El régimen chino convierte las reuniones entre Estados Unidos y China en un ataque de propaganda

Por Frank Fang y Eva Fu
27 de Julio de 2021
Actualizado: 27 de Julio de 2021

El régimen chino hizo un gran despliegue de propaganda antiestadounidense tras las conversaciones diplomáticas de alto nivel entre ambos países.

El 26 de julio, la subsecretaria de Estado estadounidense, Wendy Sherman, se reunió por separado con el ministro de Relaciones Exteriores de China, Wang Yi, y su adjunto, Xie Feng, en la ciudad portuaria china de Tianjin. La actitud de confrontación de Beijing, denominada diplomacia del “guerrero lobo”, se puso de manifiesto, y los dos funcionarios lanzaron una serie de acusaciones sobre las presuntas “irregularidades” de Estados Unidos, según declaraciones surgidas de las reuniones.

Xie acusó a Estados Unidos de configurar a Beijing como un “enemigo imaginario” para reavivar su propio “sentido de propósito nacional”.

Mientras tanto, Wang exigió que Estados Unidos no cruzara las “tres líneas fundamentales” del régimen—Xinjiang, Tíbet y Hong Kong—argumentando que las tres cuestiones “no tienen nada que ver con los derechos humanos o la democracia”.

Los abusos del régimen comunista en Xinjiang y Hong Kong son solo una de las áreas de enfoque de la administración Biden, la cual  ha tratado de reunir a sus aliados para para hacer frente a las diversas transgresiones de Beijing, desde su ciberespionaje sancionado por el estado hasta sus actividades militares en el Mar de China Meridional. Sherman planteó estas preocupaciones durante las conversaciones.

Las conversaciones de Tianjin replicaron el tono descarado establecido por los funcionarios chinos durante la primera reunión de alto nivel bajo la administración de Biden en Alaska en marzo. En una diatriba pública, el principal funcionario de política exterior del régimen, Yang Jiechi, reprendió el secretario de Estado Antony Blinken y el asesor de seguridad nacional Jake Sullivan por lo que él describió como el mal trato de Estados Unidos a las minorías y las frágiles democracias.

Xie entregó también a Sherman dos listas de preocupaciones y demandas de Beijing, incluidas las solicitudes para eliminar las sanciones de EE. UU. contra funcionarios y entidades chinos.

Para Beijing, las conversaciones de Tianjin nunca se trataron de un compromiso sincero con Estados Unidos, según el experto en China, Gordon Chang.

“China usó la reunión con la subsecretaria de Estado Wendy Sherman como usó la reunión de marzo en Anchorage, no para trabajar con la administración Biden, sino para lanzar una campaña de propaganda hostil contra Estados Unidos”, dijo Chang a The Epoch Times en un correo electrónico.

“[El líder chino] Xi Jinping ya no quiere complacer a otros ni comprometerse con ellos, ni siquiera con los estadounidenses. La China de Xi da sermones, dicta y exige”.

Ataque de Propaganda 

Los medios de comunicación estatales se apresuraron a promover los comentarios agresivos de Xie en los posteos de las redes sociales, estableciendo la narrativa de que el régimen se estaba enfrentando a un Estados Unidos “arrogante”.

En una editorial del 26 de julio, el periódico estatal Global Times elogió el desempeño de los funcionarios.

“Debemos hacer que el pueblo estadounidense sea cada vez más consciente de lo estúpido que es para convertir por la fuerza a China en un oponente estratégico”, afirmó.

Un día después, el periódico publicó un artículo de opinión defendiendo la diplomacia de “guerrero lobo” del régimen citando a un profesor chino.

“Estamos acostumbrados a que Occidente y los medios de comunicación occidentales nos den lecciones. Creo que ahora es el momento de que Occidente se acostumbre un poco a los sermones chinos. Este sermón en respuesta se describe ahora como una diplomacia de lobos. Creo que es hora de que ustedes también experimenten lo que experimentamos en el pasado”, dijo al medio el profesor Zhang Weiwei, director del Instituto de China de la Universidad de Fudan.

El diario estatal China Daily publicó un editorial en el que se regodeaba de que “Sherman no volverá a casa con las manos vacías” desde que Beijing le entregó las dos listas.

Otros artículos de los medios de comunicación locales enmarcaron los compromisos como que Sherman fue “aleccionada” por funcionarios chinos. Un video de una emisora ​​estatal provincial tenía el titular: “¿Qué tan fuerte es el campo energético de China ahora? Frente al mundo entero, Xie Feng regaña ferozmente a Sherman”.

“Dejar de hablar”

El Partido Comunista Chino (PCCh) no tiene más remedio que continuar con su postura agresiva hacia Estados Unidos, según Ming Chu-cheng, profesor emérito del Departamento de Ciencias Políticas de la Universidad Nacional de Taiwán.

Beijing teme que si los funcionarios chinos mantienen un perfil bajo en estas conversaciones, las negociaciones se inclinarán fuertemente a favor de Estados Unidos, dijo.

“Adoptar una postura dura significa que estos funcionarios pueden mostrar al pueblo chino que ellos se atreven a desafiar a Estados Unidos, que no se inclinarán ante Estados Unidos y, por consiguiente, estos funcionarios están calificados para liderar el país”, dijo Ming a The Epoch Times.

Días antes de la visita de Sherman, el PCCh impuso sanciones de represalia al exsecretario de Comercio de Estados Unidos, Wilbur Ross, y a otros estadounidenses en respuesta a las sanciones de la administración Biden contra funcionarios de Beijing involucrados en la supresión de las libertades en Hong Kong.

Ceder a las demandas de Estados Unidos perjudicaría también a Xi Jinping antes del importantísimo XX Congreso Nacional del Pueblo el próximo año, lo que lo pondría en una posición difícil para nombrar a su sucesor o buscar un nuevo mandato de cinco años, dijo Ming.

Él dijo que el PCCh no tenía prisa por resolver los problemas bilaterales en estas conversaciones porque se ve a sí mismo en una mejor posición para gestionar si Estados Unidos lucha a nivel nacional para contener la propagación del virus del PCCh.

Hu Ping, un disidente con sede en Nueva York y editor en jefe de la revista política china Beijing Spring, desestimó las acusaciones de Xie contra Estados Unidos como “ridículas”.

En lugar de ser un “enemigo imaginario”, como argumenta Xie, el PCCh es de hecho “no solo una gran amenaza para el pueblo chino, sino lo mismo para Estados Unidos y el mundo entero”, dijo Hu.

“Por lo tanto, es razonable que la sociedad internacional y Estados Unidos se mantengan en alerta máxima hacia la China unipartidista y el gobierno chino”.

Para Chang, autor de “The Coming Collapse of China”, estas conversaciones indican que el compromiso con el régimen es un callejón sin salida.

“Ya es hora de que el equipo de Biden deje de reunirse con Beijing”, dijo Chang.

“¿Por qué deberíamos aguantar esta arrogancia? Dejar de hablar, empezar a actuar. Tenemos que empezar a defendernos en serio”.

Con información de Luo Ya y Cathy He. 

Siga a Frank en Twitter: @HwaiDer
Siga a Eva en Twitter: @EvaSailEast

Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS