DOJ contradice a DHS y repite afirmación infundada de aumento de violencia en consejos escolares

Por Ken Silva
14 de Enero de 2022
Actualizado: 14 de Enero de 2022

El fiscal general adjunto de EE. UU., Matthew Olsen, dijo en una audiencia en el Congreso del 11 de enero sobre el terrorismo doméstico que ha habido un incremento en la violencia contra los maestros —contradiciendo directamente los datos del Departamento de Seguridad Nacional (DHS, por sus siglas en inglés).

La audiencia acaparó los titulares debido a que los funcionarios del Departamento de Justicia (DOJ, por sus siglas en inglés) se negaron a contestar preguntas acerca de Ray Epps, un hombre que partició en la manifestación del 6 de enero de 2021 y que algunos alegan que es un activo federal.

Pero Olsen, el jefe de la rama de seguridad nacional del DOJ, también hizo afirmaciones sin fundamento sobre el aumento de la violencia en las juntas escolares. Olsen respondía a las preguntas del senador Chuck Grassley (R-Iowa) sobre por qué el fiscal general Merrick Garland dedica recursos antiterroristas a investigar a los padres que protestan y cometen actos de violencia contra los miembros del consejo escolar.

“Tal y como se indica en el memorando del fiscal general, se ha producido un aumento de la violencia y las amenazas de violencia contra personas que ocupan puestos de confianza pública —miembros de consejos escolares, profesores y otros funcionarios públicos— y esto es motivo de grave preocupación”, dijo Olsen.

Esta afirmación, sin embargo, contradice las estadísticas del DHS.

El coordinador de antiterrorismo del DHS, John Cohen, señaló esto durante una audiencia en el Congreso el 3 de noviembre de 2021. Respondiendo a las preguntas del representante Adam Schiff (D-Calif.), Cohen dijo que el DHS no ha visto ninguna evidencia cuantificable de un aumento de las amenazas de muerte.

“Nos pusimos en contacto con las fuerzas policiales estatales y locales”, dijo entonces. “Ha habido algunos casos esporádicos de violencia en las reuniones del consejo escolar y en las instalaciones educativas. Sin embargo, la información que recibimos es que las fuerzas policiales estatales y locales no estaban viendo una acción generalizada”.

Los funcionarios del DHS y del DOJ no respondieron al momento de la publicación de este reporte a las preguntas de The Epoch Times sobre si los datos habían cambiado desde entonces.

Las declaraciones del funcionario del DHS en noviembre se produjeron después de que Garland dijera en octubre que la prueba que respaldaba sus afirmaciones sobre el aumento de las amenazas de violencia era una carta de la Asociación Nacional de Consejos Escolares (NSBA, por sus siglas en inglés) enviada a la Administración Biden, en la que se calificaba a los padres que protestaban como amenazas de terrorismo doméstico y se pedía al FBI que utilizara estatutos como la Ley Patriota.

Desde entonces, la NSBA se ha retractado y ha pedido disculpas por la carta. Los legisladores republicanos, así como un grupo de 17 fiscales generales estatales, también han pedido a Garland que anule su memorando, diciendo que “desalienta la disidencia legítima”.

No obstante, la investigación federal continúa. Grassley dijo en la audiencia del 11 de enero que no ha recibido respuesta de Garland a las cartas sobre su investigación del consejo escolar.

Garland defendió la continuación de la investigación en una audiencia del Comité Judicial del Senado del 27 de octubre de 2021, diciendo que la carta de disculpa de seguimiento de la NSBA “no cambia la preocupación de la asociación sobre la violencia y las amenazas de violencia”.

En la audiencia del 11 de enero, Olsen y la funcionaria del FBI Jill Sanborn minimizaron el despliegue de recursos federales para investigar a los padres. Hicieron hincapié en que solo estaban investigando delitos violentos, y en ningún caso están infringiendo la actividad protegida por la Primera Enmienda.

En respuesta a los documentos del FBI filtrados por un informante en noviembre sobre el rastreo por parte de la oficina de todos los casos de violencia relacionados con los consejos escolares que se encuentran en un depósito central, Sanborn dijo que etiquetar los casos es “simplemente un proceso administrativo para analizar mejor las tendencias”.

El exagente del FBI Marc Ruskin no está de acuerdo. Dijo a The Epoch Times en noviembre que las acciones de la oficina son significativas.

“El hecho de que se haya asignado una etiqueta a estos casos me indica que eso es algo en lo que están anticipando avanzar en estas investigaciones”, dijo entonces.

También dijo que la implicación de la división antiterrorista del FBI sugiere que algunas de las amenazas del consejo escolar serán tratadas como casos de terrorismo doméstico. Este es el verdadero significado de los documentos de denuncia, dijo.

“Existe la intención o la probabilidad de que los individuos investigados sean catalogados como terroristas domésticos”, dijo Ruskin en noviembre.

Dijo que la decisión del FBI de clasificar a los padres furiosos como amenazas de terrorismo doméstico tiene sombrías implicaciones para los derechos de libertad de expresión.

“La idea de que el FBI esté tratando a los individuos que expresan opiniones contrarias a la opinión gubernamental predominante como terroristas domésticos es inquietante desde el punto de vista de la Primera Enmienda”, dijo Ruskin. “Y es muy posible que tenga la intención de tener un efecto desalentador sobre la libertad de expresión”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS