Trump prepara el escenario para la batalla en la Corte Suprema por el privilegio ejecutivo

Por Joseph Lord
30 de Noviembre de 2021 12:05 PM Actualizado: 30 de Noviembre de 2021 12:05 PM

Análisis de noticias

El presidente Donald Trump y su equipo legal están preparando el escenario para una batalla en la Corte Suprema por el privilegio ejecutivo a medida que se intensifican las disputas entre el expresidente y los demócratas en la Cámara de Representantes.

La batalla comenzó tras la creación del comité del 6 de enero de la Cámara de Representantes, que se formó en junio en una votación mayoritariamente partidista, ya que todos los republicanos, excepto dos -Adam Kinzinger (R-Ill.) y Liz Cheney (R-Wyo.)- votaron en contra de la creación de la comisión. La comisión está dirigida casi exclusivamente por demócratas, y Kinzinger y Cheney son los únicos republicanos que forman parte del panel.

Trump animó a su antiguo personal a rechazar las citaciones emitidas por la comisión, argumentando que él y su personal estaban protegidos de las citaciones legislativas bajo la doctrina del privilegio ejecutivo.

Después de que el exasesor de la Casa Blanca, Steve Bannon, se negara a responder a una de esas citaciones, el comité del 6 de enero recomendó presentar cargos penales por desacato al Congreso, que la Cámara certificó posteriormente. Tras ser enviada al Departamento de Justicia (DOJ), el fiscal general nombrado por Biden, Merrick Garland, decidió aceptar la acusación, iniciando un proceso penal contra Bannon.

El copresidente del Caucus Demócrata de la Cámara de Representantes, Pete Aguillar (D-Calif.), aplaudió la decisión de adelantar los procedimientos penales a través de la Cámara y dijo: “Permítanme aclarar que esto no se hace para ser punitivo, esto se hace para defender la ley”.

Sin embargo, a pesar de la audaz afirmación de que la medida está destinada a “respetar la ley”, hay pocos precedentes legales para seguir en la batalla legal que se está gestando.

La controversia más cercana que se presentó ante la Corte Suprema con respecto al privilegio ejecutivo se produjo en el caso Estados Unidos v. Nixon de 1974.

Después de que salieran a la luz las revelaciones del escándalo Watergate, el fiscal especial solicitó cintas de las conversaciones entre Nixon y sus ayudantes que tuvieron lugar en la Oficina Oval. Nixon se negó, argumentando que su privilegio ejecutivo lo protegía de la citación judicial.

El Tribunal Supremo falló abrumadoramente en contra de Nixon, argumentando que “las exigencias fundamentales del debido proceso legal en la administración justa de la justicia” requieren que el presidente no sea inmune a las citaciones u otras acciones judiciales civiles.

Tras la decisión, Nixon entregó las cintas a regañadientes.

Pero las citaciones del comité del 6 de enero no provienen del poder judicial, lo que pone en duda si la decisión en Estados Unidos v. Nixon es aplicable en la controversia legal actual.

Si bien el caso Estados Unidos v. Nixon aclaró la relación entre el privilegio ejecutivo y las citaciones judiciales, solo se han escuchado dos casos federales sobre citaciones legislativas, según una investigación del Servicio de Investigación del Congreso, y ninguno de esos casos llegó a la Corte Suprema (pdf).

Históricamente, el enfoque de facto del Departamento de Justicia a tales cuestiones ha sido mantener el privilegio ejecutivo por encima de las citaciones legislativas.

Por ejemplo, en junio de 2012, los republicanos citaron al Departamento de Justicia por documentos relacionados con la Operación Rápido y Furioso, en la que el gobierno federal vendió armas a los carteles de la droga mexicanos. El fiscal general Eric Holder, jefe del Departamento de Justicia, se negó a entregar los documentos solicitados al Comité de Supervisión y Reforma de la Cámara de Representantes después de que el presidente Barack Obama afirmó el privilegio ejecutivo; los republicanos en el comité votaron rápidamente a favor de acusar a Holder de desacato al Congreso el mismo día.

Tras ser certificado por la Cámara de Representantes, liderada por los republicanos, el Departamento de Justicia -dirigido por Holder- se negó a presentar una condena, alegando el privilegio ejecutivo de Obama.

Sin embargo, con la reciente decisión de Garland de considerar a Bannon en desacato al Congreso, a pesar de la afirmación de Trump del privilegio ejecutivo, el protocolo de larga data del Departamento de Justicia con respecto al privilegio ejecutivo se ha roto.

El líder de la minoría de la Cámara de Representantes, Kevin McCarthy (R-Calif.), criticó la decisión de los demócratas de la Cámara de seguir adelante con el cargo por desacato, argumentando que debido a que hay pocos precedentes legales, las citaciones emitidas por el comité del 6 de enero son “inválidas” hasta que los tribunales hayan aclarado el asunto.

“Están emitiendo una citación inválida”, dijo McCarthy. “Emitir una citación judicial inválida debilita nuestro poder. Tiene derecho a ir a la corte para ver si tiene privilegios ejecutivos o no. No sé si lo sabe o no, pero tampoco el comité. Así que están debilitando el poder del Congreso al emitir una citación inválida”.

Hasta ahora, los tribunales no se han puesto del lado de Trump.

El 10 de noviembre, la jueza de distrito designada por Obama, Tanya Chutkan, falló en contra del privilegio ejecutivo de Trump.

Chutkan explicó su decisión, admitiendo que “el privilegio ejecutivo puede extenderse más allá del mandato de un presidente”, pero añadiendo que “el privilegio existe para proteger al poder ejecutivo, no a un individuo”.

“El presidente en funciones -no un expresidente- es el más indicado para evaluar los intereses a largo plazo del poder ejecutivo y sopesar los beneficios de la divulgación frente a cualquier efecto sobre la capacidad de los futuros asesores del poder ejecutivo para proporcionar un asesoramiento completo y franco”, dijo.

En resumen, el reclamo fue rechazado sobre la base de que Biden, como ejecutivo en funciones, no había hecho valer el privilegio ejecutivo sobre los documentos solicitados. Pero sin un precedente de la Corte Suprema que respalde esta decisión, no está claro si esta sentencia es legalmente válida.

Trump, mientras tanto, ha prometido acciones continuas en este frente.

“Esto es solo una continuación de la Caza de brujas que comenzó con completamente desacreditada estafa sobre Rusia, Rusia, Rusia, y que siguió con la llamada telefónica a Ucrania, Ucrania, Ucrania, el engaño de acusación # 1, el engaño de acusación # 2, y ahora esto”, dijo Trump sobre el cargo por desacato de Bannon. “El Comité está compuesto por piratas políticos absolutos que quieren destruir al Partido Republicano y están diezmando a Estados Unidos”.

“Yo soy lo único que se interpone en su camino”, ha concluido Trump, prometiendo que seguirá interviniendo en relación con su privilegio y el de su antiguo personal sobre las citaciones legislativas.

Bannon se ha declarado inocente de los cargos en su contra, citando el privilegio ejecutivo. Otro funcionario de Trump, el jefe de gabinete de la Casa Blanca, Mark Meadows, también se ha negado a testificar por los mismos motivos.

Dada la escasez de precedentes de la Corte Suprema para este caso, es probable que el equipo legal de Trump intente presentar un reclamo ante la Corte Suprema, cuya mayoría es conservadora, preparando el escenario para un enfrentamiento legal a la hora de definir el alcance del privilegio ejecutivo sobre las citaciones legislativas.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.