“Si vives o mueres, a nadie le importa”: Los chinos se sienten desamparados ante la crisis de COVID

Por Eva Fu
27 de Diciembre de 2022 8:54 PM Actualizado: 27 de Diciembre de 2022 8:54 PM

En el depósito de cadáveres de un importante hospital de Guangzhou, la quinta ciudad más poblada de China, se han amontonado cadáveres en el suelo después de que las cámaras frigoríficas alcanzaran su capacidad máxima. En el exterior de varias morgues del municipio suroccidental de Chongqing, los coches han formado largas filas a la espera de que los cadáveres sean incinerados. En el norte, en la capital china, había tantos cadáveres que las cámaras frigoríficas de las empresas alimentarias estatales se han convertido en almacenes provisionales de cadáveres.

Las sombrías escenas, compartidas por testigos que hablaron con The Epoch Times, que surgieron en China en los últimos días recuerdan la desesperación de hace casi tres años, cuando el COVID-19 estalló por primera vez en el país. Mientras el resto del mundo aprendía a vivir con el virus, el régimen se mantenía firme en su campaña de estilo comunista conocida como “cero COVID”, destinada a erradicar la enfermedad mediante una combinación de cierres masivos, vigilancia intrusiva y pruebas obligatorias, a pesar del elevado coste económico, humanitario y psicológico.

Sin embargo, tras los disturbios que se produjeron en todo el país en noviembre, el régimen dio bruscamente un giro de 180 grados y relajó la política de “cero-COVID” a principios de diciembre. El cambio se produjo sin previo aviso ni anuncio de medidas para una retirada gradual de la política.

Desde entonces, el virus ha hecho estragos entre la inmensa población, que no estaba preparada para su repentina irrupción y que, tras casi tres años de cero-COVID, carece de inmunidad natural para hacer frente al brote.

El país está ahora en crisis, con sus sistemas sanitarios y servicios de emergencias desbordados. Las instalaciones judiciales y policiales han cerrado debido a las infecciones generalizadas. Los estantes de las farmacias están vacíos. Los hospitales, desbordados y con escasez de personal, han intentado contratar de nuevo a trabajadores jubilados para poder atender a la afluencia de pacientes de COVID-19.

La devastación ha continuado a pesar de que Beijing aseguró el 27 de diciembre que están “librando una batalla con preparación”.

“El Partido Comunista Chino es todo política”, dijo a The Epoch Times el historiador chino Li Yuanhua, que vive en Australia. “Nunca se preocupa por la subsistencia de la gente”.

Lo que el régimen está haciendo ahora, sugirió, es lograr rápidamente la inmunidad de grupo a través de infecciones masivas, para que el país pueda reactivar su tambaleante economía.

Caos

En la funeraria Zengcheng de la ciudad portuaria de Guangzhou, los trabajadores han estado recibiendo cadáveres 24 horas sin parar. “Hoy hemos recibido 90”, declaró un empleado a The Epoch Times el 22 de diciembre bajo condición de anonimato, añadiendo que otras cuatro morgues de la ciudad están igualmente desbordadas. La instalación se ha quedado sin vehículos para transportar cadáveres, dijo el trabajador.

“No podemos aceptar más en este momento”, dijo a The Epoch Times una empleada de un crematorio cercano. Desde los quemadores hasta las furgonetas y los almacenes, todos estaban funcionando al máximo de su capacidad, dijo la trabajadora. Dijo que los cuerpos han llenado más de 200 congeladores de la morgue.

Lo que contaron coincide con un patrón que se repite en todo el país.

En la funeraria estatal Shiqiaopu de Chongqing, donde los videos han captado largas filas ante las instalaciones, el aumento de la carga de trabajo ha obligado a cancelar los servicios de duelo. Un residente que vive cerca, de apellido Li, dijo a The Epoch Times que la funeraria ha estado contratando personal temporal por un salario de hasta 500 yuanes (72 dólares) cada día, unas tres veces el salario medio diario de un trabajador administrativo.

CHINA-HEALTH-VIRUS
La gente espera para recibir atención médica en el área de la Clínica de la Fiebre en el Hospital Tongren en el distrito de Changning en Shanghái, el 23 de diciembre de 2022. (Hector Retamal/AFP via Getty Images)

“Se oye toser por todas partes”, dijo Li en una entrevista. Debido al gran número de conductores de autobús que caen enfermos, dijo, los autobuses que normalmente vienen cada cinco minutos ahora pueden tardar una hora en llegar.

Un crematorio del condado de Yuanshi, en el norte de China, estaba tan saturado que tres de sus incineradores no funcionaban bien, según fotos de un aviso compartidas en las redes sociales chinas.

En el Segundo Hospital Afiliado de la Universidad Médica de Guangzhou suelen morir entre 40 y 50 pacientes al mes, pero solo el 23 de diciembre hubo 22 fallecimientos, según una trabajadora, que dio su apellido como Liang.

“Da miedo”, declaró a The Epoch Times. Varios de los empleados que manipulan los cadáveres han contraído el virus, y Liang, que interactúa frecuentemente con ellos, empezó a sentirse resfriada el 23 de diciembre, según declaró a The Epoch Times en una entrevista telefónica ese mismo día.

“Los médicos tienen que seguir trabajando aunque den positivo, a menos que estén gravemente enfermos”, afirmó. “Hay casos positivos por todas partes. Al menos en nuestro hospital, más del 70% son ya seropositivos al COVID”.

