CDC dieron a Facebook información errónea sobre vacunas contra COVID-19, según correos electrónicos

Por Zachary Stieber
06 de Septiembre de 2022 12:19 PM Actualizado: 06 de Septiembre de 2022 1:26 PM

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos transmitieron información errónea a Facebook mientras los socios trabajaban para combatir la desinformación, según los correos electrónicos publicados recientemente como uno de los más recientes ejemplos de cómo los funcionarios de los CDC hicieron afirmaciones falsas o engañosas.

En un mensaje del 3 de junio, un directivo de Facebook dijo que los CDC habían ayudado a la compañía a “desacreditar las afirmaciones sobre las vacunas contra COVID y los niños” y pidió ayuda para abordar las afirmaciones sobre las vacunas para bebés y niños pequeños, incluida la afirmación de que las vacunas no eran efectivas.

Unas semanas más tarde, después de que los reguladores autorizaron las vacunas Moderna y Pfizer para los niños pequeños y los CDC las recomendaron, un funcionario de los CDC respondió sin ofrecer la información de respaldo.

“Las afirmaciones de que las vacunas COVID-19 son ineficaces para los niños de 6 meses a 4 años son falsas y creer en tales afirmaciones podría generar dudas sobre las vacunas”, escribió el funcionario de los CDC. Los nombres de todos los funcionarios mencionados en esta historia fueron tachados en los correos electrónicos, que se publicaron como parte de un litigio en curso contra el gobierno de Estados Unidos.

“Las vacunas contra COVID-19 disponibles en Estados Unidos son efectivas para proteger a las personas, incluidos los niños de 6 meses a 4 años, de enfermarse gravemente, ser hospitalizados e incluso morir”, agregó el funcionario de los CDC.

No hay evidencia de que las vacunas sean efectivas contra enfermedades graves y la muerte de niños pequeños.

Falta de información

Se registraron cero casos de COVID-19 grave en el ensayo de Moderna para niños de 6 meses a 5 años, incluido ninguno en el grupo de placebo. En el ensayo de Pfizer para niños de 6 meses a 4 años, seis de los siete casos de COVID-19 ocurrieron en niños que recibieron la vacuna.

“Los ensayos clínicos no tenían la capacidad necesaria para detectar la eficacia contra enfermedades graves en niños pequeños”, dijo la Dra. Sara Oliver, funcionaria de los CDC, durante una reunión antes de que la agencia recomendara las vacunas para niños pequeños.

Además, el criterio de valoración de los ensayos fue un cierto nivel de anticuerpos, que se cree, pero no se ha demostrado, que sea una forma de proteger contra COVID-19. El nivel se basó en el nivel de los adultos en los ensayos originales, que se completaron en 2020.

Las estimaciones de eficacia para la protección contra la infección mostraron una baja eficacia para la vacuna Moderna. La de Pfizer fue más alta, pero se consideró poco fiable.

“Los ensayos no nos informan sobre el riesgo de infección sintomática después de la de Pfizer y nos muestran que la eficacia es deficiente después de la de Moderna y no sabemos cuánto tiempo podría durar la protección y los ensayos no nos dieron información sobre la reducción de la enfermedad grave”, dijo la Dra. Tracy Høeg, epidemióloga de California, a The Epoch Times por correo electrónico.

Los CDC, que se anuncian a sí mismo como “la agencia de protección de la salud de la nación”, dice en su sitio web que se comprometió a basar todas sus decisiones “en datos científicos de la más alta calidad que se derivan de manera abierta y objetiva”. Sus funcionarios han dicho repetidamente durante la pandemia que la agencia toma decisiones respaldadas por la ciencia.

Los CDC fueron más circunspectos a principios de 2022, según muestran los correos electrónicos. Cuando se les pidió que juzgaran si las afirmaciones eran falsas, un funcionario dijo que la agencia “no puede hablar de esto hasta que las compañías farmacéuticas hayan informado los datos sobre la eficacia de la vacuna contra enfermedades graves o muerte en menores de 5 años”.

