El FBI compartió transcripciones de llamadas entre Flynn y Rusia sin ocultar el nombre de Flynn: Informe

No hay pruebas de que las solicitudes de Biden y otros para desenmascarar a Flynn estuvieran motivadas políticamente, según el fiscal de EE.UU.

Por Zachary Stieber
02 de Junio de 2022 4:30 PM Actualizado: 02 de Junio de 2022 4:30 PM

El FBI distribuyó las transcripciones de las llamadas entre el entonces asesor de seguridad nacional Michael Flynn y el embajador de Rusia en Estados Unidos sin tapar el nombre de Flynn, según un informe recién publicado, que tampoco encontró pruebas de que las peticiones del entonces vicepresidente Joe Biden y otros funcionarios del Ejecutivo para desenmascarar la identidad de Flynn tuvieran una motivación política.

Flynn y el embajador, Sergey Kislyak, hablaron varias veces después de que Donald Trump fuera elegido presidente en 2016. La identidad de Flynn se dio a conocer, o se desenmascaró, a varios funcionarios de la administración Obama, que solicitaron el desenmascaramiento antes de que Trump jurara su cargo. Partes de las transcripciones fueron reportadas por The Washington Post antes de la toma de posesión de Trump, citando a un “alto funcionario del gobierno de Estados Unidos”. Un artículo posterior citó a nueve funcionarios actuales y anteriores. Todos probablemente violaron el código federal que prohíbe la divulgación de información clasificada.

El fiscal general William Barr, nombrado por Trump, encargó en mayo de 2020 al fiscal general John Bash que revisara las solicitudes de desenmascaramiento de Flynn y otros, indicando el Departamento de Justicia que la frecuencia y la motivación del desenmascaramiento parecían ser problemáticas.

El informe de Bash nunca se hizo público, pero fue publicado el 31 de mayo por BuzzFeed News después de que el medio lo obtuviera a través de una solicitud de la Ley de Libertad de Información.

Bash, otro nominado por Trump, dijo que examinó si algún alto funcionario había obtenido la identidad de Flynn en relación con las llamadas a través de una solicitud de desenmascaramiento hecha antes de la toma de posesión de Trump.

“La respuesta es no. Según el FBI, el buró no difundió un informe de inteligencia en el que se hablara de esas comunicaciones y que contuviera USPII enmascarada para el general Flynn antes de la toma de posesión del presidente Trump. Por esa razón, la divulgación pública de las comunicaciones no pudo ser resultado de una solicitud de desenmascaramiento”, escribió Bash. USPII significa información de identificación de la persona estadounidense.

“Esa conclusión es consistente con mi revisión de los registros de desenmascaramiento, que no revelaron ninguna solicitud de desenmascaramiento correspondiente a un informe que discutiera esas comunicaciones”, y fue confirmada por otra información, añadió Bash.

Pero el fiscal federal, que renunció en octubre de 2020, también dijo que se enteró de que durante la época en que Trump se preparaba para entrar en el cargo, el FBI compartió las transcripciones de las llamadas entre Flynn y Kislyak “fuera del buró sin ocultar el nombre del general Flynn”.

“Evaluar esa difusión, y determinar cómo se proporcionó la información a los medios de comunicación, está más allá del alcance de esta revisión”, dijo Bash.

El FBI y Flynn no respondieron a las solicitudes de comentarios.

“El equipo de Obama filtró transcripciones parciales de Flynn a los medios, los medios las publicaron sin contexto, el equipo de Obama desenmascaró el nombre como si no lo hubieran filtrado ya”, escribió en Twitter el exdirector interino de Inteligencia Nacional Richard Grenell, que revisó el informe. Grenell desclasificó la lista de funcionarios que habían pedido la identidad de Flynn.

El exdirector del FBI, James Comey, dijo a un panel del Congreso en 2017 que la oficina se encargó de compartir información sobre las conversaciones de Flynn con Kislyak con otras agencias gubernamentales. Comey dijo que transmitió la información al Director de Inteligencia Nacional James Clapper, con Clapper informando a Obama, Biden y otros altos funcionarios. “Nuestra gente juzgó que era apropiado, por razones que espero sean obvias, hacer que se revelara el nombre del señor Flynn”, dijo Comey.

El exsubdirector del FBI, Andrew McCabe, dijo más tarde al panel que no creía que el nombre de Flynn hubiera estado oculto, lo que habría hecho que las solicitudes de desenmascaramiento fueran “innecesarias”.

Flynn se declaró culpable de mentir al FBI sobre su contacto con Kislyak, pero El Departamento de Justicia consideró que la oficina no tenía una “base de investigación legítima” para entrevistarlo y desechó el caso criminal.

Epoch Times Photo
John Bash, fiscal de los Estados Unidos para el Distrito Oeste de Texas. (Oficina del Fiscal de los Estados Unidos)

No hay pruebas de que las solicitudes se hicieran por “razones inapropiadas”

Bash y su equipo, que incluía un agente especial del FBI y dos fiscales federales adjuntos, revisaron las solicitudes de desenmascaramiento realizadas entre el 1 de marzo de 2016 y el 31 de enero de 2017. Trump juró su cargo el 20 de enero de 2017.

