Beijing debe liberar activistas y periodistas castigados por compartir información del virus, dice HRW

Por Frank Fang
28 de Abril de 2020
Actualizado: 28 de Abril de 2020

Human Rights Watch (HRW), una organización sin fines de lucro con sede en Estados Unidos, pide a las autoridades chinas que liberen a tres activistas y dos periodistas ciudadanos que fueron detenidos por difundir información sobre el brote del virus del PCCh en China.

“Mientras Beijing está aumentando su propaganda global alabando su ‘éxito’ en la contención del COVID-19, también está desapareciendo forzadamente a aquellos que informan independientemente sobre la pandemia”, dijo Wang Yaqiu, investigador de China en HRW, según una declaración publicada el 27 de abril.

Wang añadió: “Mucho sobre el coronavirus en China nunca se sabrá porque el gobierno chino ha amordazado a los que intentan compartir información crítica”.

HRW dijo que las autoridades chinas deberían liberar “inmediata e incondicionalmente” a Chen Mei, Cai Wei, y a la pareja de Cai, una mujer de apellido Tang.

Chen y Cai son voluntarios en un proyecto llamado Terminus2049, un proyecto de origen popular que archiva materiales censurados de los medios de comunicación chinos y de las redes sociales en la plataforma de código abierto Github, que no está restringida por el Gran Cortafuegos de China.

En los últimos meses, Chen y Cai “publicaron artículos de noticias, entrevistas y relatos personales” relacionados con el brote del virus del PCCh, comúnmente conocido como el nuevo coronavirus, en la plataforma de codificación, según HRW.

Los tres fueron arrestados en Beijing el 19 de abril, y Cai y Tang fueron acusados de “buscar peleas y provocar problemas”, un cargo multifunción que las autoridades chinas suelen utilizar contra los disidentes.

Según HRW, Cai y Tang fueron entonces puestos bajo “vigilancia domiciliaria en un lugar designado”, una forma de desaparición forzada en la que la policía puede retener a las personas en lugares no revelados hasta seis meses.

El hermano de Chen, Chen Kun, dijo a Reuters el lunes pasado que su hermano estaba “cooperando con una investigación”.

El acceso a la página de Terminus 2049 fue bloqueado en China continental después que los tres fueron detenidos, declaró el grupo de derechos.

En 2015, Github fue brevemente desconectado de la red después de un ciberataque, que luego fue rastreado hasta la empresa estatal de telecomunicaciones China Unicom, informó NPR, citando la investigación de la consultora de seguridad cibernética Errata Security. En ese momento, Github estaba desarrollando un software anticensura diseñado para eludir los censores en China.

HRW también pide la liberación de dos periodistas ciudadanos  que habían estado documentando la epidemia en la ciudad central de Wuhan, donde el virus estalló por primera vez.

Chen Qiushi, un abogado de 34 años convertido en periodista ciudadano, llegó a Wuhan el 24 de enero. Posteriormente publicó más de 100 mensajes en sus cuentas de YouTube y Twitter. Su madre dijo que había desaparecido el 7 de febrero.

Fang Bin, un vendedor de ropa de 47 años de edad de Wuhan, había compartido videos tomados en hospitales de Wuhan, y fue sacado de su casa por la policía local el 10 de febrero.

“No se sabe nada de los dos desde entonces y se les considera desaparecidos a la fuerza”, declaró HRW.

Otro periodista ciudadano que informaba desde Wuhan, Li Zuhua, reapareció en abril después de haber estado desaparecido durante casi dos meses. En un video de YouTube, Li explicó que había sido puesto en cuarentena por la fuerza.

Recientemente, el representante Jim Banks (R-Ind.) envió una carta al Departamento de Estado de EE.UU., pidiéndole que investigara la desaparición de los tres ciudadanos periodistas, según un comunicado de prensa del 1 de abril.

Banks dijo: “Estados Unidos debe ejercer presión diplomática sobre el gobierno chino para conocer el paradero de estos periodistas y garantizar su seguridad”.

Wang de HRW dijo que “la falta de libre flujo de información sobre el COVID-19 en China ha contribuido a una pandemia mundial”.

Reporteros sin Fronteras (RSF), que recientemente clasificó a China en el puesto 177 de 180 en su Índice Mundial de Libertad de Prensa de 2020, declaró en marzo que la actual pandemia podría evitarse si las autoridades chinas no hubieran censurado información vital durante los primeros días de la crisis.

Beijing silenció a ocho médicos, entre ellos el oftalmólogo Li Wenliang, cuando acudieron a las redes sociales chinas para advertir a la gente sobre una nueva forma de neumonía que se estaba propagando en Wuhan a finales de diciembre.

Wang concluyó: “Los gobiernos de todo el mundo deben presionar a Beijing para que libere inmediatamente a los activistas y periodistas ciudadanos injustamente detenidos”.

Siga a Frank en Twitter: @HwaiDer


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


Video relacionado

Estudiante chino enfrenta al régimen, luego desaparece

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS