Abogados dicen que la orden de la Corte de Apelaciones en el caso de Flynn es rara y muy seria

Por Petr Svab
22 de Mayo de 2020
Actualizado: 22 de Mayo de 2020

La corte de apelaciones del Distrito de Columbia eligió la opción más fuerte para reaccionar ante un juez de la corte de distrito que durante semanas se ha negado a otorgar la moción del Departamento de Justicia para desestimar el caso contra el exasesor de Trump, el teniente general Michael Flynn.

La corte ordenó al juez el 21 de mayo que respondiera dentro de 10 días, un movimiento particularmente raro, según varios abogados que han comentado sobre el asunto.

La corte “eligió las opciones más extremas, raras y drásticas” que tenía disponibles, dijo el abogado de apelaciones John Reeves, exasistente del fiscal general de Missouri, en una serie de tuits del 21 de mayo.

“Esto es extraordinario”, comentó Leslie McAdoo Gordon, una abogada especializada en seguridad y casos disciplinarios. En su práctica, nunca he visto a una corte de apelaciones ordenar directamente a un juez que responda, dijo en un tuit del 21 de mayo.

Flynn, exjefe de la Agencia de Inteligencia de Defensa y exasesor de seguridad nacional del presidente Donald Trump, se declaró culpable en 2017 de un cargo de mentir durante una entrevista con el FBI. En enero, el general con tres estrellas del Ejército retirado rechazó la declaración y pidió a la corte que le permitiera retirarla.

El Departamento de Justicia (DOJ) decidió desestimar el caso de Flynn el 7 de mayo, diciendo que la entrevista con el FBI no se basó en una investigación adecuadamente sustentada y “parece haberse llevado a cabo solo para obtener esas declaraciones muy falsas y por lo tanto criminalizar al sr. Flynn”.

El juez de distrito que maneja su caso, Emmet Sullivan , hasta ahora se ha negado a afirmar la desestimación y, en cambio, ha establecido un cronograma que prolongaría el caso durante los próximos meses. Él designó al exjuez federal John Gleeson como amicus curiae (amigo de la corte) “para presentar argumentos en oposición a la moción de desestimación del gobierno”, así como para “abordar” si la corte debe hacer que la defensa explique por qué “no debería mantenerse a Flynn en desacato criminal por perjurio”.

También ha señalado que puede permitir que más amici (amigos) se unan al caso.

Los abogados de Flynn, encabezados por la exfiscal de Texas Sidney Powell, presentaron el 19 de mayo una petición de mandamiento —una solicitud a la corte superior para ordenar a Sullivan que acepte la desestimación del caso, cancele la cita de Gleeson y asigne el caso a otro juez .

La reacción de la corte de apelaciones “muestra que está profundamente preocupada por las acciones del juez Sullivan”, dijo Reeves.

Él explicó que la mayoría de las peticiones de mandato son denegadas de inmediato. El hecho de que la corte quiera una respuesta “muestra que está preocupada y quiere saber más sobre el asunto”, dijo.

En tales situaciones, la corte de apelaciones tiene tres opciones. La primera y más común es nombrar un amicus curiae que presente un argumento en nombre del juez. La segunda opción es “invitar” al juez a que aborde la petición personalmente.

La opción más seria es ordenarle al juez que responda.

Eso significa que el juez (y sus secretarios) tendrán que “presentar personalmente un informe escrito tratando de justificar legalmente su negativa a desestimar el caso Flynn”, dijo Reeves.

Además, la orden incluía una referencia de un caso de 2016 en el que la corte dictaminó que un juez solo tiene un papel “limitado” cuando los fiscales le envían una moción para desestimar un caso.

“Las decisiones de desestimar los cargos penales pendientes, no menos que las decisiones de iniciar cargos e identificar qué cargos presentar, se encuentran directamente dentro del alcance de la discreción procesal”, indicó el fallo.

“Eso no es sutil”, comentó McAdoo Gordon. “Significa: ‘¿Qué estás haciendo a la luz de este caso?'”

El caso está siendo manejado en la corte de apelaciones por un panel de tres jueces de Karen Henderson, nombrada por G.W. Bush; Robert Wilkins, designado por Obama; y Neomi Rao, una persona designada por Trump. No hubo disidencia en la orden.

La referencia de Sullivan al desacato por perjurio probablemente se refiera a que Flynn reiteró su declaración de culpabilidad ante el juez en 2018. Flynn dijo que solo lo hizo porque sus abogados lo instaron y porque fue coaccionado a hacer la declaración por la amenaza de los fiscales de acusar a su hijo.

El motivo es legalmente irrelevante para la desestimación del caso, según Powell, porque el Departamento de Justicia basó su decisión en la falta de materialidad, lo que significa que lo que Flynn dijo tiene un impacto en una investigación legítima del FBI.

Fue el trabajo del gobierno, no el de Flynn, garantizar la materialidad, por lo que su súplica no tiene relación con eso, afirmó.

Sigue a Petr en Twitter: @petrsvab


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


¿Sabía?

Google estaría intentando evitar la reelección de Trump

TE RECOMENDAMOS