El equipo revisó los registros de las solicitudes de desenmascaramiento y los informes de inteligencia subyacentes, habló con funcionarios de inteligencia y otros funcionarios federales, y revisó las transcripciones clasificadas y no clasificadas de exfuncionarios de alto nivel que testificaron ante el Congreso.

Bash dijo que no descubrió pruebas de que altos funcionarios estadounidenses destaparan las identidades de Flynn u otras personas estadounidenses que figuraban en los informes de inteligencia “con fines políticos u otras razones inapropiadas” durante el período de tiempo en cuestión.

“No encontré ninguna base para concluir que las solicitudes se hicieran por razones indebidas. Lo más importante es que todas las solicitudes, excepto una, que incluían a un alto funcionario como destinatario autorizado de la identidad del general Flynn, fueron realizadas por un profesional de la inteligencia para preparar una sesión informativa del funcionario, no bajo la dirección del funcionario”, dijo Bash.

El general Paul Nakasone, director de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA, por sus siglas en inglés), indicó en 2020 que Biden y otros querían la identidad de Flynn, pero que hicieron que otros presentaran las solicitudes reales porque solo cierto personal está autorizado a hacerlas. La NSA no devolvió una solicitud de comentarios.

Bash señaló que sería difícil descubrir el abuso del proceso de desenmascaramiento porque la norma legal que permite dar a conocer la identidad de personas estadounidenses “es relativamente fácil de satisfacer para los funcionarios de más alto nivel”, mientras que la posición por defecto de la NSA “significa que muchas solicitudes de desenmascaramiento están claramente justificadas como una cuestión objetiva, incluso si se hacen en secreto por razones inapropiadas”.

“A menos que el funcionario de alto nivel realice en última instancia alguna acción indebida con la USPII, como filtrarla a la prensa, sería difícil detectar un propósito inapropiado para hacer una sola solicitud de desenmascaramiento”, dijo.

Epoch Times Photo
El general Paul Nakasone, director de la Agencia de Seguridad Nacional, habla ante el Congreso en Washington el 5 de abril de 2022. (Win McNamee/Getty Images)

Dos factores

El equipo de Bash concluyó que era muy poco probable que los funcionarios de la Administración de Obama “se aprovecharan sistemáticamente” del proceso para apuntar a la campaña de Trump o al equipo de transición, en gran parte basado en dos factores.

El primero es que los funcionarios de inteligencia revisan las comunicaciones y filtran toda la información sobre los estadounidenses que no parece relevante para “los objetivos de inteligencia extranjera y seguridad nacional”, según Bash, citando las normas de la Agencia de Seguridad Nacional, la CIA y el FBI. Esto deja relativamente pocos estadounidenses para los que los funcionarios de la administración, como el vicepresidente, pueden solicitar el desenmascaramiento.

La segunda es que la mayor parte de las identidades que permanecen en los informes fueron reveladas de forma rutinaria a partir de las peticiones regulares de los funcionarios.

Los presidentes y algunos otros altos funcionarios reciben a diario lo que se denomina Informe Diario del Presidente, es decir, un documento que contiene información clasificada recopilada por los funcionarios de inteligencia.

Desde al menos 2015, los informadores que presentaban el informe pedían a las agencias de inteligencia que revelaran las identidades de la mayoría de los estadounidenses mencionados en los documentos contenidos en el informe, descubrió Bash. La justificación que se ofrecía para la solicitud “no era más que una declaración repetitiva” de que un informante necesitaba las identidades para la sesión informativa de la mañana de un funcionario en particular.

“Por lo general, la solicitud se concedía esa misma mañana, a veces en cuestión de minutos. Las solicitudes rara vez se denegaban”, dijo Bash.

Los informadores del fiscal general, el director del FBI, el director de la CIA y el director de la inteligencia nacional dijeron a Bash que solicitar la revelación de las identidades antes de las sesiones informativas era un procedimiento operativo estándar, y que en algunos casos también lo hacían sus predecesores. Los funcionarios de inteligencia que seleccionaron los informes para el embajador de EE. UU. ante las Naciones Unidas dijeron que el procedimiento les fue dado por sus predecesores por escrito, aunque el documento no pudo ser localizado.

Un funcionario de Seguridad Nacional con 32 años de experiencia en la agencia dijo que las peticiones anticipadas de los informadores se venían haciendo desde 2008, si no antes.

El director del informe, el 23 de marzo de 2017, ordenó a los funcionarios que dejaran de hacer las solicitudes generalizadas. “Ese cambio fue probablemente impulsado por la discusión pública sobre los desenmascaramientos”, dijo Bash.

Grenell dijo que lo que tuvo lugar fue ilegal.

“Es ilegal que los informadores compartan el nombre sin una solicitud”, dijo. “Eso debería corregirse”.

“A pesar de no haber encontrado pruebas de solicitudes inapropiadas de desenmascaramiento, me preocupa lo fácil que es para los designados políticos de la administración en funciones obtener información no pública sobre personas asociadas a una campaña presidencial o a un equipo de transición. Existe un potencial significativo para el mal uso de dicha información, un mal uso que podría ser difícil de detectar”, dijo Bash.

Recomendó que las agencias de inteligencia adopten salvaguardias más estrictas para las solicitudes de desenmascaramiento relacionadas con las campañas presidenciales o las transiciones, incluyendo la aplicación de un estándar más alto para la concesión de las solicitudes.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.