400 millones de personas cortan sus lazos con el PCCh y desafían el control comunista

Por Eva Fu
03 de Agosto de 2022 7:50 PM Actualizado: 03 de Agosto de 2022 7:50 PM

NUEVA YORK —El empresario chino Chen Quanhong tenía un mensaje que quería transmitir al mundo: “Tuidang”.

Es una frase china y significa “renuncia al Partido”.

Las palabras estaban grabadas en una bandera amarilla que Chen llevaba en un desfile en Washington el 21 de julio para destacar los innumerables abusos de los derechos humanos del régimen comunista chino.

Chen es ahora uno de los 400 millones de chinos que han renunciado a sus vínculos con el Partido Comunista Chino (PCCh) y sus organizaciones afiliadas.

En junio, el empresario de la provincia oriental china de Shandong hizo una declaración en la que rompía formalmente sus vínculos con el Partido, participando en un movimiento popular de casi dos décadas que ha tratado de exponer el historial de engaños y asesinatos del régimen comunista, y dar a la gente la oportunidad de desvincularse de la entidad.

“En China, no era más que un gusano pisoteado por el poder autoritario, que no se atrevía a causar revuelo ni un poco”, dijo Chen a The Epoch Times. “Solo cuando llegué a Estados Unidos empecé a sentirme como una persona, porque por fin no hay miedo del partido comunista”.

El desfile de Washington era el primero de este tipo al que Chen se sumaba en sus más de 50 años de vida y que tuvo lugar antes de un hito importante para el movimiento Tuidang: 400 millones de personas que renuncian a sus afiliaciones al Partido. La cifra superó esa marca el 3 de agosto.

“400 millones es una cifra mayor que la población de algunos países”, dijo Yi Rong, presidente del Centro Global Tuidang de Flushing, Nueva York, a The Epoch Times. “El hecho de que un grupo tan numeroso abandone el PCCh y se aleje de sus crímenes estimulará un cambio positivo en la sociedad china”.

A medida que más personas se unen a la búsqueda de la libertad, una “nueva China” libre del control comunista parece cada vez más cercana a la realidad, añadió.

Recuerdos oscuros

El historial de asesinatos del Partido durante su gobierno en China ha dejado generaciones de familias rotas y marcadas, incluida la de Chen.

La madre de Chen tenía entre 21 y 22 años cuando perdió a su madre durante la Gran Hambruna, una catástrofe provocada por el hombre entre 1959 y 1961, resultado de las políticas industriales del entonces líder del PCCh, Mao Zedong, que provocó la muerte de decenas de millones de personas por inanición.

Impulsadas por el hambre, la abuela de Chen y la hermana de su madre, de 17 años, se llevaron medio saco de vainas de judías mungo de las tierras que el régimen había colectivizado. Cuando se descubrió el hecho, las autoridades las denunciaron públicamente y las golpearon. La abuela de Chen, con los ojos vendados y rodeada por un grupo de matones que la golpearon y abofetearon, murió unos 10 días después.

Recuerdos oscuros como éstos, relatados por la madre de Chen por partes a lo largo de los años o recogidos a través de leer sobre la historia, ayudaron al empresario a ver la naturaleza del Partido a pesar de su repetida afirmación de ser el “salvador del pueblo”, dijo.

Epoch Times Photo
Practicantes de Falun Gong participan en un desfile para conmemorar el 23º aniversario de la persecución de esta disciplina espiritual en China, en el barrio chino de Nueva York, el 10 de julio de 2022. (Larry Dye/The Epoch Times)

Movimiento Tuidang

El movimiento Tuidang comenzó en 2004, impulsado por la publicación de los “Nueve comentarios del Partido Comunista”, un libro publicado por primera vez por la edición en chino de The Epoch Times que detalla la brutalidad y el engaño perpetrados bajo el régimen totalitario.

Desde entonces, millones de ejemplares del libro han llegado a China. Muchos de los que ayudaron a distribuir estas copias eran practicantes de Falun Gong, una disciplina espiritual que el régimen ha intentado eliminar con una campaña de arresto, tortura y difamación en toda la sociedad durante los últimos 23 años y más.

Falun Gong es una práctica de meditación que consiste en un conjunto de creencias morales centradas en los principios de verdad, benevolencia y tolerancia. Su enorme popularidad en China durante la década de 1990 —con hasta 100 millones de practicantes en 1999— se consideró una amenaza para el control autoritario del PCCh en el poder.

Como propietario de un restaurante en Shandong, Chen recibió una vez material informativo sobre Falun Gong de dos practicantes que cenaron en su establecimiento, quienes, según recuerda, eran “increíblemente pacíficos y amables”.

En ese momento, lo asombró su persistencia a pesar de la implacable represión estatal, y de nuevo en Flushing, Nueva York, en julio, cuando se encontró con un puesto de información sobre Falun Gong que animaba a la gente a renunciar al Partido y sus afiliados.

