Trolls chinos de Internet atacan a Shen Yun en un intento por influenciar la opinión del público

Por CATHY HE y NICOLE HAO
28 de Noviembre de 2019 Actualizado: 28 de Noviembre de 2019

El régimen comunista chino ha desplegado su enorme ejército de trolls de Internet para difamar a Shen Yun Performing Arts en un intento por influenciar la opinión pública, según la compañía.

Estas personas anónimas están trabajando para llenar los resultados de búsqueda de Google con críticas negativas de Shen Yun, dijo Leeshai Lemish, un maestro de ceremonias de la compañía, en una entrevista reciente con The Epoch Times.

Shen Yun es una compañía de danza clásica china con sede en Nueva York que ha salido de gira por el mundo desde 2006, con la misión declarada de mostrar 5000 años de civilización china a través de las artes.

Si bien la compañía se presenta constantemente en lugares con entradas agotadas en todo el mundo, ha provocado la ira del régimen chino por presentar escenas que representan la persecución actual contra el grupo espiritual Falun Gong.

Falun Gong, también conocido como Falun Dafa, es una práctica de meditación que incluye un conjunto de enseñanzas morales basadas en los principios de Verdad, Benevolencia y Tolerancia. Fue prohibida por el régimen chino en 1999 debido a su inmensa popularidad; las estimaciones oficiales de la época estimaban que había entre 70 y 100 millones de practicantes.

Los practicantes en China han sido detenidos arbitrariamente, sometidos a trabajos forzados, lavado de cerebro, tortura, sustracción forzada de órganos y muerte. Se ha confirmado la muerte de más de 4300 practicantes en la persecución, aunque se estima que el número real es mucho mayor.

Fuera de China, el régimen ha tratado de demonizar y silenciar los esfuerzos realizados para denunciar la persecución, incluida su influencia en la prensa china en el extranjero y la infiltración en grupos comunitarios chinos en el extranjero.

Ciudadanos chinos que viven en Bélgica intentan cubrir con una bandera china y una belga un anuncio de Shen Yun Performing Arts en el Teatro Nacional de Bruselas el 31 de marzo de 2014 (Georges Gobet / AFP a través de Getty Images)

Trolls de Internet chinos

Al estar en la mira del régimen, Shen Yun se ha enfrentado a un aluvión de intentos de cerrar o interferir con sus actuaciones desde que comenzó a salir de gira hace 13 años.

Además de los numerosos casos de consulados o embajadas chinas que presionan a los teatros o gobiernos para cancelar las presentaciones, los autobuses de la compañía han sido saboteados, los familiares de los artistas en China han sido hostigados y amenazados por la policía local, y su sitio web de venta de boletos ha sido objeto de ciberataques, especialmente en el período previo a actuaciones importantes, como en la ciudad de Nueva York, dijo Lemish.

Cada vez más, los esfuerzos del régimen han cambiado hacia los ataques online.

“Hay un esfuerzo muy estratégico y coordinado para difamarnos de cualquier manera posible, especialmente en los medios de comunicación y en Internet”, dijo Lemish.

Dijo que los provocadores de Internet han estado buscando generar una publicidad negativa de Shen Yun que queda mejor ubicada en los resultados de búsqueda que las reseñas favorables hacia el espectáculo.

“No importa cuántos miles de críticas positivas (…) Aún así, en los primeros resultados de búsqueda en Google están estos artículos negativos”, dijo Lemish a NTD, afiliada de The Epoch Times, y señaló que las tres críticas que aparecen en la primera página de resultados al buscar “Shen Yun” en Google, son negativas.

Dado que la mayoría de las personas no navega más allá de la primera página de resultados de Google, los trolls “realmente están trabajando muy duro para que ese espacio sea lo más negativo posible”, agregó.

Además de las numerosas críticas favorables sobre el espectáculo de Shen Yun que se encuentran en la cobertura especial que le hace The Epoch Times, la compañía también recibió numerosas cartas de bienvenida o proclamaciones de funcionarios federales, estatales y municipales en los Estados Unidos y otros países.

Conocido como el “Ejército de 50 centavos“, los trolls de internet chinos son financiados por el régimen –se dice que unos 50 centavos de yuan (USD 0.07) por comentario– para difundir propaganda o silenciar opiniones disidentes en la web, tanto dentro como fuera de China.

Un estudio de 2017 (pdf), publicado en American Political Science Review dijo que el régimen chino ha contratado hasta dos millones de trolls de internet, que publican aproximadamente 488 millones de mensajes de desinformación o información incorrecta cada año.

Lemish dijo que estas personas intentan mejorar la posición en los resultados de búsqueda de los sitios con publicidad negativa, al comentar esos artículos, vinculándolos y publicándolos en las redes sociales.

Por ejemplo, los artículos sobre Shen Yun en los sitios web de embajadas y consulados chinos aparecen en las primeras páginas de resultados de búsqueda, dijo.

“No son sitios web muy populares. [Ellos] no son un negocio, no tienen noticias actualizadas”, dijo Lemish. “Pero están ubicados realmente alto en Google, eso para mí va más allá de toda explicación”.

El maestro de ceremonias agregó: “Piensas, quién está realmente tan motivado, y tiene el tiempo y la energía, si no es con un salario, para ir y hacer esto a una escala tan grande”, dijo Lemish.

Los trolls de Internet también han inundado las redes sociales con comentarios negativos sobre Shen Yun, dijo Lemish, incluso en Yelp, Facebook, YouTube e Instagram.

