El activista de Hong Kong Joshua Wong fue condenado a 13.5 meses de cárcel

Los activistas Agnes Chow e Ivan Lam también han sido condenados a varios meses de prisión

Por Frank Fang
02 de Diciembre de 2020 2:34 PM Actualizado: 02 de Diciembre de 2020 2:42 PM

El destacado activista de Hong Kong Joshua Wong y dos de sus antiguos colegas fueron sentenciados a prisión el 2 de diciembre por su participación en una protesta masiva que tuvo lugar frente al cuartel general de la policía de la ciudad en junio del año pasado.

Wong, de 24 años, fue sentenciado a 13 meses y medio de cárcel tras una audiencia en el Tribunal de Magistrados de West Kowloon el miércoles por la tarde. Sus compañeros activistas prodemocracia Agnes Chow, de 23 años, e Ivan Lam, de 26, fueron sentenciados a 10 y 7 meses de prisión, respectivamente.

La sentencia —la más dura desde que se inició el año pasado un movimiento de masas contra el régimen de Beijing— provocó una inmediata condena mundial contra el gobierno de Hong Kong y el régimen chino.

El fallo también se produce en un momento en el cual el gobierno, respaldado por Beijing, intensifica la represión contra figuras de la oposición de Hong Kong, ya que decenas de legisladores, activistas y periodistas han sido arrestados.

Después de que se leyera la sentencia, Wong, que llevaba un suéter negro y una mascarilla quirúrgica, gritó: “sé que los días venideros serán más duros. Aguantaremos”.

Los tres se declararon culpables del cargo de “incitar a otros a participar en la reunión no autorizada” el 21 de junio de 2019. Wong también se declaró culpable del cargo de “organizar una reunión no autorizada”, mientras que Chow también se declaró culpable de “participar en una reunión no autorizada”.

El 21 de junio del año pasado, miles de manifestantes sitiaron el cuartel general de la policía en el distrito de Wan Chai, bloqueando las carreteras cercanas y las entradas al edificio. Se reunieron para oponerse a un proyecto de ley de extradición que habría permitido que personas de Hong Kong fueran enviadas a China continental para ser juzgadas. El proyecto de ley de extradición ha sido desechado.

Mientras los manifestantes se congregaban, Wong los guiaba con sus cánticos.

Sentencia

Los tres hicieron sus primeras comparecencias en julio de este año, y volvieron para otra sesión del tribunal el 23 de noviembre, cuando fueron puestos bajo custodia. Según el fallo del tribunal, Wong fue condenado a nueve meses por el cargo de incitación, más que la sentencia de 7.5 meses dictada a Chow, porque Wong “tomó un papel más activo” ese día.

Por el cargo de organizar una reunión ilegal, Wong fue condenado a 15 meses de prisión. Por otro lado, Chow fue sentenciada a 12 meses por participar en la protesta. El tribunal finalmente redujo las sentencias de Wong y Chow porque se declararon culpables, según el fallo, añadiendo que sería “inapropiado” suspender las sentencias de los tres acusados.

“Dado que el presente caso implica una violación del orden público y la seguridad, así como una amenaza a la seguridad personal del público, se justifican las sentencias disuasorias para salvaguardar los intereses públicos y las vidas y bienes de las personas (…) La prisión (…) es la única opción de sentencia apropiada”, declaró el fallo del tribunal.

Muchos partidarios se presentaron fuera del tribunal el miércoles para animar a los tres activistas. Algunos cantaron eslóganes como “añade gasolina”, que significa “sigue así” en chino. Varios sostuvieron papeles con palabras como “Liberen a Agnes Chow”. Muchos levantaron cinco dedos en una mano y un dedo en la otra, un gesto que hacía referencia a un lema popular de los manifestantes, “cinco demandas, ni una menos”, para pedir mayores libertades democráticas en la antigua colonia británica.

La activista de Hong Kong Alexandra Wong expresa su apoyo a sus colegas activistas fuera del Tribunal de Magistrados de West Kowloon en Hong Kong, el 2 de diciembre de 2020. (Song Bilung/The Epoch Times)

La activista Alexandra Wong, que participó asiduamente en las protestas masivas del año pasado ondeando una bandera británica, levantó un paraguas amarillo y un póster que decía: “Una persecución sin fundamento, [el gobierno] está creando un terror blanco”. Desapareció el verano pasado y reapareció este otoño, revelando que fue detenida en China continental por su activismo.

Condena internacional

Funcionarios y organizaciones no gubernamentales de todo el mundo condenaron rápidamente el fallo.

La directora regional de Amnistía Internacional para Asia-Pacífico, Yamini Mishra, dijo en un comunicado: “Al dirigirse a conocidos activistas del movimiento de protesta de Hong Kong, que en gran medida carece de líderes, las autoridades están enviando una advertencia a cualquiera que se atreva a criticar abiertamente al gobierno de que ellos podrían ser los siguientes”.

La Alianza Interparlamentaria sobre China (IPAC), una coalición mundial de legisladores, pidió una acción urgente para hacer responsable a Beijing.

“Los castigos dados son ilegítimos y totalmente desproporcionados con las acciones que las autoridades de Hong Kong afirman que son crímenes”, declaró la IPAC.

La IPAC añadió que la sentencia “se ha burlado del Estado de derecho en la ciudad” y demostró que el régimen chino socavó las libertades garantizadas en la mini-constitución de la ciudad, la Ley Básica de Hong Kong y la Declaración Conjunta Sino-Británica.

El régimen chino y el Reino Unido firmaron el tratado en 1984 para allanar el camino para la transferencia de la soberanía del territorio a China en 1997.

En virtud del tratado, el Partido Comunista Chino (PCCh) se había comprometido a que, durante al menos 50 años a partir de 1997, los habitantes de Hong Kong gozarían de autonomía y libertades que no se conceden a los de la China continental con arreglo al modelo de gobierno de “un país, dos sistemas”.

El secretario de Relaciones Exteriores británico Dominic Raab, en un comunicado el miércoles, instó “a las autoridades de Hong Kong y Beijing a poner fin a su campaña para reprimir a la oposición”.

Mientras tanto, Lord Alton de Liverpool, legislador y patrono de la ONG británica Hong Kong Watch, calificó la sentencia de “injusta” y “ejemplo del indignante autoritarismo que el régimen del Partido Comunista Chino ha impuesto en Hong Kong”.

Samuel Chu, director gerente del grupo de presión prodemocracia HKDC, con sede en Washington, emitió un comunicado condenando a la líder de Hong Kong Carrie Lam y al PCCh.

“Beijing y Carrie Lam están usando la corte para crear un precedente con Wong, de 24 años, Chow, de 23 años [y] Lam, de 26 años, para enviar un mensaje: obedece o pasa la mejor parte de tu juventud tras las rejas”, declaró Chu.

Añadió: “El PCCh está listo y dispuesto a mantener el control y el poder a toda costa, incluso si eso significa encarcelar y aniquilar a toda una generación de hongkoneses”.

Chu también cuestionó el sistema judicial de Hong Kong. Declaró: “Los tribunales de Hong Kong están ahora claramente bajo la constante presión y amenazas de Beijing para aplicar y dictar sentencias políticamente motivadas”.

Con información de Reuters y de Epoch Times Hong Kong.

Siga a Frank en Twitter: @HwaiDer

Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí.

Descubra

Ocultan incidente en estación espacial china

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.