China ha asumido el “papel más activo” en la interferencia electoral de EEUU, dice asesor de seguridad

Por Cathy He
04 de Septiembre de 2020
Actualizado: 04 de Septiembre de 2020

El régimen chino tiene el programa “más masivo” entre los países que buscan interferir en las elecciones estadounidenses y ha asumido el papel más activo en sus esfuerzos de influencia política, dijo el viernes el asesor de seguridad nacional de la Casa Blanca, Robert O’Brien.

“Siempre habrá propaganda. Siempre habrá esfuerzos para influir en nosotros”, dijo O’Brien a los periodistas en una sesión informativa. “Sabemos que los chinos han asumido el papel más activo”.

Los comentarios del asesor de seguridad nacional coincidieron con los del fiscal general William Barr a principios de esta semana de que era China, en lugar de Rusia, el que representa la mayor amenaza para la seguridad electoral de Estados Unidos. O’Brien dijo que estaba “100 por ciento” de acuerdo con la evaluación de Barr.

William Evanina, director del Centro Nacional de Contrainteligencia y Seguridad, dijo en julio que Beijing estaba intensificando sus esfuerzos de influencia en el país al intentar dar forma a la política estadounidense, presionar a las figuras políticas, y contrarrestar las críticas hacia China. Un par de semanas después, Evanina dijo que Beijing prefería que Trump perdiera las elecciones, debido a la postura cada vez más dura de la administración hacia el régimen.

El presidente Donald Trump sale del Air Force One al llegar a la Base de la Fuerza Aérea Andrews en Maryland el 2 de septiembre de 2020. (Mandel Ngan/AFP a través de Getty Images)

Los intentos de China para interferir en las elecciones y la política de Estados Unidos, a diferencia de los métodos de Rusia, se centran en el uso de incentivos económicos o coerción para influir en las élites empresariales y políticas, dado que estos son los actores que dan forma a las políticas y a las plataformas de campaña de los candidatos, dijo previamente un experto a The Epoch Times. Sin embargo, las ambiciones de Beijing se extienden más allá de cualquier elección.

“El objetivo chino es incrustarse (…) dentro de Occidente. Y se vuelven tan intensos en su posición allí, que nadie puede decirles que no cuando quieren algo”, dijo Jeff Nyquist, autor e investigador de la estrategia china y rusa, en una entrevista.

Recientemente, los funcionarios estadounidenses alertaron de que el régimen está apuntando hacia los líderes empresariales y funcionarios estadounidenses, presionándolos para que adopten posturas favorables hacia Beijing.

O’Brien dijo que el régimen intenta influir en los líderes empresariales de EE. UU. “diciendo que si ustedes no nos apoyan en Estados Unidos, sus empresas no tendrán oportunidades en China”.

Fracaso de la política exterior

O’Brien también describió el enfoque de Estados Unidos hacia el régimen chino como el “mayor fracaso de la política exterior estadounidense en los últimos 40 años”.

El asesor dijo que el “mantra” predominante en Occidente había sido que China se volvería más democrática a medida que se hiciera más rica. Así que “nos hicimos la vista gorda ante la actividad maligna de China, ya sea que robaba nuestra propiedad intelectual o participaba en prácticas comerciales desleales, o intimidaba a sus vecinos”, dijo en una conferencia de prensa en la Casa Blanca el viernes.

Pero en realidad, “ocurrió lo contrario”, dijo O’Brien. “Las violaciones de derechos humanos en China han empeorado cada vez más a lo largo de los años”, agregó el funcionario, citando los abusos del régimen comunista contra los musulmanes uigures y otras minorías religiosas, su subversión de las libertades en Hong Kong, y la agresión hacia Taiwán.

Mientras tanto, Beijing ha presidido una agresiva campaña para robar la propiedad intelectual estadounidense con el objetivo de reemplazar a Estados Unidos como una superpotencia económica, dijo O’Brien.

“El alcance de la actividad china contra Estados Unidos es implacable”, dijo. “Nunca habíamos visto nada parecido. No fue nada parecido a la Guerra Fría con los soviéticos”.

Sus comentarios se produjeron a medida que la administración Trump acelera sus acciones para combatir contra Beijing en una variedad de frentes, desde los riesgos de seguridad que plantea la tecnología china hasta su agresión militar en el Mar de la China Meridional.

O’Brien describió al presidente Donald Trump como el primer presidente en enfrentarse a los chinos en 40 años y dijo que la administración ha tomado “medidas enérgicas” para enfrentar las prácticas comerciales desleales del régimen, el robo de propiedad intelectual estadounidense y los abusos de los derechos humanos.

La administración sancionó recientemente a funcionarios chinos y a un grupo paramilitar por su rol en la represión de los musulmanes uigures en Xinjiang. También sancionó a la líder de Hong Kong, Carrie Lam, y a otros funcionarios de Hong Kong y China por socavar las libertades en la ciudad.

Sigue a Cathy en Twitter: @CathyHe_ET


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


A continuación

PCCh critica a Pompeo y los chinos lo defienden

TE RECOMENDAMOS