Trump engaña a los demócratas otra vez y sigue ganando en la lucha contra la inmigración ilegal

Por Brian Cates
18 de Julio de 2019 Actualizado: 23 de Julio de 2019

Comentario

La semana pasada vi con asombro cómo una gran victoria para el presidente Donald Trump ha sido considerada por muchos como una derrota masiva.

El 11 de julio, el presidente se presentó en una conferencia de prensa en la Casa Blanca con el fiscal general William Barr para dar algunas noticias muy importantes sobre la inmigración. Los dos hombres anunciaron conjuntamente que, dado que ya no hay tiempo suficiente para colocar la controvertida pregunta sobre ciudadanía en el Censo 2020, debido al tiempo que tomaría navegar los desafíos legales, Trump usará una orden ejecutiva para exigir que todas las agencias federales compartan sus datos de ciudadanos y no ciudadanos con el Departamento de Comercio.

Inmediatamente después de las declaraciones del presidente, los pesimistas habituales en los medios de comunicación conservadores dieron gritos de “ceder” y “traición” y “fracaso”. Mientras tanto, las redes sociales, que pretendían ser amigables con Trump, pasaron días “explicando cómo Trump una vez más traicionó o falló su base”.

Deben haber visto una conferencia de prensa diferente a la que yo vi.

No soy el único en descubrir cómo Trump jugó de manera experta contra los demócratas en la última semana. Andrew Malcolm escribió un excelente artículo de opinión en McClatchy explicando cómo la estrategia de Trump lo ha dejado en una posición más fuerte, mientras que dejó a los demócratas totalmente expuestos en el tema de la inmigración. Malcolm escribió el artículo después que los demócratas y los medios de comunicación celebraban las filtraciones anticipadas, porque supuestamente Trump había renunciado a la lucha:

De hecho, Trump llevó el problema de la ciudadanía a un frente completamente nuevo, uno que solo él controla a través de la burocracia federal.

Firmó una de sus órdenes ejecutivas preferidas para eliminar los obstáculos del intercambio de datos entre departamentos, incluyendo [el Departamento de] Defensa y la Seguridad Nacional, y obligó a todos a cooperar con la Oficina del Censo para estimar la ciudadanía.

Trump consideró que estos datos son vitales para diseñar políticas públicas sólidas en materia de salud, derechos civiles, educación e inmigración. “Debemos tener un recuento confiable de cuántos ciudadanos, no ciudadanos y extranjeros ilegales hay en nuestro país”, declaró el presidente.

Las encuestas recientes indican que el 60 por ciento de los estadounidenses realmente están de acuerdo con Trump.

Por supuesto, también se deslizó en un tiro político: “Por más impactante que pueda parecer, los demócratas de extrema izquierda en nuestro país están decididos a ocultar la cantidad de extranjeros ilegales entre nosotros. Probablemente saben que el número es mucho mayor, mucho más alto de lo que cualquiera hubiera creído antes”.

— Andrew Malcolm

Aquellos que piensan que Trump está perdiendo la lucha por la inmigración ignoran completamente lo que Trump y Barr realmente dijeron en esa conferencia de prensa.

Barr explicó pacientemente que no quedaba tiempo para poner una pregunta de ciudadanía en el formulario del censo de 2020. Así es como lo explicó sucintamente:

Debido a que la Corte Suprema reconoció que el defecto en la decisión del Secretario Ross era curable con un mejor registro, el Presidente me pidió que trabajara con el Secretario Ross para determinar si quedaba algún camino viable para incluir una pregunta de ciudadanía en el Censo 2020. Y así lo hice. Desde mi punto de vista, el gobierno tiene una amplia justificación para preguntar sobre el estado de ciudadanía en el censo y claramente podría proporcionar razones para hacerlo que satisfagan a la Corte Suprema. Por lo tanto, no hay duda de que una nueva decisión para agregar la pregunta finalmente sobreviviría a la revisión legal.

El problema es que cualquier nueva decisión estaría sujeta a un desafío inmediato como una nueva reclamación en los tres casos en curso en los tribunales de distrito. Además, hay otros mandatos actualmente en vigor que prohíben agregar la pregunta. Simplemente no hay manera de litigar estos problemas y obtener alivio de las medidas cautelares actuales a tiempo para implementar cualquier decisión nueva, sin poner en peligro nuestra capacidad para realizar el censo en sí, lo que no vamos a hacer. Entonces, como cuestión práctica, la decisión de la Corte Suprema cerró todos los caminos para agregar la pregunta al censo decenal 2020. En pocas palabras, el impedimento era logístico, no legal. Simplemente no podemos completar el litigio a tiempo para llevar a cabo el censo, incluidas las apelaciones.

— William Barr

Mientras Barr dilucidaba cuidadosamente, la decisión que enfrentaba la administración era abandonar el censo 2020 o buscar otra forma de contar el número de inmigrantes ilegales en el país. Entonces, él y Trump encontraron otra forma, una que será mucho más precisa a largo plazo y que los demócratas no podrán parar, porque ¿cómo podría evitarse que el gobierno federal consulte sus propios registros internos en la dirección de su director ejecutivo?

De hecho, no me sorprendería en absoluto descubrir que esto es lo que Trump realmente planeó hacer todo el tiempo. Simplemente esperó hasta que los demócratas hubieran ganado en la Corte Suprema para obstruir la adición de la pregunta sobre la ciudadanía al Censo antes de mostrar su mano.

Barr continuó en su declaración para rechazar también la absurda especulación en los medios de que Trump colocaría de forma desafiante la pregunta de la ciudadanía en el formulario del censo por mandato ejecutivo:

Otro punto sobre esto. Algunos en los medios de comunicación han estado sugiriendo, de modo histérico, que la Administración ha estado planeando agregar la pregunta de ciudadanía al censo por mandato ejecutivo sin tener en cuenta las órdenes judiciales contrarias o lo que podría decir la Corte Suprema. Esto se ha basado en la especulación de rango y nada más. Como debería ser obvio, eso nunca fue considerado. Siempre hemos aceptado que una nueva decisión de agregar la pregunta de ciudadanía al censo estaría sujeta a revisión judicial.
— William Barr

Los demócratas están más débiles que nunca en el tema de inmigración

En los últimos meses, Trump ha logrado que los demócratas revelen claramente que harán lo que sea necesario para evitar un recuento exacto de cuántos inmigrantes ilegales residen actualmente en los Estados Unidos.

Este es un aspecto increíblemente malo para el Partido Demócrata. Sus razones declaradas para querer ocultar y oscurecer esta información objetiva no se mantienen, y Trump continúa incitándolos para que su afinidad de tener ciudadanos ilegales en los Estados Unidos sea muy clara.

Otros dos desarrollos clave se produjeron después de que Trump anunciara su orden ejecutiva para recopilar datos de ciudadanía:

    1. Una nueva regla de asilo, que requiere que los solicitantes de asilo soliciten asilo en el primer país seguro al que llegan. Solo después de ser rechazados pueden solicitar asilo en los Estados Unidos.
    2. Barr invocó el artículo 1158 (a)(2)(a), un tratado multilateral que declara a México como un tercer país seguro, para implementar esta nueva regla, por lo que ahora todos los solicitantes de asilo serán enviados legalmente a México para esperar su audiencia.

Para combatir estas nuevas reglas sobre el asilo, los defensores de las fronteras abiertas tendrán que presentar un argumento sobre por qué estos solicitantes de asilo deben ser admitidos para su asilo solo en los Estados Unidos. ¿Por qué solo Estados Unidos haría sus solicitudes de asilo, en lugar de cualquiera de los otros países que cruzaron en su camino hacia la frontera sur de los Estados Unidos?

Les deseo mucha suerte tratando de hacer esa explicación.

Brian Cates es un experto y escritor político residente en el sur de Texas y el autor de “Nobody Asked for My Opinion … But Here It Is Anyway!”

Video relacionado

Por qué los progresistas quieren más inmigración ilegal

Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

TE RECOMENDAMOS