Texas: Ciudadano chino es condenado a 16 meses de prisión por robar tecnología de EE.UU. para su país

Por Frank Fang
12 de Febrero de 2020 Actualizado: 12 de Febrero de 2020

Un ciudadano chino condenado por robar tecnología marina estadounidense en beneficio de China ha sido sentenciado a dieciséis meses de prisión.

Shi Shan, de 55 años, ciudadano estadounidense naturalizado que vive en Texas, fue condenado en julio del año pasado de conspiración por cometer el robo de secretos comerciales. Además de la pena de prisión, Shan fue sancionado con una multa de USD 342,426.96, según un comunicado de prensa del 11 de febrero del Departamento de Justicia de los Estados Unidos.

“La Corte dejó claro que el acusado sabía o tenía la intención de que el delito beneficiaría a la República Popular de China”, dijo el Fiscal de EE. UU. para el Distrito de Columbia Timothy J. Shea, según el comunicado de prensa.

Shea añadió: “A aquellos que roben información que sea propiedad de empresas estadounidenses y la proporcionen a un gobierno extranjero, nuestro mensaje es que serán procesados con todo el peso de la ley”.

Shi hizo un acuerdo con la empresa china CBM Future New Material Science and Technology Corp. (CBMF) para ayudarla a desarrollar una espuma sintáctica, que es un material fuerte y ligero que tiene tanto aplicaciones comerciales como militares, como la perforación de petróleo y gas en aguas profundas.

Según el comunicado de prensa, Shi prometió desarrollar la espuma “moviéndose para ‘digerir/absorber'” la tecnología relevante de los EE. UU.

Posteriormente, Shi estableció una filial con sede en EE. UU. de la empresa china, CBM International (CBMI). Luego dirigió un plan para contratar a antiguos y actuales empleados de la Trelleborg Offshore con sede en Houston, y atraerlos para robar los secretos comerciales de esta última relacionados con la espuma sintáctica.

Esto se hizo en parte a través de la filial estadounidense que intentaba establecer relaciones comerciales con Trelleborg y otras empresas estadounidenses.

Shi tomó la tecnología robada y abrió una fábrica en China que fabricaba espuma sintáctica basada en la tecnología de Trelleborg, según el comunicado de prensa.

Shi intentó vender la espuma sintáctica basada en la tecnología robada a la empresa estatal China National Offshore Oil Corporation (CNOOC). Shi y otros cinco fueron arrestados en los Estados Unidos después de que intentaron comercializar la tecnología relacionada en Washington D.C.

En mayo del año pasado, el Departamento de Comercio de EE. UU. puso en una lista negra a la CBMF para que no hiciera negocios con empresas de EE. UU. porque participó en la “exportación prohibida de tecnología controlada relativa a la fabricación de espuma sintáctica y el suministro de espuma sintáctica a empresas estatales de la RPC [República Popular China], corporaciones industriales de defensa de la RPC e instituciones académicas relacionadas con el ejército de la RPC”.

Tanto el CBMI como el CBMF fueron acusados de tres cargos: conspiración para cometer robo de secretos comerciales, conspiración para cometer espionaje económico y lavado de dinero.

En otro caso de robo de secretos comerciales, el Departamento de Justicia de EE.UU. acusó a cuatro miembros del ejército chino el 10 de febrero de piratear los sistemas en línea de la agencia estadounidense de informes de crédito Equifax. Los hackers también robaron datos sensibles pertenecientes a 145 millones de estadounidenses.

Sigue a Frank en Twitter: @HwaiDer

 

Descubre

Mujer en EE.UU. recibe desesperada nota de SOS de un chino encarcelado en campo de trabajo forzado

TE RECOMENDAMOS