Cuba, China y Rusia ingresan al Consejo de DDHH de la ONU, generando rechazo internacional

Por Débora Alatriste y Pachi Valencia
13 de Octubre de 2020
Actualizado: 14 de Octubre de 2020

Este martes Cuba fue elegida para el Consejo de Derechos Humanos de la ONU junto con China y Rusia, una decisión que fue reprobada por Estados Unidos y diferentes organizaciones internacionales.

Cuba, con el 88% de los votos, fue uno de los cuatro países elegidos por la Asamblea General de las Naciones Unidas para formar parte del Consejo de Derechos Humanos en un voto secreto de los 193 miembros, informó UN Watch. China, fue electa con el 72%, y Rusia con el 82%, en una votación con un mínimo de aprobación de 97 votos.

La elección de la ONU despertó la reacción negativa de Estados Unidos, el cual reafirmó su decisión de retirarse de la organización hace un par de años. El secretario de Estado, Mike Pompeo, dijo que la elección de estos cuatro países “valida la decisión de EE. UU. de retirarse del Consejo en 2018 y de utilizar otros lugares para proteger y promover los derechos humanos universales”.

“El compromiso de Estados Unidos con los derechos humanos es mucho más que solo palabras”, añadió el diplomático, señalando que la administración Trump ha “identificado y castigado” los abusadores de derechos humanos en Xinjiang, Myanmar e Irán.

La organización de derechos humanos con sede en Ginebra UN Watch señaló que actualmente “el 51% de los miembros del Consejo de Derechos Humanos no cumple con los estándares mínimos de una democracia libre”.

“Con la elección de China, Rusia, Cuba y Pakistán, ese número subirá a un impactante 60% a partir del 1 de enero de 2021”, escribió.

El hecho de que ahora Cuba ocupe un lugar en el Consejo de derechos humanos también indignó a los opositores del régimen castrista.

“Es un hecho oprobioso. Una tergiversación del sentido mismo de tener un consejo de derechos humanos”, dijo el autor, analista y activista cubano, Orlando Gutiérrez-Boronat, a The Epoch Times en español.

Gutiérrez-Boronat añadió que este resultado “es la culpa de una alianza real entre países violadores de los derechos humanos y de la condescendencia de las democracias europeas”.

De igual forma, 85 organizaciones cubanas e internacionales de derechos humanos y de libertad de expresión en conjunto con medios de comunicación  independientes expresaron su preocupación por el reingreso de Cuba al consejo de la ONU.

Las organizaciones resaltaron que en los 12 años en que Cuba estuvo en el Consejo, el país solo apoyó 66 de las 205 resoluciones aprobadas en respuesta a graves violaciones de derechos humanos en todo el mundo.

“En los tres ciclos del Examen Periódico Universal, Cuba ha recibido severos señalamientos sobre violaciones a la libertad de asociación y expresión, persecución política, detenciones arbitrarias, prohibiciones de transitar libremente por el territorio nacional y de viajar al extranjero, ausencia de independencia judicial, censura, control de Internet y escasa pluralidad de medios de comunicación”, afirmaron.

Miembros de Las Damas de Blanco son detenidas durante su protesta el 20 de marzo de 2016 en La Habana. (ADALBERTO ROQUE/AFP a través de Getty Images)

El día anterior a las votaciones, varios opositores del régimen de la isla advirtieron de que el ingreso de Cuba al consejo “sería la peor noticia”, reportó Radio Martí.

El activista e historiador Manuel Cuesta Morúa dijo al medio que sería terrible “que el país que viola día tras día todos los derechos del ciudadano” pueda ser electo a un asiento en el organismo.

A inicios de septiembre, UN Watch recomendó el rechazo de la candidatura de Cuba al consejo basado en su pobre historial de derechos humanos y su fracaso en mantener los estándares de derechos humanos.

“Cuba es más responsable que ningún otro país del mundo de la manipulación política del CDH de la ONU, patrocinando resoluciones que pretenden erosionar el significado de los derechos humanos individuales y empoderar a las dictaduras”, indica en su análisis.

La organización también señala que Cuba no celebra elecciones libres o justas, lleva a cabo detenciones arbitrarias y amenaza a las personas que participan en actividades políticas. No se permite ningún partido político que no sea el Partido Comunista de Cuba.

China: “Un zorro cuidando el gallinero”

El régimen chino fue criticado severamente desde inicios de abril, luego del nombramiento del diplomático chino Jiang Duan en el Grupo Consultivo de cinco miembros del Consejo de DD.HH.

Tony Perkins, presidente de la comisión de Estados Unidos sobre Libertad Religiosa Internacional, lo calificó la situación como “un zorro cuidando del gallinero” en una entrevista al programa “American Thought Leaders” de The Epoch Times.

Dicho nombramiento de China en el panel causó la indignación de varias organizaciones, entre ellas un tribunal independiente que investigó la sustracción forzada de órganos de prisioneros de conciencia por parte del régimen chino.

Luego de un año de investigación, en junio de 2019 el tribunal declaró a China como un “estado criminal“, luego de determinar que el régimen mató a prisioneros de conciencia–principalmente a practicantes de Falun Dafa–para que sus órganos fueran vendidos en el mercado de trasplantes. El tribunal llegó a la conclusión de que la sustracción de órganos había tenido lugar durante años a “escala sustancial” y aún persiste en la actualidad.

El tribunal le escribió al Secretario General de la ONU, Antonio Guterres, instándole a investigar el nombramiento ya que le preocupaba “seriamente” que las “grandes instituciones” del mundo, incluida la ONU, no estuvieran dispuestas a enfrentarse al régimen por sus “abusos extremos de los derechos humanos” relacionados con la sustracción forzada de órganos.

“Las cámaras de gas sobre un judío por parte de los nazis, el asesinato o la matanza de un inocente por los Jemeres Rojos o por los Hutus de Rwanda podría no ser peor que extraer un corazón, un hígado u otros órganos–y el alma misma–de una persona viva, inocente, inofensiva y pacífica”, dice la carta, citando la sentencia del tribunal.

Otras graves violaciones de los derechos humanos del régimen chino incluyen Hong Kong, el Tíbet y la región de Xinjiang, la supresión de información al inicio de la pandemia del virus del PCCh (Partido Comunista Chino), entre otros.

“Con China, Rusia, Cuba y Venezuela como miembros, el Consejo se burla de su propósito y de la Declaración Universal de los Derechos Humanos”, afirmó Kelly Craft, la representante de EE. UU. ante las Naciones Unidas, en Twitter.

Con información de la reportera de The Epoch Times, Cathy He.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


A continuación

Argentinos rechazan ser granja porcina de China

TE RECOMENDAMOS