“Solo pensé: ‘¿qué clase de gente arrestaría a quienes persiguen la verdad, la benevolencia y la tolerancia? Definitivamente no son buenas personas'”, dijo, citando los tres valores fundamentales de Falun Gong. En el Centro Global Tuidang de Flushing, un voluntario le regaló un ejemplar de los Nueve Comentarios. Lo leyó tres veces y supo que ya no quería estar afiliado al Partido.

Epoch Times Photo
Una mujer se une a los practicantes de Falun Gong que celebran una vigilia con velas en el Lincoln Memorial de Washington el 20 de julio de 2017, para honrar a los que han muerto durante la persecución en China que el régimen chino inició el 20 de julio de 1999. (The Epoch Times)

Romper con el control del Partido

El PCCh mantiene tres organizaciones para diferentes grupos de edad: los Jóvenes Pioneros, para niños de 14 años o menos; la Liga Juvenil Comunista, para quienes tienen entre 14 y 28 años, y la afiliación al Partido.

Aunque las dos últimas no son obligatorias, la afiliación al Partido sigue considerándose una credencial necesaria para cualquier persona que aspire a una carrera en el gobierno o en las empresas estatales. En 2021, China contaba con unos 110.4 millones de jóvenes pioneros, 73.7 millones de miembros de la Liga Juvenil y 96.7 millones de miembros del Partido, según datos estatales. Esto suma un total de 280.8 millones, una quinta parte de la población china.

Pero Yi, presidente del Centro Tuidang, cree que el alcance del control del PCCh sobre la sociedad es mucho más amplio. Al ingresar en cada una de las filiales del Partido, el individuo debe hacer un voto para dedicar su vida al Partido. Tal promesa vincula esencialmente a la persona con el régimen, incluso si la edad la desvincula automáticamente de los grupos juveniles, dijo.

“Porque has entregado tu vida al Partido, ya no eres una persona libre. No puedes controlar tu propia vida”, dijo Yi. “Por eso, el Partido Comunista está en la libertad de masacrar a los chinos, lavarles el cerebro, engañarlos y perseguirlos a su antojo”.

Para rescindir el juramento se requiere una declaración formal, incluso si deciden utilizar un seudónimo por miedo a las represalias del régimen, dijo.

En estos momentos, el centro de Tuidang recibe unas 50,000 solicitudes diarias, según las estimaciones del centro.

Cambio de actitud

En Taiwán, hay unos 3000 voluntarios que apoyan el movimiento Tuidang. Cada mes, unos 20,000 chinos del Continente acceden a renunciar a sus afiliaciones al Partido tras hablar con ellos por teléfono o en persona, según un coordinador, Bai Dexiong.

Bai relató un caso reciente de un hombre de la provincia china de Shandong que buscó ayuda en uno de los centros de Tuidang. El hombre parecía tener entre 20 y 30 años. Se describía a sí mismo como un exnacionalista que se agitaba ante la más mínima crítica al PCCh.

Sin embargo, su actitud cambió cuando dio positivo en la prueba por COVID-19 y las autoridades sellaron la puerta de su apartamento y lo encerraron dentro, prohibiéndole actividades básicas como comprar comida. Perdió su trabajo durante el periodo de cuarentena. Pasó su nuevo tiempo libre en Internet y, utilizando la red privada virtual para eludir la censura digital del PCCh, leyó con voracidad sobre el pasado del régimen y se avergonzó de su ignorancia, según dijo al voluntario.

El régimen solo puede culparse a sí mismo por el creciente atractivo del movimiento Tuidang, dijo Yi, que citó las draconianas políticas de confinamiento de Beijing como la última demostración de su desprecio por la vida humana.

“Abajo el Partido Comunista”

El movimiento también está dejando huella en la China continental.

Zeng Hanxiao, un joven de 26 años de la provincia de Sichuan, en el suroeste de China, sufrió cuatro meses de detención tras manifestar su apoyo a un disidente incluido en la lista de personas buscadas por el Partido.

Pidió abandonar los Jóvenes Pioneros en abril tras conocer la existencia de Tuidang. “Tuidang es una especie de renacimiento y redención”, dijo entonces Zeng a The Epoch Times sobre su decisión, añadiendo que su alma estaba ahora “limpia”.

Poco después, Zeng fue detenido de nuevo por gritar consignas como “abajo el partido comunista” frente al Consulado General de Estados Unidos en Guangzhou. Quedó en libertad bajo fianza el 28 de julio, después de que la policía lo golpeara en la cabeza y le aplicara un prolongado régimen de aislamiento.

Tras su liberación, Zeng dijo que se sintió animado al conocer el impulso de Tuidang.

“Demuestra la cantidad de gente que está conmigo en contra del PCCh”, dijo.

Con información de Zhong Yuan y Gu Xiaohua.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.