un creciente escrutinio sobre cómo difunden la propaganda china, restringen la libertad académica y facilitan el espionaje en las aulas de Estados Unidos.

La Asociación Nacional de Académicos (NAS), un grupo de defensa de la educación en Estados Unidos, actualizó recientemente su sitio web y declaró que había un total de 67 Institutos Confucio en Estados Unidos hasta el 7 de septiembre, mientras que otros 54 cerraron o están en proceso de cierre.

Beijing también trató de incluir ciertas narrativas políticas chinas en los acuerdos entre ciudades hermanas.

Praga, capital de la República Checa, abandonó su acuerdo de ciudades hermanas con la capital de China, Beijing, cuando esta última se negó a renegociar la redacción relacionada con la “política de una sola China” en el acuerdo del año pasado, según los medios de comunicación taiwaneses.

Beijing ve a Taiwán como parte de su territorio y ha obligado a gobiernos extranjeros, organizaciones internacionales y empresas a adoptar su principio de “una sola China”, como forma de legitimar su reclamo territorial sobre la isla. Taiwán es un país independiente de hecho con sus propios funcionarios elegidos democráticamente, su ejército y su moneda.

Después de abandonar Beijing, Praga firmó un acuerdo de ciudad hermana con la capital de Taiwán, Taipei, en enero de este año.

Siga a Eva en Twitter: @EvaSailEast

Sigue a Frank en Twitter: @HwaiDer

Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí

A continuación

Elecciones en EE.UU., una batalla entre libertad y comunismo: Editorial

TE RECOMENDAMOS