La pantalla de un teléfono inteligente muestra el logotipo de Facebook con un fondo de un sitio web de Facebook, en Arlington, Virginia, el 7 de abril de 2021. (Olivier Douliery/AFP a través de Getty Images)

“Asociación importante”

“Muchas gracias nuevamente por juntar el equipo para reunirse con nosotros a principios de esta semana, fue increíblemente útil. Su asociación es fundamental para nosotros para asegurarnos de que podamos eliminar las afirmaciones falsas y dañinas sobre COVID-19 y las vacunas en nuestra plataforma”, escribió un directivo de Facebook a los CDC en febrero.

“En seguimiento a nuestra reunión, comparto a continuación la larga lista de afirmaciones que actualmente eliminamos relacionadas con la vacuna contra COVID porque las autoridades de salud pública como los CDC han confirmado que son falsas y podrían contribuir a un daño físico inminente si se cree” en ellas, agregó el directivo.

Facebook aún elimina el contenido que dice que las vacunas COVID-19 no son efectivas contra enfermedades graves o la muerte, a pesar de que la efectividad de las vacunas contra infecciones y enfermedades graves se decayó desde que surgió ómicron a fines de 2021, particularmente tras las nuevas subvariantes de ómicron.

“Cuando decimos que eliminaremos las afirmaciones de que las vacunas contra COVID-19 no son efectivas, nos referimos específicamente a las afirmaciones de que las vacunas generalmente no protegen contra enfermedades graves o la muerte por COVID-19 o que no brindan protección alguna al contraer COVID-19”, dice Facebook en su sitio web. “Sin embargo, permitiremos afirmaciones de que alguien aún puede contraer COVID-19 aunque esté completamente vacunado”.

Facebook no cita a los CDC en su sitio sino que identifica algunas organizaciones cuyo consejo toma como un hecho, incluida la Organización Mundial de la Salud de las Naciones Unidas. también dice que utiliza “autoridades gubernamentales de salud” para establecer reglas sobre el contenido de COVID-19.

Los CDC han sido la fuente para revisar muchos de los reclamos enumerados en el sitio de Facebook, según los correos electrónicos.

El 8 de noviembre de 2021, por ejemplo, un funcionario de los CDC revisó siete reclamos y los calificó como falsos. Los siete están catalogados actualmente como falsos por Facebook.

Eso incluye la afirmación de que las vacunas contra COVID-19 alteran el sistema inmunológico, lo que algunos expertos dicen que es cierto. También incluye la afirmación de que las vacunas contra COVID-19 alteran la sangre de las personas. Al respecto, al menos un estudio encontró que muchos pacientes vacunados tienen sangre anormal, mientras que los coágulos de sangre son un efecto secundario conocido de la vacuna contra COVID-19.

Facebook está “confiando en su experiencia” con respecto a si ciertos efectos secundarios, incluidos los coágulos de sangre y la parálisis de Bell, pueden ser causados ​​por las vacunas COVID-19, dijo un directivo de Facebook a la agencia el 28 de octubre de 2021, en otro correo electrónico.

Correos electrónicos entre Facebook y los CDC en un expediente judicial. (Captura de pantalla vía The Epoch Times)

“Fuera de contexto”

Facebook no fue la única gran compañía de tecnología que confió en los CDC.

Twitter y Google pidieron a los CDC que evaluaran las afirmaciones sobre COVID-19 y las vacunas, según muestran los correos electrónicos.

El 16 de abril de 2021, por ejemplo, un directivo de Twitter dijo que su equipo “ha pedido ejemplos de contenido problemático para que podamos examinar las tendencias” y agregó: “Todos los ejemplos de información errónea son útiles, pero en particular, si tiene algún ejemplo de fraude, como curas de covid fraudulentas, tarjetas de vacunas fraudulentas, etc., eso sería muy útil”.

Los CDC respondieron con una hoja de cálculo con cuatro áreas, incluidas dos relacionadas con las vacunas.

Una fue la afirmación de que las vacunas no fueron aprobadas por la Administración de Drogas y Alimentos de Estados Unidos. Los reguladores no habían aprobado ninguna de las vacunas en ese momento; todas estaban disponibles bajo autorización de uso de emergencia. Otro sector se refería al Sistema de notificación de eventos adversos de vacunas, que es administrado por los CDC y los reguladores. La hoja de cálculo, que no se ha publicado, explicaba que los datos del sistema estaban “fuera de contexto”, dijeron los CDC.

