“Siempre es un buen momento para decirle la verdad a los comunistas”, dice comisionado sobre China

Por Cathy He
23 de Abril de 2020
Actualizado: 23 de Abril de 2020

En las últimas semanas, Brendan Carr, comisionado de la Comisión Federal de Comunicaciones (FCC), ha venido criticando por Twitter la propaganda del régimen chino en torno a la pandemia.

Su hilo en respuesta a un tuit de la portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, Hua Chunying, se volvió viral. En una serie de publicaciones, Carr pidió al régimen que “no desapareciera” a un grupo de periodistas ciudadanos, médicos y otros que han desaparecido luego de que hablaron sobre la gravedad del brote en China. El comisionado ha sido bloqueado en Twitter por otro portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores, Zhao Lijian.

¿Su ímpetu por criticar públicamente a los funcionarios chinos? “No hay nada más que le disguste a un comunista que la verdad dicha libremente”, dijo Carr al programa “American Thought Leaders” de The Epoch Times. “Creo que todos tenemos la obligación de hacer esto”.

Carr dijo que el régimen chino se ha embarcado en una campaña global para mejorar su imagen y desviar la atención de su encubrimiento inicial del brote del virus del PCCh que resultó en una pandemia global. Esto necesitaba ser contrarrestado, dijo.

“Es importante que siempre enviemos una señal clara, ya sea a nuestros propios medios aquí en EE.UU. o en todo el mundo, de que defendemos la libertad de expresión y que el gobierno no interfiera con el libre flujo de información”, dijo Carr.

A principios de abril, Hua respondió a un tuit de la portavoz del Departamento de Estado de Estados Unidos, Morgan Ortagus, sobre la necesidad de que Estados Unidos y China trabajen juntos para combatir el virus. Hua escribió que la funcionaria estadounidense era “bienvenida a China en cualquier momento para hablar con cualquiera en las calles para disfrutar de la libertad [sic]”. Carr aprovechó la oportunidad para exponer cómo es la “libertad” bajo el régimen comunista.

En su respuesta a Hua, Carr dijo que le gustaría hablar con ocho personas que han sido silenciadas por el régimen por expresar sus preocupaciones sobre el brote. Entre ellos se encuentran los ciudadanos periodistas Fang Bin, Chen Qiushi y Li Zehua, el magnate inmobiliario Ren Zhiqiang y el profesor de derecho, Xu Zhangrun.

“El pueblo chino son los que están más directamente y más frecuentemente brutalizados por el régimen comunista”, dijo Carr. “Y creo que todos deberíamos defenderlos cuando tengan el coraje de enfrentarse a estos brutales líderes comunistas”.

Hua respondió al tuit de Carr, señalando su lista de nombres y agregando que era “bienvenido a Wuhan para presentar sus respetos a la heroica ciudad. Pero por favor, no pretenda ser un detective”. El comisionado, en respuesta, reiteró su solicitud de no desaparecer a esas personas para que pudiera hablar con ellas.

Asegurando nuestras redes

Fuera de Twitter, el trabajo de Carr en la FCC también se ha centrado en garantizar que la infraestructura de telecomunicaciones en el país esté libre de las amenazas de seguridad planteadas por el régimen chino.

“Lo que estamos llamados a hacer con la FCC, cada vez más, es observar la amenaza y la potencial amenaza para las redes de telecomunicaciones estadounidenses de entidades que pueden ser propiedad y estar controladas por el régimen comunista en China”, dijo Carr.

Por ejemplo, “tomamos medidas contra Huawei y ZTE, dos compañías que determinamos que estaban demasiado controladas por el Partido Comunista”, dijo.

En noviembre pasado, la FCC votó por unanimidad designar a esos dos fabricantes de equipos de telecomunicaciones como riesgos de seguridad nacional, impidiendo que los clientes de los transportistas rurales de EE.UU. utilicen fondos de subsidios federales para comprar sus equipos. Esto ocurrió meses después de que la administración Trump pusiera a Huawei en una lista negra comercial, prohibiéndole efectivamente hacer negocios con empresas estadounidenses.

Las preocupaciones de seguridad que rodean a Huawei y a otras empresas de telecomunicaciones chinas surgen de las leyes chinas que obligan a las empresas a cooperar con las agencias de inteligencia chinas cuando se les solicita.

La comisión en mayo pasado también votó por unanimidad negar una oferta de la firma estatal china de telecomunicaciones China Mobile para operar en Estados Unidos, citando riesgos de que el régimen podría usar la aprobación para llevar a cabo espionaje contra el gobierno de Estados Unidos.

A principios de este mes, un grupo de agencias federales recomendó que la FCC revocara la autorización de la empresa estatal china China Telecom para proporcionar servicios de telecomunicaciones internacionales en Estados Unidos, citando “riesgos sustanciales e inaceptables de seguridad nacional y aplicación de la ley”. Carr dijo que la Comisión se está moviendo para implementar la recomendación, y brindará a China Telecom la oportunidad de “argumentar por qué no deberían ser expulsados de nuestra red”.

Pero no solo China Mobile está recibiendo más escrutinio; la FCC también ha puesto su mirada en todas las demás empresas chinas que actualmente participan en la red de telecomunicaciones de Estados Unidos.

“He pedido a la FCC y a las agencias de seguridad nacional que echen un vistazo a todas y cada una de esas compañías, para que efectúen una revisión de arriba a abajo de todas las compañías que pueden ser propiedad o controladas por el régimen comunista”, dijo Carr.

5G

Garantizar la seguridad de la próxima generación de redes inalámbricas 5G del país es una preocupación fundamental de la comisión, dijo Carr.

“Si nuestras redes 5G son inseguras, todo lo que valoramos en la vida será inseguro”, dijo. “Y es por eso que estamos tomando medidas tan agresivas en la FCC observando a Huawei, ZTE, China Mobile, observando a China Telecom, respaldando esta tendencia a la red basada en software para asegurarnos de que no solo tengamos la mejor plataforma 5G sino también plataforma más segura también”.

El 5G ofrecerá conectividad de Internet a velocidades de 10 a 100 veces más rápidas que el 4G. La conexión rápida está preparada para revolucionar muchas industrias, incluidos el transporte, la atención médica y la fabricación.

Carr dijo que hace cuatro años, Estados Unidos estaba en “grave riesgo” de ceder a China el liderazgo en el 5G. Pero “nos hemos involucrado en un cambio significativo, y Estados Unidos ahora tiene la plataforma 5G más fuerte del mundo”, dijo.

La FCC ha logrado esto, dijo Carr, cortando la burocracia para permitir que las torres de celdas 5G se construyan más rápido y abriendo “más espectro que cualquier otro país del mundo”.

El 20 de abril, la comisión votó por unanimidad para permitir que la compañía satelital estadounidense Ligado Networks implemente una red 5G de baja potencia en todo el país. Ligado podrá usar el espectro de banda L, un espectro de banda media, que tiene velocidades más lentas que los espectros de banda alta, pero ofrece más cobertura.

“Esa es una pieza de probablemente una docena o más de bandas de espectro que hemos alcanzado”, dijo Carr.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


Descubra:

El virus del PCCh sigue los vínculos con la China comunista

TE RECOMENDAMOS