Senadores presentan proyecto de ley de producción de semiconductores en medio de las amenazas de Beijing

Por Frank Fang
29 de Junio de 2020
Actualizado: 29 de Junio de 2020

En un intento de contrarrestar las ambiciones tecnológicas de China, un grupo bipartidista de senadores ha introducido una nueva legislación destinada a impulsar la producción y el desarrollo nacionales de semiconductores—pequeños chips que alimentan todo, desde teléfonos inteligentes hasta sistemas de misiles—en Estados Unidos.

“Con los continuos esfuerzos del Partido Comunista Chino por dominar el resto de las industrias microelectrónicas del mundo mediante el robo y la coacción, es fundamental que trabajemos rápidamente para fortalecer la producción nacional de semiconductores y mantener nuestra ventaja competitiva estratégica”, dijo Jim Risch (R-Idaho), en una declaración el 26 de junio desde su oficina.

La legislación fue introducida por los senadores Risch, Tom Cotton (R-Ark.), Chuck Schumer (D-N.Y.), Josh Hawley (R-Mo.), Jack Reed (D-R.I.), Kirsten Gillibrand (D-N.Y.), Susan Collins (R-Maine), Angus King (I-Maine), y Doug Jones (D-Ala.). Los legisladores se propusieron incluir el proyecto de ley como parte de la Ley de Autorización de Defensa Nacional de 2021 (S.4049).

El proyecto de ley, denominado “Ley de Industrias Estadounidenses 2020”, incluía una medida para autorizar al Departamento de Comercio de Estados Unidos a conceder 15,000 millones de dólares en subvenciones a los estados para ayudar en la “construcción, ampliación o modernización” de plantas e instalaciones de semiconductores. Cualquier estado está limitado a recibir no más de 3000 millones de dólares en subvenciones.

También asignaría 5000 millones de dólares para que el Departamento de Defensa de Estados Unidos conceda subvenciones a entidades del sector privado para que creen, amplíen o modernicen sus instalaciones de fabricación o investigación capaces de producir chips “seguros y especializados” para fines de defensa e inteligencia.

Fondos adicionales de 5000 millones de dólares se destinarían a la investigación y al desarrollo de semiconductores para asegurar el “liderazgo de EE.UU.” en la industria.

Entre los 5000 millones de dólares, 2000 millones se destinarían a la expansión de la Iniciativa de Resurgimiento Electrónico de la Agencia de Proyectos de Investigación Avanzada de Defensa (DARPA), que es una agencia del Pentágono responsable del desarrollo de tecnologías emergentes para su uso en el ejército. 1,5 millones de dólares se darían a la Fundación Nacional de Ciencias, 1250 millones de dólares al Departamento de Energía y 250 millones de dólares al Instituto Nacional de Estándares y Tecnología (NIST).

Ninguno de los fondos consignados en el proyecto de ley podrá proporcionarse a entidades “bajo la propiedad, el control o la influencia extranjera” del régimen chino o de otros adversarios extranjeros, según el texto del proyecto de ley.

También se establece que el presidente de Estados Unidos establezca un subcomité en el marco del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (NSTC) para realizar actividades como “el fortalecimiento de los lugares de trabajo nacionales de microelectrónica” y “la orientación y coordinación de la financiación de los avances en la investigación y la tecnología de la microelectrónica de nueva generación”.

“La ventaja tecnológica de Estados Unidos jugó un papel decisivo en nuestra victoria en la Guerra Fría, y será igualmente importante para nuestra capacidad de superar a China en las próximas décadas”, dijo Hawley en el comunicado de prensa.

La Asociación de la Industria de Semiconductores (SIA), organismo comercial de EE.UU., celebró el nuevo proyecto de ley en un comunicado el 25 de junio.

“Estados Unidos simplemente no puede permitirse ceder más terreno a los países competidores en la producción de tecnología de semiconductores, que es la base de la economía digital y los sistemas de defensa de nuestro país”, dijo John Neuffer, director general y presidente de la SIA.

SIA, en su informe de política publicado el 18 de junio, dijo que Estados Unidos disfruta actualmente de una gran ventaja sobre China en términos de dominio del mercado y avances tecnológicos, a pesar de los intentos de este último de impulsar su industria de semiconductores a través de políticas respaldadas por el estado.

Según el informe de la SIA, la industria de semiconductores de EE.UU. tenía una cuota de mercado del 47 % en 2019, seguida de Corea del Sur con el 19% y China con el 5%.

Estados Unidos es el líder en tecnología de procesos lógicos, que se necesita para fabricar semiconductores avanzados como chips de inteligencia artificial. Según el informe de la SIA, Estados Unidos estuvo cuatro años por delante de China en esta tecnología en 2010, y la misma ventaja siguió existiendo en 2019. Mientras tanto, Taiwán y Corea del Sur habían cerrado la brecha, pasando de estar dos años atrasados en 2010 a estar codo a codo con Estados Unidos en 2019.

SIA esbozó varias recomendaciones para que el gobierno de Estados Unidos asegure el liderazgo de Estados Unidos en innovaciones de semiconductores, como incentivos fiscales para la fabricación de semiconductores, más inversión en investigación de semiconductores, educación sobre STEM y más “recursos para que las agencias de inteligencia y de aplicación de la ley prevengan y procesen el robo de la propiedad intelectual de los semiconductores”.

A finales de 2018, los fiscales federales acusaron al fabricante de chips taiwanés UMC, al fabricante de chips chino Fujian Jinhua y a varios ingenieros de conspirar para robar secretos comerciales relacionados con los chips de memoria DRAM del fabricante de chips estadounidense Micron.

A principios de junio, ambas cámaras del Congreso propusieron un nuevo proyecto de ley denominado Ley CHIPS For America, parte del cual incluye beneficios fiscales en forma de créditos fiscales reembolsables para las inversiones de las empresas que compren equipo de semiconductores o construyan instalaciones de fabricación en Estados Unidos.

Sigue a Frank en Twitter: @HwaiDer


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


A continuación

¿Huawei espía a EE.UU. desde Latinoamérica?

TE RECOMENDAMOS