“Muchas gracias por esto. Nosotros actuamos (etiquetando o eliminando) los Tweets en violación de nuestras Reglas”, dijo el directivo de Twitter.

Por su parte Google solicitó ayuda con reclamos sobre las vacunas contra COVID-19 en la primavera de 2020, según muestran los correos electrónicos.

Un comunicado de un correo electrónico anterior de una solicitud por la Ley de Libertad de Información mostró cómo los CDC se reunían regularmente con las grandes empresas tecnológicas como parte de los esfuerzos para que tomaran medidas enérgicas contra la desinformación.

Facebook, Twitter, Google y los CDC no respondieron a las solicitudes de comentarios.

Vista general de la sede de los Centros de Control de Enfermedades, en Atlanta, Georgia, el 23 de abril de 2020. (Tami Chappell/AFP vía Getty Images)

Patrón de desinformación

Los CDC promovieron incesantemente la vacunación durante la pandemia y ofrecieron información errónea en varias ocasiones mientras lo hacían.

Tres altos funcionarios, incluido el director de la agencia, dijeron falsamente en junio, mientras presionaban para que se autorizaran las vacunas para niños pequeños, que COVID-19 era una de las cinco principales causas de muerte para el grupo de edad. Ninguno ofreció una actualización después de que se corrigió el estudio que citaron, el cual no informó con precisión los datos de los CDC.

La agencia también ha proporcionado información falsa sobre su seguimiento de la seguridad de las vacunas y los efectos secundarios de las vacunas, actualizando su definición de la vacuna y modificando otras páginas web, en algunos casos cambiando drásticamente sus definiciones y consejos.

En una actualización clave en agosto, los CDC revirtieron las recomendaciones para tratar de manera diferente a las personas no vacunadas y reconocieron la protección que recibe una persona al recuperarse de COVID-19.

“La desinformación de ayer es (…)la guía de salud pública de hoy, que es una ilustración del hecho de que la ciencia y la censura son totalmente incompatibles y que la censura solo puede detener el progreso de la ciencia y puede detener la evidencia de nuevas hipótesis e ideas al tratar de excluir prematuramente estas preguntas y simplemente no es así como funciona la ciencia”, dijo a The Epoch Times Aaron Kheriaty, jefe de ética médica de The Unity Project y demandante en el litigio que generó los nuevos correos electrónicos.

En otro correo electrónico publicado en la causa legal, los CDC etiquetaron varias afirmaciones como desinformación a pesar de la gran cantidad de evidencia que las respalda.

Por ejemplo, la afirmación de que “los niños que están sanos no necesitan recibir la vacuna contra el COVID-19” se consideró desinformación, aunque algunos expertos lo han dicho, señalando la disminución de la eficacia de la vacuna, el poder reducido contra las variantes más nuevas y el hecho de que los niños sin comorbilidades nunca han estado bajo mucho peligro por COVID-19.

En el mensaje, que se envió a más de 100 miembros de las universidades, organizaciones sin fines de lucro y otras instituciones, los CDC también dijeron que era desinformación decir que las vacunas son ineficaces y no necesarias para los niños.

El Dr. Todd Porter, un pediatra de Illinois, dijo que solía depender de los CDC y otros grupos como la Academia Estadounidense de Pediatras, que se alinearon estrechamente con los CDC durante la pandemia y no necesariamente tenía tiempo para examinar todas sus recomendaciones

“Esta confianza se ha hecho añicos durante esta pandemia y quizás lo que me salvó es mi reconocimiento de la importancia de First Do No Harm (Primero No Hacer Daño), el equilibrio entre riesgo y el daño y la voluntad de cuestionar y ser un pensador independiente, incluso cuando no se ajusta a la narrativa”, dijo Porter a The Epoch Times por correo electrónico. “Solo rezo para que muchos de los miles de pediatras que existen estén haciendo lo mismo, pero ¿a qué organización podemos recurrir ahora?”


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.