“Esta es una táctica muy común”, dijo, y agregó que muchos de los comentarios están en “Chinglish”, refiriéndose al mal inglés utilizado por algunos chinos.

Alexander M. Kehoe, experto en optimización de motores de búsqueda, cofundador y director de operaciones de Caveni Digital Solutions, una empresa de SEO y marketing digital, dijo a The Epoch Times que las operaciones de los trolls chinos en las redes sociales son distintivas porque los usuarios “tienen problemas actuando como occidentales”.

“Los trolls chinos en las redes sociales son muy evidentes”, dijo Kehoe. “Es casi como si estuvieran siguiendo exactamente la línea del partido desde China (…) Ningún estadounidense diría algo como eso”.

Aunque los trolls chinos actualmente están por detrás de sus contrapartes rusas en términos de efectividad, Kehoe dijo que “el gobierno chino finalmente se está poniendo al día con esos métodos [utilizados por los rusos]”.

Dijo que los trolls respaldados por el Estado usan las redes sociales para empujar cierto contenido hacia arriba o hacia abajo en los resultados de los motores de búsqueda. Por ejemplo, publicar comentarios negativos o controvertidos, poner ‘me gusta’ y luego quitarlo y denunciar posteos en redes sociales puede empujar los artículos hacia abajo, dijo Kehoe.

“Lo que [el régimen chino] está haciendo ahora es básicamente empujar [hacia abajo] en las redes sociales las cosas que no les gustan fuera del país, porque tienen los recursos para hacerlo”, agregó.

El contenido puede subir en los resultados de búsqueda de Google si está vinculado a muchas fuentes autorizadas, señaló Kehoe, y agregó que esto puede ser manipulado por actores estatales y otros que deseen impulsar artificialmente un resultado.

“Los actores estatales (…) tienen los recursos para crear [sitios web] falsos o hacer que muchos otros sitios web tengan links tuyos para que parezca que tienes autoridad, incluso si es de forma artificial en lugar de un desarrollo orgánico”, dijo Kehoe.

Dijo que el régimen chino ha adoptado recientemente tales métodos, y agregó que, si bien la ejecución no es tan refinada como las campañas rusas, “es de esperar que mejore y se vuelva más difícil de detectar”.

Además de las campañas en las redes sociales contra la compañía, la página de Wikipedia de Shen Yun cambia “a diario” por la inclusión de material negativo, dijo Lemish, otro método conocido que el régimen utiliza para difamar a sus críticos en Internet.

El objetivo, según Lemish, es cambiar la percepción del público sobre Shen Yun.

“Nos están haciendo trabajar mucho más duro porque la forma normal en que la gente descubre cosas en estos días [es] buscándolas en Google y escuchando sobre ellas (…) en las redes sociales”, dijo.

“Realmente están haciendo un gran esfuerzo para no permitirnos usar esos canales, y luego crean impresiones negativas en las personas para que nos sea más difícil vender entradas”.

Influir en las opiniones a nivel mundial

Las tácticas utilizadas contra Shen Yun convergen con los crecientes esfuerzos del régimen, en los últimos años, para moldear las percepciones de la gente en todo el mundo a través de operaciones de influencia en la web y en las redes sociales, dijo Lemish.

A principios de este año, Twitter, Facebook y YouTube suspendieron cientos de cuentas vinculadas a una operación de información del régimen chino que busca socavar el movimiento de protesta en Hong Kong.

Sonny Lo, profesor de ciencias políticas en la Universidad de Hong Kong, dijo previamente a The Epoch Times que el régimen ha aprovechado las redes sociales occidentales para “ganarse los corazones y las mentes” de las personas fuera de China.

Una investigación del Wall Street Journal de octubre descubrió que un “ejército de cuentas troll pro-China” atacó al gerente general de los Houston Rockets, Daryl Morey, luego de que posteara un tweet el 4 de octubre en apoyo de los manifestantes en Hong Kong.

El Journal analizó casi 170.000 tweets dirigidos a Morey en la semana siguiente a su tweet inicial, y descubrió que el 22 por ciento provenía de cuentas sin seguidores y el 50 por ciento provenía de cuentas con menos de 13 seguidores, un rasgo que tiende a indicar una operación afiliada al Estado. El “ataque troll” tenía la intención de “manipular la conversación sobre las protestas de Hong Kong”, dijo el Journal.

La semana pasada, un hombre que afirma ser un espía chino, Wang Liqiang, quien recientemente solicitó asilo en Australia, reveló que estuvo involucrado en una campaña online para atacar al partido gobernante de Taiwán antes de las elecciones de la isla en 2018, en un intento de apoyar al partido opositor favorable a Beijing.

Wang dijo que la campaña tenía más de 200,000 cuentas de redes sociales y muchas otras páginas de Facebook para apoyar su esfuerzo.

Los ataques en Internet dirigidos contra Shen Yun reflejan una preocupación más amplia sobre la supresión por parte del régimen de la libertad de expresión en Occidente, dijo Lemish a NTD.

Si una persona se conecta a Internet para investigar lo que quiere ver, y lo que ve online “está distorsionado por lo que Beijing, con sus billones y billones de dólares, puede hacer, entonces realmente nos están diciendo lo que podemos y no podemos ver”, dijo.

“¿Tenemos la libertad de elegir lo que queremos ver?”

Sigue a Cathy en Twitter: @CathyHe_ET

TE RECOMENDAMOS