Wuhan: Residentes locales describen nuevo foco del brote del virus del PCCh como severo

Por Nicole Hao
11 de Mayo de 2020 10:00 PM Actualizado: 12 de Mayo de 2020 2:43 PM

El régimen chino anunció el 11 de mayo un brote del virus de PCCh en una zona de Wuhan, el primer indicio oficial de un severo brote en el epicentro desde que las autoridades pusieron fin a las medidas de confinamiento a principios de abril.

La población local informó de que el actual brote en Wuhan es más grave de lo que las autoridades han descrito.

Una madre también comenzó una petición a las autoridades, con la esperanza de buscar justicia por la muerte de su hija a causa del virus.

El virus del PCCh (Partido Comunista Chino), conocido comúnmente como el nuevo coronavirus, surgió por primera vez en la ciudad de Wuhan, capital de la provincia de Hubei, a finales de 2019.

Debido a que las autoridades no han reportado las cifras reales del virus, es difícil saber la verdadera escala del brote en Wuhan.

Pero el 11 de mayo, la Comisión Nacional de Salud de China anunció 10 casos nuevos de diagnóstico en el país, cinco de ellos en Wuhan y los otros en las provincias del noreste de China.

Complejo residencial

La Comisión Municipal de Salud de Wuhan publicó detalles sobre los cinco nuevos casos. Todos fueron diagnosticados el 10 de mayo, y viven en el complejo residencial de Sanmin en el distrito de Dongxihu de Wuhan.

Previamente, un hombre de 89 años de apellidado Gao que vivía en ese complejo fue diagnosticado el 9 de mayo.

Los nuevos pacientes son la esposa de Gao de 81 años, Li de 46 años, Chen de 29 años, y una pareja; Zhang de 76 años y Yuan de 72 años.

Una mujer camina por una calle en Wuhan, China, el 11 de mayo de 2020. (STR/AFP a través de Getty Images)

Chen empezó a desarrollar síntomas el 2 de mayo y dio positivo al virus el 5 de mayo. Pero recién fue diagnosticada el 10 de mayo luego de que sus síntomas se deterioraron.

Zhang se sintió incómodo el 5 de mayo y visitó un hospital local. Dio positivo el 6 de mayo, y finalmente fue diagnosticado el 10 de mayo.

El 10 de mayo, el distrito de Dongxihu fue actualizado de una región de “bajo” a “medio” riesgo de propagación del virus.

El 11 de mayo, Zhang Yuxin, el jefe del Partido del distrito de Dongxihu, fue despedido de su cargo, castigado por no haber prevenido el brote en la zona. Mientras tanto, el complejo residencial de Sanmin fue puesto en confinamiento.

La prensa estatal china Hongxing News, informó el 11 de mayo que el complejo residencial de Sanmin estaba situado en un barrio antiguo, en el que vivían más de 4900 personas en 1943 hogares. Alrededor de la mitad de ellos son migrantes de otras ciudades.

Desde el 10 de mayo, los residentes que entran o salen del complejo deben someterse a un chequeo de su temperatura corporal y a un escaneo de sus códigos de salud generados por su celular.

Hongxing News informó de que todos los residentes se veían obligados a someterse a pruebas de ácido nucleico y que era probable que el recinto fuera pronto completamente aislado—sin que los residentes pudieran entrar o salir de la zona.

Centro de cuarentena

El 10 de mayo, los residentes de Wuhan publicaron en varias plataformas de redes sociales imágenes de más de diez personas vestidas con trajes protectores, mascarillas y gafas protectoras, colocando camillas en la parte trasera de un vehículo. La persona que grabó el video dijo que el personal con trajes protectores estaba trasladando a unas 20 personas de un centro de cuarentena a tres camiones convertidos en ambulancias.

De los videos, la mayoría de los pacientes trasladados parecían ser ancianos. Algunos se sentaron en sillas de ruedas. El video también grabó la charla de la gente. Decían: “Aquí está el Hotel Lavande [transformado en un centro de cuarentena] en el barrio de Liuduqiao (…) Será mejor que nos pongamos las mascarillas correctamente [para protegernos]”.

Liuduqiao está en el distrito de Jianghan, a unas 10 millas al este del complejo residencial de Sanmin.

Los residentes de Wuhan también publicaron por la app WeChat que hubo un brote dentro de un complejo residencial en el distrito de Qiaokou el 6 de mayo. Pero los mensajes relacionados fueron eliminados después.

Muerte de una hija

Yang Min, una madre de 50 años, espera buscar justicia para su hija, Tian Yuxi, de 24 años.

Tian fue infectada con el virus del PCCh luego de visitar el Hospital Wuhan Union el 16 de enero, y murió del virus el 6 de febrero.

“Si hubiéramos sabido que el virus era capaz de transmitirse de persona a persona [en aquel entonces], no habríamos ido al hospital y mi hija no habría muerto”, dijo Yang al periódico The Epoch Times en idioma chino en una entrevista telefónica.

Las autoridades chinas no confirmaron públicamente la transmisión entre humanos hasta el 20 de enero.

Una mujer cruza una calle en Wuhan, China, el 11 de mayo de 2020. (STR/AFP a tavés de Getty Images)

Yang dijo que el certificado de defunción emitido por el Hospital Jinyintan indicaba que su hija murió de COVID-19, la enfermedad causada por el virus del PCCh.

“Quiero preguntarle al gobierno de la ciudad de Wuhan por qué no nos dijo que el virus podía ser transmitido entre humanos cuando lo sabía”, dijo Yang.

The Epoch Times obtuvo anuncios internos del régimen indicando que las autoridades chinas sabían del riesgo del virus de propagarse semanas antes de admitirlo al público.

Después de que su hija falleciera, Yang intentó apelar a las autoridades a través de los canales oficiales, pero no obtuvo respuesta.

“Ayer fue el Día de la Madre. Mi hija murió. ¿De quién soy madre ahora?”, exclamó Yang.

En la mañana del 11 de mayo, Yang protestó en las calles sosteniendo dos tableros, en donde escribió la historia de la muerte de su hija y su petición a las autoridades.

Mientras Yang caminaba, dos policías aparecieron y le quitaron los tableros. Luego cuatro hombres se la llevaron y la detuvieron. La liberaron varias horas después.

“Cuatro hombres vestidos de negro me empujaron a una habitación en un lugar desconocido (…) Les pedí sus identidades, pero se negaron a mostrármelas”, dijo Yang.

Yang cree que estos cuatro hombres fueron contratados por las autoridades locales para intimidarla a fin de que detuviera sus protestas.

“No me detendré. Continuaré mi protesta hasta que se haga justicia por mi hija”, dijo Yang.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


A continuación

¿Por qué demandar al Partido Comunista Chino por los daños del COVID-19?

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.