Ancianos que fueron abandonados en un bar de Argentina ya tienen un nuevo hogar

Por Pachi Valencia - La Gran Época
04 de Julio de 2019 Actualizado: 04 de Julio de 2019

La pareja de ancianos que fue abandonada por su hijo en un bar en Argentina, encontró finalmente un nuevo hogar para vivir felices y tranquilos.

Luego de estar alojados durante un mes en la casa de su otro hijo, Raúl Gonzáles; ahora Hilda y Hugo se encuentran viviendo en el albergue “Hogar Español” ubicado en el sur de Rosario desde el 1 de julio.

“Están felices, contentos. Lo primero que me preguntó Hilda era si estarían juntos en la habitación y por supuesto que le dijimos que sí”, declaró Gabriela Alabern, directora del geriátrico al medio local Radio 2.

Alabern dijo que se contactaron su hijo Raúl para solidarizarse con su situación y ofrecerles quedarse en el albergue gratuitamente. El geriátrico hospeda a 76 ancianos y cuenta con atención médica, kinesiólogos, nutricionistas, y piscina temperada para la rehabilitación.

Luego de que la pareja fuese abandonada en un bar local por su hijo Hugo el 5 de junio, fueron llevados a una comisaría donde se pudieron comunicar con Raúl, quien vive con su esposa y sus cuatro hijos. Raúl que el espacio en su casa es muy pequeño y tuvo que mandar a dos de sus hijos a vivir en otro lugar hasta encontrar una mejor solución para los ancianos.

Pero a pesar de todo lo acontecido, Hilda, de 89 años, y Hugo, de 92 años, quieren dejar todo en el pasado, sin rencores, y ver a esta etapa como “un nuevo amanecer”.

“Él se despierta y mira que yo estoy ahí. Yo me despierto y él está ahí. ¿Qué más podemos pedir?”, declaró Hilda para El Clarín, mostrándose agradecida por seguir construyendo su historia de amor junto a su esposo.

Sobre su nuevo hogar, la pareja expresó estar encantada con todas las atenciones que reciben y se sienten muy a gusto con la compañía de otros ancianos.

“Hogar Español” cuenta también con muchas actividades recreativas. Por ejemplo, Hilda contó que tomó clases de canto en la semana porque siempre le ha gustado la música y dice que probará también con jardinería. Hugo, que es sordomudo y se moviliza con bastón, prefiere ir a la biblioteca o ver la televisión.

Hilda también dice sentirse agradecida con todas las personas que les ofrecieron ayuda luego que se diera a conocer su caso. Mucha gente ofreció alimentos, ropa y estadía, pero su hijo Raúl decidió rechazar las propuestas que venían de gente con más necesidades que ellos.

A pesar de todas las penurias y tristezas por las que pasó la pareja, Hilda dice que ellos aceptan lo que la vida les trae, siempre y cuando ambos estén juntos.

“Me gustaría que, más que una historia para el diario, ésta sea una historia para el corazón”, declaró a El Clarín.

Anciano camina 2000 kilómetros y usa 9 pares de zapatos para entregar este poderoso mensaje

TE RECOMENDAMOS