Taiwán es el ganador geopolítico en la crisis del coronavirus

Por Chriss Street
27 de Marzo de 2020
Actualizado: 27 de Marzo de 2020

Comentario

Al demostrar las ventajas de ser una nación estable, bien gobernada y democrática, Taiwán se ha convertido en un ganador geopolítico durante la crisis del coronavirus.

Geopolitical Futures en un nuevo informe titulado, “Un buen año para Taiwán“, describe cómo los esfuerzos del Partido Comunista Chino (PCCh) para “ganar Taiwán sin ir a la guerra están fallando”. En comparación con el modelo de gobierno autoritario del PCCh para gestionar una crisis, Taiwán demostró que la transparencia, el libre flujo de información y la participación voluntaria en una sociedad civil son más ventajosas.

Hace doce meses, China continental esperaba que el Partido Democrático Progresista (DPP) proindependencia de la presidenta Tsai Ing-wen fuera derrotado por el alcalde de Kaohsiung, Han Kuo-yu, y su partido pro-Beijing el Kuomintang (KMT) en las elecciones de enero en Taiwán.

Bajo el lema “Taiwán segura, gente rica“, el KMT mantuvo una ventaja de 20 puntos en las encuestas el verano pasado con promesas de profundizar el “consenso de 1992” a través del estrecho sacrificando la soberanía a favor de las recompensas económicas de una mayor participación en el continente.

Pero una serie de escándalos de alto perfil que expusieron los profundos lazos del PCCh con empresas y medios de comunicación taiwaneses, junto con las protestas del año pasado en Hong Kong y la brutal represión del PCCh , causaron una retroceso del apoyo al KMT. La presidenta Tsai ganó la reelección con un aplastante 57.1 por ciento de los votos y su partido DPP retuvo su mayoría legislativa nacional en las elecciones del 11 de enero.

En los últimos días antes de las elecciones, China continental se ocupó secretamente del crecimiento exponencial de un nuevo coronavirus altamente infeccioso. Pero en lugar de compartir información detallada con sus propios ciudadanos y la comunidad global, China primero lo llamó una “neumonía de causa poco clara“, a pesar de que los investigadores habían mapeado el nuevo genoma del coronavirus antes del 2 de enero. En la acción más atroz, el PCCh y la Comisión de Salud de Wuhan insistieron en que no hubo nuevos casos del 11 al 17 de enero.

La revista Foreign Policy culpó a China por el coronavirus, que fue “causado en parte por políticos incompetentes, maliciosos y corruptos”. La columnista de The Dispatch Danielle Pletka argumentó que la principal preocupación del líder chino Xi Jinping no era la vida en riesgo o la contención del virus, sino más bien la reputación de la nación y su lugar en la cadena de suministro global y su control sobre el poder.

Taiwán, ubicado a solo 81 millas de distancia de China continental y que recibe 2.7 millones de visitantes continentales al año, parecería más vulnerable a un brote devastador de lo que se ha dado a llamar “virus del PCCh”. Pero Taiwán solo ha registrado 252 infecciones por coronavirus y solo dos muertes al 26 de marzo, desde que la pandemia comenzó hace cuatro meses en el centro de China.

En lugar de seguir el libro de jugadas del PCCh de difundir la desinformación para ocultar el origen y la escala de la infección que le permitió transformarse en una pandemia global, el gobierno de Taiwán contuvo el brote al actuar de manera rápida y decisiva. Tan pronto como China anunció que estaba lidiando con un misterioso aumento de casos de neumonía, Taipei comenzó a detectar a los pasajeros que ingresaban de Wuhan, y luego prohibió las llegadas dentro de un mes.

El gobierno prohibió las exportaciones de suministros médicos críticos, racionó las máscaras faciales para evitar el acaparamiento y movilizó al sector manufacturero para producir 10 millones de máscaras faciales por día. El gobierno elegido democráticamente inició la educación cívica para alentar la adopción de las mejores prácticas de salud pública y aumentar la higiene personal.

Las cuarentenas obligatorias se instituyeron rápidamente para las llegadas de los puntos críticos de coronavirus y se activó la vigilancia digital para rastrear a los pacientes sospechosos, en lugar de interrumpir la vida diaria y sembrar el pánico, cerrar escuelas y cerrar negocios. Como resultado, Taiwán mantuvo una imagen clara del brote, mantuvo los recursos adecuados para gestionarlo y generó un amplio apoyo público por sus acciones, según Geopolitical Futures.

Con el apoyo popular a la presidenta Tsai y el aumento de la gestión del partido del DPP de la crisis del virus del PCCh, el KMT se vio obligado a cuestionar su inclinación pro-Beijing. El 7 de marzo, el KMT eligió al legislador relativamente joven de 48 años Johnny Chiang, quien ha indicado que está preparado para desechar el llamado “Consenso de 1992” con el continente.

The Epoch Times se refiere al nuevo coronavirus, que causa la enfermedad COVID-19, como el virus del PCCh porque el encubrimiento y la mala gestión del Partido Comunista Chino permitieron que el virus se propagara por toda China y creara una pandemia global.

Chriss Street es un experto en macroeconomía, tecnología y seguridad nacional. Se ha desempeñado como CEO de varias compañías y es un escritor activo con más de 1500 publicaciones. También ofrece regularmente conferencias de estrategia a estudiantes graduados en las mejores universidades del sur de California.

A continuación:

Exclusiva: funeraria china revela cifra real de muertes por coronavirus

Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

TE RECOMENDAMOS