La aplastante presión hizo que el director de un hospital de la provincia de Zhejiang, en el este de China, enviara una carta de mil palabras al personal el 25 de diciembre —que era el segundo día que recibía más de 1000 pacientes con fiebre— pidiéndoles que se prepararan para una mayor carga de trabajo. Para entonces, 1400 empleados del hospital se habían infectado, según la carta compartida en las redes sociales.

FILE PHOTO: Beijing fever clinics fill as COVID infections spread
Pacientes esperan para ver a los médicos en una clínica de fiebre del Hospital Popular de Dongguan en Dongguan, provincia china de Guangdong, el 20 de diciembre de 2022. (VCG/VCG vía Getty Images)

Ocultan las cifras del virus

Las autoridades, al igual que hicieron en los primeros días de la pandemia, han dificultado la evaluación de la situación real del brote, cada vez más grave. Según el régimen, solo ocho personas han muerto a causa de la enfermedad desde el levantamiento de las restricciones del COVID a principios de diciembre. Esta cifra se basa en la definición de muerte por COVID, recientemente modificada por el régimen, que excluye a todos los fallecidos salvo los que murieron por insuficiencia respiratoria y neumonía directamente asociadas a una infección por COVID, un método de cálculo que no se ha utilizado en ningún otro lugar del mundo.

Las cifras difieren claramente de un memorando filtrado de una reciente reunión de alto nivel de funcionarios sanitarios, en el que se estimaba que 248 millones de personas probablemente habían contraído el virus en los primeros 20 días de diciembre.

Desde la filtración de este memorando, el máximo organismo sanitario del país ha dejado de publicar los recuentos diarios del virus.

CHINA-HEALTH-VIRUS
Un trabajador sanitario espera a la gente para tomar muestras de hisopo para las pruebas del Covid-19 en Shanghái el 19 de diciembre de 2022. (Hector Retamal/AFP vía Getty Images)

“Tres años a través del brote y de repente dejan que se abran las compuertas”, dijo un residente de Wuhan, la ciudad china donde surgió la pandemia en 2019, al medio asociado de The Epoch Times NTD.

“Si vives o mueres, a nadie le importa. Pero la gente normal sabe bien que ha muerto mucha gente”.

Aumento de las muertes entre las élites del PCCh

En la última oleada de COVID-19 también han aumentado las muertes de funcionarios, expertos y personalidades estrechamente alineadas con el establishment del PCCh.

Los obituarios han llenado los medios de comunicación estatales en las últimas semanas, entre ellos los de Zhou Zhichun, ex redactor jefe adjunto y vicepresidente del diario estatal China Youth Daily; el político Zhu Zhihong, que presidió el Comité Provincial de Jiangxi de la Conferencia Consultiva Política del Pueblo Chino; la actriz de la Ópera de Beijing Chu Lanlan, de 39 años; el economista marxista Hu Jun; el ex vicedirector de la Comisión Nacional de Deportes Liu Ji; el diseñador de las mascotas de los Juegos Olímpicos de Beijing 2008, Wu Guanying; así como decenas de ilustres profesores de dos de las instituciones académicas más prestigiosas de China, la Universidad de Bejing y la Universidad Tsinghua.

En casi ninguno de los obituarios figuraba la causa de la muerte.

Tang Weiguo, expresidente del consejo de administración de Shanghái Kehua Bio-Engineering Co., el mayor fabricante chino de kits de diagnóstico médico y proveedor de kits de pruebas por COVID-19, falleció el 25 de diciembre a la edad de 66 años. La empresa atribuyó su muerte a una complicación de una enfermedad subyacente por el COVID-19.

Heng He, analista de asuntos chinos, cree que el número de élites chinas afectadas por el actual COVID es notable, y sugiere un factor metafísico detrás de la tendencia.

Muchos de ellos han sido los actores centrales de la estructura de poder del régimen y se han comprometido a ser propagandistas que pulen la imagen del PCCh.

“Tal vez piensen que no es gran cosa, pero el PCCh es un sindicato del crimen”, dijo a The Epoch Times, y agregó que el reciente aumento en los casos debería hacer que la gente reconsidere sus vínculos con el régimen. “Atar la propia vida a la suerte del Partido no les traerá nada bueno”.

La idea de que “cosechas lo que siembras”, dijo, ha estado profundamente arraigada en las mentes chinas desde la antigüedad.

“Una creencia popular en China es que las buenas acciones traerán buenas recompensas y viceversa, y que uno podría ver la retribución en el transcurso de su vida”, dijo Heng.

“Es por eso que los chinos siempre advierten que no se debe ayudar a nadie en un acto ilícito, especialmente en la persecución de las religiones”, añadió, aludiendo a las brutales campañas de represión del régimen contra Falun Gong y otras creencias.

“En cierto sentido, uno podría considerar esto una retribución kármica”.

Ese concepto fue ilustrado en un artículo de marzo de 2020 por el fundador de la disciplina espiritual Falun Gong, Li Hongzhi.

“Pero el actual ‘virus PCCh’ (neumonía Wuhan) este tipo de epidemia tiene un propósito, tiene un objetivo y por eso viene. Ese ha venido para eliminar a los elementos del partido perverso y a la gente que va junto con el perverso partido comunista chino”, escribió Li.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.