EE.UU. incrementa esfuerzos sin precedentes para contrarrestar a China

Por Bowen Xiao
30 de Junio de 2020
Actualizado: 30 de Junio de 2020

Estados Unidos está respondiendo a la estrategia de “guerra sin restricciones” del Partido Comunista Chino (PCCh) con un refuerzo a la guerra de palabras y a una escalada de contramedidas, en un enfoque más contundente de una amenaza que las administraciones anteriores no reconocieron plenamente, según los expertos.

Altos funcionarios estadounidenses, así como políticos de ambos lados del pasillo han expresado su preocupación por la postura cada vez más agresiva y hostil de China hacia Estados Unidos. El director del FBI, Christopher Wray, dijo recientemente que ningún país presenta mayor peligro para la innovación, la seguridad económica y las ideas democráticas de Estados Unidos como el régimen chino. Por su parte, el asesor de seguridad nacional Robert O’Brien, dice que Estados Unidos ya no será pasivo en su trato con China.

Aparte de la retórica, las contrarreacciones de Estados Unidos también se han disparado. Wray dijo a Fox News que la agencia tiene en la actualidad más de 2000 investigaciones activas que apuntan al PCCh, lo que supone un aumento de cerca del 1300 por ciento en las investigaciones de espionaje económico con vínculos al régimen chino. La oficina abre “una nueva investigación de contrainteligencia que se relaciona con China cada 10 horas”, añadió.

Nicholas Eftimiades, exfuncionario superior de inteligencia de Estados Unidos y autor del libro “Operaciones de Inteligencia China”, dijo que las recientes proclamaciones públicas tanto del gobierno como de los miembros del Congreso “reflejan una frustración con el robo agresivo de la innovación y la tecnología de Estados Unidos por parte de China”.

“Estados Unidos ve el espionaje económico a gran escala y las actividades de influencia encubierta de China como un apoyo a las prácticas económicas depredadoras y a la expansión militar en los mares del sur y del este de China”, dijo Eftimiades a The Epoch Times.

“El gobierno comunista chino nunca ha sido amigo de Estados Unidos”, añadió. “Es solo ahora que algunos políticos estadounidenses se están dando cuenta”.

Desde 2018, los esfuerzos del gobierno estadounidense por reducir el espionaje, el espionaje comercial y el robo de propiedad intelectual en China han aumentado, según Eftimiades. Si Estados Unidos respalda su retórica actual con acciones, los aliados también se moverán de manera más agresiva para contrarrestar a China, aumentando así la presión mundial sobre el PCCh y el líder chino Xi Jinping, para que cumpla con el estado de derecho mundial establecido, dijo.

Los gobiernos anteriores y los miembros del Congreso creían que China se liberalizaría a medida que ganara riqueza. Eftimiades llamó a la historia de las relaciones entre Estados Unidos y China “una historia muy triste de arrogancia, ignorancia, avaricia política y corrupción estadounidenses”.

“Las empresas chinas y estadounidenses estaban felices de donar y ofrecer oportunidades de negocio a los políticos estadounidenses que compartían esas creencias”, dijo. “El resultado fue una expansión masiva del ejército chino, miles de millones de dólares perdidos en propiedad intelectual de Estados Unidos, una amenaza al estado de derecho mundial y a las ricas empresas y políticos estadounidenses”.

“Solo ahora, cuando el enfoque de ‘guerra sin restricciones’ de China está impactando en el mundo, los políticos estadounidenses finalmente están tomando nota”, agregó.

En febrero, el FBI ya estaba llevando a cabo unas 1000 investigaciones sobre el intento de robo de secretos comerciales por parte de China, solo uno de los muchos frentes de la amplia campaña del régimen comunista contra Estados Unidos. Todas las oficinas locales del FBI en ese momento trabajaban en casos de robo de secretos comerciales que afectaban a China, con víctimas potenciales que abarcaban casi todos los sectores e industrias.

Según una revisión de los comunicados de prensa del Departamento de Justicia, el departamento presentó desde 2019 más acusaciones relacionadas con la infiltración china que durante los ocho años completos del gobierno de Obama.

John R. Mills, exdirector de Política de Seguridad Cibernética, Estrategia y Asuntos Internacionales de la Oficina del Secretario de Defensa, dijo que el aumento de las investigaciones del FBI es significativo y se debe a una “reordenación masiva de las prioridades” de los activos y recursos de la oficina.

“La forma en que el FBI, las fuerzas del orden y las investigaciones de seguridad nacional trabajan es que solo hay que decirles cuál es la prioridad y ellos girarán y volverán a priorizar”, dijo Mills a The Epoch Times. “Eso es lo que ves, una masiva repriorización de las actividades del FBI aquí (…) tiene un enorme efecto”.

Si bien la oficina ha aumentado sus esfuerzos, algunos dicen que no será suficiente para hacer frente por completo a la amenaza del PCCh hasta que se utilice una estrategia nacional y un enfoque que abarque a toda la sociedad.

“El FBI está tratando de hacer frente a un desafío imposible”, dijo Eftimiades. “Hay miles de oficiales de inteligencia de la República Popular China operando en Estados Unidos. El FBI no puede mitigar las actividades de recolección clandestina de China”.

Colores verdaderos

El esfuerzo para combatir la infiltración comunista china fue lanzado en noviembre de 2018 por el entonces fiscal general, Jeff Sessions, poco antes de presentar su dimisión. La campaña se conoció formalmente como la Iniciativa China.

Los programas del gobierno de Trump en el asunto ya se habían acelerado antes del lanzamiento formal. Sessions señaló que nadie fue acusado de espiar para China durante los últimos cuatro años del gobierno de Obama y que el gobierno de Trump tan solo en 2017 acusó a cuatro supuestos espías.

A principios de junio, Charles Lieber, expresidente del departamento de química de la Universidad de Harvard, fue acusado de hacer declaraciones falsas sobre la financiación que recibió del régimen chino, dijo el Departamento de Justicia.

Lieber fue arrestado en enero por supuestamente mentir acerca de su participación en el programa de reclutamiento de miles de talentos, respaldado por el estado chino. Un gran jurado federal el 9 de junio lo acusó de dos cargos por hacer declaraciones falsas a las autoridades federales.

Además en uno de los últimos casos, Hao Zhang, de 41 años, fue declarado culpable el 26 de junio de espionaje económico, robo de secretos comerciales y conspiración para cometer ambos delitos, según el Departamento de Justicia. Entre 2010 y 2015, Zhang intentó robar secretos comerciales de dos empresas “para el beneficio de la República Popular China”.

Sessions pidió al Departamento de Justicia que se centrara en una serie de prioridades relacionadas con la infiltración china, entre ellas la identificación de los principales casos de robo de secretos comerciales, la elaboración de una estrategia para perseguir a los coleccionistas de inteligencia no tradicionales que han sido cooptados por el régimen comunista y la aplicación de la Ley de Registro de Agentes Extranjeros contra los agentes no registrados que promueven los intereses del régimen chino.

Los funcionarios estadounidenses tienen razón al caracterizar al PCCh como la mayor amenaza para Estados Unidos, según Eftimiades.

Él describió cómo en las últimas dos décadas el PCCh derribó un avión de reconocimiento militar estadounidense, utilizó láseres para cegar a los pilotos estadounidenses, perturbó los satélites estadounidenses, amenazó con impedir que las empresas estadounidenses exportaran antibióticos fabricados en China y robó miles de millones de dólares en propiedad intelectual estadounidense.

El Partido Comunista Chino también lanzó una ofensiva para redirigir la culpa y la responsabilidad sobre la forma en que trató el brote del virus del PCCh en China. Además de Estados Unidos, otros países del mundo también han expresado su enojo y frustración por el manejo desprolijo y el encubrimiento de gran alcance del virus del PCCh, también conocido como el nuevo coronavirus.

Yang Jianli, disidente chino e hijo de un exdirigente del Partido Comunista que ahora encabeza las Iniciativas de Poder Ciudadano para China, una ONG prodemocrática en Estados Unidos, dijo que la gente de todo el mundo está comprendiendo mejor al PCCh.

“El PCCh ha afirmado durante años ser un miembro responsable de la comunidad mundial, pero en esta pandemia ha mostrado una vez más sus verdaderos colores”, dijo a The Epoch Times. “La justicia exige que se le considere moralmente culpable por su comportamiento peligroso e insensible”.

Yang dijo que mientras otros están atados a la pandemia y sus consecuencias económicas, el PCCh se volverá aún más agresivo en su campaña de desinformación de “diplomacia de las mascarillas“.

“Esto contribuirá a alimentar la desconfianza y el resentimiento mundial”, añadió Yang.

Ivan Pentchoukov contribuyó a este informe

Siga a Bowen en Twitter: @BowenXiao_


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo


Mire a continuación

¿Por qué China se comporta de forma contraria al resto del mundo?

TE RECOMENDAMOS