Ejército de EEUU fija plazos para vacunación contra la COVID-19 y amenaza con medidas disciplinarias

Por Mimi Nguyen Ly
15 de Septiembre de 2021
Actualizado: 15 de Septiembre de 2021

El Ejército de EE. UU. anunció el martes los plazos para la vacunación contra la COVID-19 de todos sus miembros, amenazando con suspensiones para aquellos que no tengan una solicitud de exención pendiente y no cumplan.

En un comunicado, el Ejército anunció que todas las tropas en servicio activo deben estar completamente vacunadas antes del 15 de diciembre, y todos los demás miembros —de la Guardia Nacional y de la Reserva— tienen hasta el 30 de junio de 2022 para estar completamente vacunados.

La noticia se produce después de que el secretario de Defensa, Lloyd Austin, anunciara la obligatoriedad de las vacunas el 9 de agosto y dijera en un memorando el 24 de agosto que todos los departamentos militares deben empezar a aplicar la vacunación completa contra la COVID-19 a todos sus miembros. Antes del 24 de agosto, las vacunas habían sido opcionales.

En su comunicado, el Ejército de EE. UU. declaró que los soldados que rechacen la vacuna “serán primero asesorados por su cadena de mando y sus proveedores médicos”. Si siguen desafiando la orden, puede haber “un castigo administrativo o no judicial, que incluye la exención de funciones o la baja”.

Los soldados pueden solicitar una exención para no ponerse la vacuna “si tienen una razón médica, religiosa o administrativa legítima”. Aquellos que tengan solicitudes de exención pendientes “no estarán sujetos a acciones adversas hasta que la exención sea completamente procesada”.

“Los comandantes solicitarán que se inicie un Memorando de Reprimenda del Oficial General para cualquier soldado que se niegue a ser vacunado y no tenga una solicitud de exención pendiente o aprobada. Tales reprimendas pueden poner fin a la carrera”, afirma el comunicado.

Los soldados que hayan sobrevivido a una infección previa por COVID-19 “no están automáticamente exentos de la vacunación completa y deben consultar a sus responsables de atención primaria”.

Mientras tanto, los soldados que tengan preguntas sobre la seguridad, la eficacia y los posibles efectos secundarios de la vacuna contra la COVID-19 “deben discutirlas con su proveedor de servicios de salud”, dice la declaración del Ejército.

El director de Salud Pública del Ejército de EE. UU., el teniente general R. Scott Dingle, dijo en una declaración que estar completamente vacunado es “literalmente una cuestión de vida o muerte para nuestros soldados, sus familias y las comunidades en las que vivimos”.

“Los recuentos de casos y las muertes siguen siendo preocupantes a medida que la variante Delta se extiende, lo que hace que la protección de la fuerza mediante la vacunación obligatoria sea una prioridad de salud y preparación para todo el Ejército”, añadió.

Otras ramas de las fuerzas armadas han anunciado previamente plazos para sus tropas.

La Fuerza Aérea de EE. UU. anunció el 3 de septiembre que todos los miembros del servicio activo deben estar completamente vacunados antes del 2 de noviembre. Los miembros de la Guardia Nacional del Aire y de la Reserva de la Fuerza Aérea tienen como fecha límite el 2 de diciembre.

La Marina de EE. UU. y la Infantería de Marina anunciaron el 1 de septiembre los plazos del 28 de noviembre y del 28 de diciembre para los miembros del servicio activo y los miembros de la reserva, respectivamente.

Un congresista, el representante Thomas Massie (R-Ky.), dijo previamente en julio que algunos miembros del ejército de EE. UU. le dijeron que renunciarían si la vacuna contra la COVID-19 es obligatoria.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS