Senadores republicanos proponen restringir los préstamos a baja tasa del Banco Mundial hacia Beijing

Por Emel Akan
02 de Mayo de 2021
Actualizado: 02 de Mayo de 2021

WASHINGTON—China, la segunda economía más grande del mundo, ha estado explotando al Banco Mundial al recibir préstamos a bajo costo destinados a naciones pobres, y es momento de detener esta práctica, dice un grupo de destacados críticos de China en el Congreso de EE. UU.

La economía china ha crecido rápidamente durante las últimas cuatro décadas, sin embargo, el Banco Mundial todavía considera a China como una nación en desarrollo y, a pesar de las objeciones de Estados Unidos, le envía ayuda para el desarrollo.

Para cortar el acceso por parte de Beijing al financiamiento de deuda a tasas bajas, los senadores Chuck Grassley (R-Iowa), Marco Rubio (R-Fla.), Tom Cotton (R-Ark.), Ted Cruz (R-Texas) y Rick Scott (R-Fla.), reintrodujeron el 30 de abril la Ley de Preservación de la Integridad del Banco Mundial de 2021.

“China ha estado prestando dinero para el desarrollo fuera de sus fronteras para extender su influencia durante años mientras recibe dólares de los contribuyentes estadounidenses a través de préstamos del Banco Mundial”, dijo Grassley en un comunicado.

La propuesta “proporcionaría un medio a corto y largo plazo para retirar el estatus que le permite a China recibir préstamos y suspender préstamos a cualquier país como China que exceda los umbrales de graduación del Banco Mundial o represente un riesgo para la libertad religiosa”, agregó Grassley.

De acuerdo con la política del Banco Mundial, los países son elegibles para obtener préstamos del Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento (BIRF), una institución del banco, hasta que alcanzan un cierto umbral de ingresos, que se denomina umbral de ingresos de las deliberaciones sobre la graduación.

China alcanzó ese umbral en 2016 y se esperaba que redujera sus prestamos del banco desde entonces. Los accionistas del Banco Mundial acordaron en 2018 que los préstamos a China caerían por debajo de los mil millones de dólares al año. Sin embargo, China siguió recibiendo más de mil millones de dólares de financiación anualmente durante los años fiscales 2019 y 2020, según los datos del BIRF. Y desde comienzos de este año, China ya fue aprobada para un préstamo de 600 millones de dólares del Banco Mundial.

Al 31 de marzo, los préstamos acumulados del banco a China eran de casi 66,000 millones de dólares.

“Durante demasiado tiempo, se ha permitido a Beijing explotar los recursos limitados del Banco Mundial a pesar de que no debería calificar para la asistencia”, dijo Rubio en el comunicado, y agregó: “Este proyecto de ley reafirma también el compromiso continuo de Estados Unidos con la libertad religiosa en todo el mundo”.

En diciembre de 2019 se introdujo una legislación similar para impedir que el Banco Mundial emitiera más fondos para el Partido Comunista Chino (PCCh).

Estados Unidos lideró a otros países en el establecimiento del BIRF en 1944 y hoy es el mayor accionista del Grupo del Banco Mundial.

“Bajo ninguna circunstancia los contribuyentes estadounidenses deben pagar por los préstamos del Banco Mundial a países que reprimen activamente a las minorías religiosas, especialmente a la China comunista, la cual está cometiendo un genocidio contra los musulmanes uigures”, dijo Scott en el comunicado.

China es también el mayor acreedor del mundo y representa casi el 65 % de la deuda bilateral oficial.

En los últimos años, China ha atraído a muchos países pobres a la trampa de deuda a través de su Iniciativa de la Franja y la Ruta (BRI), el cual es uno de los programas de desarrollo más ambiciosos y controvertidos del mundo. Desde su puesta en marcha en 2013, el BRI ha invertido miles de millones de dólares en países emergentes para ayudar a construir proyectos de infraestructura masivos.

“El Partido Comunista Chino está involucrado en un genocidio en curso contra los uigures. Ellos explotan las finanzas internacionales para sus atrocidades contra los derechos humanos”, dijo Cruz, según el comunicado.

“El Banco Mundial ha contribuido también a la iniciativa de la Franja y la Ruta, en la que el Partido Comunista Chino utiliza trampas de deuda coercitivas para promover sus intereses”, agregó.

La mayoría de los proyectos de BRI se financian principalmente a través de una amplia gama de instituciones estatales y del gobierno local chino. Y algunos están cofinanciados por el Banco Mundial y otros bancos multilaterales de desarrollo.

El Banco Mundial también ha financiado proyectos en Xinjiang, como el Proyecto de educación y formación técnica y profesional.

“Estados Unidos debe instar al Banco Mundial a poner fin a estos préstamos, que son contrarios a sus propios lineamientos y a las exigencias de la justicia”, dijo Cotton en el comunicado, y agregó: “Cada dólar prestado a China es un dólar usado para fortalecer el control del PCCh sobre el pueblo chino”.

El régimen comunista chino ha sido objeto de criticas por usar la deuda como herramienta para ganar influencia política y económica sobre otras naciones y silenciarlas sobre las violaciones de derechos humanos cometidas por el régimen.

Además, un nuevo estudio dirigido por AidData, un laboratorio de investigación de EE. UU. del College of William and Mary, mostró que los contratos de préstamos de China con países emergentes tienen disposiciones de secreto poco comunes, acuerdos de garantía y restricciones de renegociación de deuda.

A los prestamistas chinos, por ejemplo, se les dio la libertad de cancelar préstamos o acelerar el pago si ellos no están de acuerdo con las políticas de la nación prestataria.

A través de su llamada “diplomacia de la trampa de deuda”, el régimen chino ha aumentado también su influencia acerca de la libertad religiosa y los derechos humanos en el extranjero.

La Comisión de Estados Unidos para la Libertad Religiosa Internacional en su informe anual publicado el 21 de abril declaró que la influencia económica y geopolítica de Beijing en el extranjero había afectado negativamente los derechos y libertades en otros países.

“Las tácticas incluyen el hostigamiento, la intimidación y la detención de activistas de derechos humanos, minorías étnicas y religiosas y otros críticos y disidentes”, dice el informe.

Siga a Emel en Twitter: @mlakan

Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS