Supresión de la religión bajo el comunismo chino plantea una amenaza global, según informe de EE.UU.

Por Eva Fu
28 de Abril de 2020
Actualizado: 28 de Abril de 2020

La libertad religiosa en China se está erosionando aún más bajo el régimen chino, que busca exportar dicha supresión a nivel internacional, según el último informe de la Comisión de EE.UU. sobre Libertad Religiosa Internacional (USCIRF, por sus siglas en inglés) publicado el 28 de abril.

Grupos religiosos de todo tipo están siendo atacados en China, incluyendo cristianos, budistas tibetanos, musulmanes y practicantes de la antigua disciplina espiritual Falun Dafa.

Dentro de China

Beijing ha construido campos de detención masiva para encarcelar a un millón de uigures y otras minorías étnicas musulmanas en el extremo occidental de la región de Xinjiang. En otros lugares, continúa la demolición de iglesias subterráneas y otras casas de culto.

Y el año pasado, miles de practicantes de Falun Dafa fueron arrestados por negarse a abandonar sus creencias o por distribuir literatura relacionada con la práctica, señaló el informe.

La lista de violaciones religiosas y la creciente hostilidad del régimen hacia la fe, han hecho de China el “peor abusador de la libertad religiosa del mundo”, dijo el comisionado de la USCIRF Gary L. Bauer, en una entrevista.

Si bien el régimen chino ha sido constantemente designado por el Departamento de Estado de Estados Unidos como “país de especial preocupación” por su pobre historial en materia de libertad religiosa desde 1999, Bauer dijo que deseaba “que hubiera una designación aún peor que pudiéramos hacer para la China comunista”.

“China ha declarado la guerra a todas las creencias religiosas”, dijo.

“En todos los casos, el mensaje que los comunistas chinos están enviando es que ningún ciudadano chino puede tener lealtad a nada más alto que el partido comunista”, continuó. “No hay lugar para buscar a Dios bajo el comunismo chino. Es una vergüenza, una amenaza internacional”.

Bauer también condenó la “práctica bárbara” del régimen chino de la sustracción forzada de órganos a practicantes de Falun Dafa encarcelados, calificando sus acciones como “inaceptable para cualquier nación civilizada”.

Exportación de la intimidación

También hay señales alarmantes de que el régimen chino está difundiendo sus abusos de derechos humanos por todo el mundo, según el informe.

En el informe se señalan los continuos esfuerzos de los diplomáticos chinos por subvertir los sistemas internacionales de derechos humanos, como las Naciones Unidas, y se señala que en febrero Beijing vetó una resolución del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas destinada a proteger a los refugiados rohingya en Birmania (también conocida como Myanmar).

La tecnología de reconocimiento facial, que el Partido Comunista de China (PCCh) utilizó para construir un estado de vigilancia masiva, también ha proliferado en más de 100 países y en algunos casos ha servido como herramienta para atacar a los disidentes políticos, señala el informe.

En agosto de 2019, la policía de Uzbekistán obligó a unos 100 musulmanes con barba a afeitarse, diciendo que el vello facial socavaba la eficacia de las cámaras de reconocimiento facial —que se fabrican en China—, según el informe.

Irónicamente, en marzo de 2019, la Organización de Cooperación Islámica, un grupo de 57 países de mayoría musulmana, emitió una resolución en la que se elogiaba a Beijing por “proporcionar atención” a las poblaciones musulmanas en China y expresaba el deseo de seguir reforzando los vínculos.

“Es una prueba del tipo de presión que los comunistas están dispuestos a ejercer contra otros países”, dijo Bauer.

Mientras tanto, es más probable que los países africanos que tienen deudas con China también se sientan presionados a seguir las directivas del PCCh, como cuando se vota en la asamblea general de las Naciones Unidas, dijo Bauer.

El secretario de Estado, Mike Pompeo, en un ministerio sobre la libertad religiosa en julio de 2019, dijo que el régimen chino había tratado de desalentar a otros países para que se unieran a la reunión.

La comisión en el informe recomendó que el gobierno de Estados Unidos imponga sanciones específicas contra los autores de graves violaciones de la libertad religiosa en China, congelando sus activos o impidiendo su entrada a Estados Unidos; que se oponga a que los Juegos Olímpicos de Invierno de 2022 se celebren en Beijing debido a las violaciones de la libertad religiosa del régimen; y que intensifique los esfuerzos para contrarrestar las operaciones de influencia china en Estados Unidos, de modo de ahogar las críticas a Beijing.

Bauer dijo que la comisión seguirá denunciando los abusos de los derechos humanos del PCCh.

“No podemos permitir que la China comunista se convierta en un modelo para otros países, enseñándoles que se puede negar a los seres humanos este derecho fundamental”.

Siga a Eva en Twitter: @EvaSailEast


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo


Descubre

Mujer en EE.UU. recibe desesperada nota de SOS de un chino encarcelado en campo de trabajo forzado

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS