Trump emite orden ejecutiva para poner fin a inversiones en empresas militares chinas

Por Emel Akan
12 de Noviembre de 2020
Actualizado: 12 de Noviembre de 2020

WASHINGTON— El presidente Donald Trump, emitió el 12 de noviembre una orden ejecutiva para detener las inversiones en empresas chinas vinculadas al ejército chino, citando amenazas a la seguridad nacional, la política exterior y la economía de Estados Unidos.

La orden se produjo en respuesta a las crecientes preocupaciones sobre los flujos de fondos de pensiones y jubilación en las empresas extranjeras que apoyan el régimen totalitario de China. Está dirigida a las empresas militares de China, incluidas las designadas por el Pentágono en junio y agosto de 2020.

Beijing “está explotando cada vez más el capital de Estados Unidos para obtener recursos y permitir el desarrollo y la modernización de sus aparatos militares, de inteligencia y otros aparatos de seguridad”, afirma la orden.

El Partido Comunista Chino, a través de su agresiva estrategia nacional llamada “Fusión Militar-Civil”, utiliza empresas chinas para fortalecer el Ejército Popular de Liberación (EPL).

“Al mismo tiempo, esas empresas obtienen capital vendiendo valores a inversionistas de Estados Unidos que comercian en bolsas públicas tanto aquí como en el extranjero”, dice la orden.

El Departamento de Defensa designó este año 31 empresas chinas como compañías militares chinas que operan directa o indirectamente en Estados Unidos, incluidas las que son propiedad o están controladas por el EPL.

Muchas de estas empresas cotizan en las bolsas de todo el mundo, y millones de inversores estadounidenses, a través de sus fondos de pensiones, están transfiriendo la riqueza de Estados Unidos a estas entidades, sin saberlo.

La lista del Pentágono incluye compañías como Aviation Industry Corporation of China, Huawei, y Hangzhou Hikvision.

Dos de las empresas de la lista, China National Chemical Corp. (ChemChina) y China Three Gorges Corp. (CTG), por ejemplo, recaudaron en septiembre un total de USD 3400 millones en ofertas de bonos denominados en dólares estadounidenses, según un informe de RWR Advisory, una empresa de investigación y consultoría de riesgos con sede en Washington.

El informe afirma que los principales bancos de EE. UU. Goldman Sachs y Bank of America estuvieron involucrados en la oferta de bonos de ChemChina. JPMorgan Chase y Morgan Stanley estaban entre los suscriptores de la oferta de bonos de CTG.

La orden ejecutiva prohíbe invertir en acciones o bonos de estas compañías militares chinas “a partir de las 9:30 a.m. hora estándar del este del 11 de enero de 2021”.

“La acción del presidente sirve para proteger a los inversores estadounidenses de proporcionar involuntariamente capital que se destina a mejorar las capacidades del Ejército Popular de Liberación y de los servicios de inteligencia de la República Popular China”, dijo Robert O’Brien, asesor de seguridad nacional de la Casa Blanca, en un comunicado.

Hasta el 2 de octubre, había 217 empresas chinas que cotizaban en las bolsas estadounidenses, con una valoración total de mercado de USD 2.2 billones, según la Comisión de Revisión de la Economía y la Seguridad de Estados Unidos y China.

En los últimos años, Beijing también ha presionado a los proveedores de índices y fondos mundiales para que aumenten la ponderación de las acciones y bonos chinos en sus índices de referencia o carteras. Un proveedor de índices dominante, MSCI, por ejemplo, el año pasado aumentó sustancialmente la ponderación de las acciones chinas en sus índices, lo que llevó a que miles de millones de dólares fluyeran hacia empresas chinas.

El senador Marco Rubio (R-Fla.) acogió con satisfacción la orden ejecutiva e instó al Congreso a seguir su ejemplo.

“La explotación por parte del Partido Comunista Chino de los mercados de capital de EE. UU. es un claro y continuo riesgo para la economía y la seguridad nacional de EE. UU.”, dijo en un comunicado.

“Nunca podemos poner los intereses del Partido Comunista Chino y de Wall Street por encima de los trabajadores estadounidenses y de los inversionistas sin experiencia”.

Será muy difícil para las próximas administraciones revertir la política de Trump, según Roger Robinson, presidente y director ejecutivo de RWR.

“En mis cuarenta años mirando el nexo entre la seguridad nacional y las finanzas globales, no recuerdo el uso de sanciones de este tipo en los mercados de capital . En resumen, es una primicia histórica en mi libro, en particular con respecto a un gran actor del mercado como China”, dijo a través de un correo electrónico.

Robinson también es expresidente de la Comisión de Revisión de la Economía y la Seguridad del Congreso de Estados Unidos y China.

“Ya no será posible volver a meter en la botella al genio de las sanciones del mercado de capitales”, dijo.

El representante Jim Banks (R-Ind.) también aplaudió la acción. En junio, Banks presentó un proyecto de ley similar a la orden ejecutiva: la Ley para dejar de financiar el PLA.

“Esta es una de las decisiones de política exterior más sabias y significativas que ha tomado el presidente Trump desde que asumió el cargo”, dijo en una declaración.

“Es ridículo que Estados Unidos haya permitido el aumento de la financiación de nuestros principales adversarios mundiales, y es un error que no podemos volver a cometer”.

Siga a Emel en Twitter: @mlakan


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo


A continuación

El PCCh prefiere que Trump no gane un segundo mandato

TE RECOMENDAMOS