Xi Jinping enfrenta desafíos económicos en aniversario de las reformas de la “apertura” china

Por Nicole Hao
15 de Octubre de 2020
Actualizado: 15 de Octubre de 2020

En el 40º aniversario de la creación de la primera Zona Económica Especial (ZEE) de China, que allanó el camino de la introducción de reformas en el mercado de capitales chino, el líder Xi Jinping insinuó la gravedad de los retos económicos que se avecinan.

En 1980, el régimen chino designó sus primeras cuatro ZEE en las ciudades de Shenzhen, Zhuhai, Shantou y Xiamen. En comparación con las otras tres, Shenzhen, ubicada en el sur de China, se benefició del comercio y las inversiones de Hong Kong, justo al otro lado de la frontera.

Sin embargo, Xi no hizo gran mención de Hong Kong.

Además, Xi se mantuvo tosiendo mientras daba su discurso, atrayendo especulaciones sobre si tiene COVID-19.

Discurso

Para conmemorar este aniversario, el 14 de octubre se celebró una ceremonia en el Centro Internacional de Convenciones de Qianhai. Qianhai es una zona piloto de libre comercio establecida en Shenzhen en 1980.

Xi pronunció un discurso de 50 minutos, en el que enumeró los logros económicos de Shenzhen y habló de los planes para el futuro desarrollo de la ciudad.

El líder chino subrayó que el producto interno bruto (PIB) de Shenzhen creció de forma espectacular, de 270 millones de yuanes (USD 40,21 millones) en 1980 a 2,7 billones de yuanes (USD 402,000 millones) en 2019, lo que supone unas 10,000 veces más.

Sin embargo, no consideró la inflación de China de los últimos 40 años. El gobierno central no revela las cifras de inflación.

A continuación mencionó que China se enfrenta a dificultades y pidió a la ciudad que “mejore su calidad económica”.

Preocupaciones económicas

Xi llegó por primera vez a la región sur el lunes.

Mientras visitaba un fabricante de componentes y materiales electrónicos en la ciudad de Chaozhou, en la provincia de Guangdong, en manera similar Xi dijo en otro discurso que el país se enfrenta a un nivel histórico de “inestabilidad”, e instó a las empresas a tomar un camino de “autosuficiencia”.

Comparable al concepto de “circulación económica interna” propuesto por Beijing en julio, Xi hizo un llamado para que el país produzca todos los bienes que necesita a nivel nacional, desde la obtención de materias primas hasta la fabricación.

El llamado a la autosuficiencia surge mientras China se enfrenta a restricciones a la exportación, sanciones económicas y presiones de sus socios comerciales para que abra sus mercados.

Antes de que Xi emprendiera su viaje, el gobierno central publicó un plan de desarrollo para Shenzhen de 2020 a 2025, por el que la ciudad se convertirá en un “modelo” de reformas económicas.

En el plan se pide que se establezcan nuevas formas de atraer la inversión extranjera; que se conceda más tierra a las empresas (en China, toda la tierra es propiedad del gobierno y luego se arrienda a personas o entidades); y que se abra a las industrias del sector privado que están monopolizadas por empresas estatales, como la energía, las telecomunicaciones y el transporte.

Algunos ciudadanos chinos no se mostraron optimistas con respecto al plan.

Un residente de Beijing que deseó permanecer en el anonimato dijo en una entrevista telefónica que la sofocación de las libertades por parte del régimen chino en Hong Kong asustó a las empresas internacionales que tienen presencia en el centro financiero. Luego, dado que Shenzhen está en el continente, “¿Cómo pueden los inversores extranjeros sentirse seguros de sus inversiones en Shenzhen?”, declaró.

El comentarista de asuntos chinos con sede en Estados Unidos, Li Linyi, dijo que el sistema judicial chino, con su historial de violación del estado de derecho, no infunde confianza a las empresas.

“Si hay alguna disputa comercial, [las empresas piensan que] el sistema judicial chino no juzgará los casos de manera justa”, dijo Li.

El desempleo en medio de la pandemia es también una preocupación importante para Beijing. En un seminario económico celebrado en Beijing el lunes, el primer ministro chino, Li Keqiang, habló de las personas que tienen dificultades para ganarse la vida, incluyendo graduados universitarios desempleados, trabajadores migrantes y personas afectadas por graves inundaciones a principios de este año.

Hong Kong ignorado

Después de que Shenzhen se transformó en una ZEE, se convirtió en una ventana a la inversión extranjera a través de Hong Kong, una antigua colonia británica que regresó a la soberanía china en 1997. El territorio mantiene un nivel de libertad económica a pesar de la creciente invasión de Beijing.

“Hong Kong siempre ha sido la primera fuente de inversiones extranjeras de Shenzhen”, informó el 15 de octubre la revista estatal china Foreign Economic and Trade Practices. Citando datos oficiales, indicó que Hong Kong invirtió 4382 millones de dólares en Shenzhen en 2014, o alrededor del 75 por ciento del total de la inversión extranjera que Shenzhen recibió ese año.

Esto es comparable a la cantidad de inversión de Hong Kong en toda la China continental: el 72 por ciento de la inversión extranjera directa de China se canaliza a través de Hong Kong, según las estadísticas del Ministerio de Comercio de China.

Sin embargo, Xi no habló de la contribución de Hong Kong al desarrollo de Shenzhen en su discurso. Solo mencionó a Hong Kong una vez cuando dijo que Shenzhen debería liderar la cooperación entre el continente, Hong Kong y Macao, una antigua colonia portuguesa que volvió al dominio chino en 1999.

El comentarista de actualidad de Hong Kong, Johnny Y.S. Lau, dijo a Radio Free Asia que Xi insinuó la intención de Beijing de convertir a Shenzhen en un centro financiero y eventualmente “dejar que Hong Kong se seque”.

En particular, durante la ceremonia, la principal funcionaria de Hong Kong, Carrie Lam, se quedó sentada en el asiento derecho de la fila de atrás, en una esquina oscura del lugar.

La tos

La emisora estatal china CCTV transmitió el discurso de Xi en directo a través de YouTube —aunque las audiencias dentro de China continental no pueden acceder a la plataforma de video debido al cortafuegos del régimen chino.

La transmisión mostró claramente que Xi tosió cuatro veces y no pudo hablar durante varios segundos en tres ocasiones.

La transmisión en vivo cambió las imágenes de Xi a la audiencia una vez que Xi comenzó a toser. El sonido de Xi bebiendo agua para aliviar su tos se escuchó claramente en todo momento, pero la transmisión no mostró las imágenes.

Después que el evento concluyó, CCTV borró el video de su canal de YouTube. El canal estatal Macau Daily publicó el video en su canal de YouTube y reemplazó las escenas de tos de Xi con tomas de la audiencia. Los sonidos de la tos de Xi y el agua potable aún pueden ser escuchados.

La tos de Xi desencadenó especulaciones en los medios de comunicación extranjeros de lengua china sobre su estado de salud, ya que la ciudad de Qingdao estaba experimentando una nueva ola de brotes de COVID-19. El 12 de octubre, Xi visitó la ciudad de Chaozhou y habló con los presentes sin usar una cubierta facial.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


A continuación

70 años de comunismo en China, 70 años de tragedia

TE RECOMENDAMOS