Beijing acusa a EE.UU. de “cometer equivocaciones” en una reunión de alto nivel en China

Por Frank Fang
26 de Julio de 2021
Actualizado: 26 de Julio de 2021

El régimen chino bombardeó a la vicesecretaria de Estado estadounidense, Wendy Sherman, con quejas y acusaciones durante su visita en persona a China el 26 de julio. Las conversaciones recordaron el tono desvergonzado de los funcionarios chinos durante la primera reunión de alto nivel en Alaska en marzo, mientras la Administración Biden intenta una nueva ronda de “acercamiento” con China.

Sherman se reunió con el viceministro de Asuntos Exteriores de China, Xie Feng, el lunes por la mañana en la ciudad portuaria china de Tianjin. Después se reunió con el ministro de Asuntos Exteriores, Wang Yi. Sherman es la funcionaria estadounidense de más alto rango que visita China durante la Administración Biden.

El portavoz del Departamento de Estado, Ned Price, dijo en un comunicado que Sherman planteó a Yi y a otros funcionarios chinos varias preocupaciones de Estados Unidos, entre ellas la represión antidemocrática en Hong Kong por parte de Beijing, el genocidio en curso en la lejana región occidental china de Xinjiang, los abusos en el Tíbet y las conductas del régimen en el ciberespacio, el estrecho de Taiwán y los mares de China oriental y meridional.

“La vicesecretaria reiteró su preocupación por la falta de voluntad de la RPC [República Popular China] para cooperar con la Organización Mundial de la Salud y permitir una investigación de segunda fase en la RPC sobre los orígenes del COVID-19”, declaró Price.

La reunión fue anunciada por primera vez por el Departamento de Estado de Estados Unidos el 21 de julio, antes de que el Ministerio de Asuntos Exteriores de China la confirmara unas horas más tarde. Según The Associated Press, el Departamento de Estado dijo que la administración estaba “explorando oportunidades” para que altos funcionarios chinos participaran en persona en el viaje de Sherman.

Durante la reunión con Sherman, Xie culpó a Estados Unidos de los problemas actuales entre los dos países, acusando al líder del mundo democrático liberal de “demonizar a China” y de “culpar a China de sus propios problemas estructurales”. Dijo que Estados Unidos debería “cambiar su mentalidad tan equivocada”.

Xie también acusó a Estados Unidos de ejercer una “diplomacia coercitiva” y añadió que Beijing “nunca ha coaccionado a ningún país”.

Tras la reunión, Xie declaró a los medios de comunicación locales que China había entregado a la parte estadounidense dos listas, una de ellas en la que se detallaban las “equivocaciones” de Estados Unidos y otra sobre las preocupaciones de China en determinados temas, según los medios estatales chinos.

En las listas se incluyen las demandas de China de que Estados Unidos levante las sanciones y las restricciones de visado contra funcionarios y entidades chinas, y retire su solicitud de extradición de Meng Wanzhou, directora financiera del gigante de la tecnología chino Huawei.

El gobierno estadounidense ha impuesto sanciones a funcionarios y entidades chinas por sus violaciones de los derechos humanos contra los practicantes de Falun Gong, los hongkoneses y los uigures.

Actualmente, 59 empresas chinas de defensa y tecnología están en la lista negra, lo que impide a los inversores estadounidenses invertir en ellas.

El domingo, Sherman escribió en Twitter que había hablado con empresas estadounidenses sobre “los retos a los que se enfrentan en China”.

Antes de llegar a China, altos funcionarios de la Administración Biden anunciaron que el viaje de Sherman a China era una “continuación” de las conversaciones mantenidas en marzo en Anchorage, Alaska. Además, Estados Unidos buscaba “límites y parámetros” con la esperanza de que lo que la administración está caracterizando como una competencia bilateral no “se desviara hacia un conflicto involuntario”.

En las conversaciones de Alaska participaron el secretario de Estado, Antony Blinken, y el asesor de seguridad nacional, Jake Sullivan, que se reunieron con el ministro de Asuntos Exteriores chino, Wang Yi, y con el alto diplomático de política exterior, Yang Jiechi. La reunión ha sido recordada desde entonces por el hecho de que Yang reprendió a Blinken y Sullivan violando el protocolo de la reunión. Yang arremetió contra los dos funcionarios estadounidenses por lo que, según él, era el pésimo trato que daba Estados Unidos a las minorías y a su democracia en dificultades.

El comportamiento de la delegación china en Alaska fue criticado por varios legisladores estadounidenses y expertos en China, entre ellos Miles Yu, asesor en el tema de China del exsecretario de Estado Mike Pompeo.

En ese momento, Yu dijo a “American Thought Leaders” de Epoch TV que la delegación china no había viajado a Alaska para resolver cuestiones bilaterales, sino para ganar puntos en “propaganda barata” y “desacreditar la democracia estadounidense”.

En un artículo de opinión publicado el 23 de junio, el experto en China Gordon Chang, cuestionó el deseo de la Administración Biden de continuar dialogando con China, señalando las conversaciones de Alaska.

“Es evidente que China no está ahora de humor para discusiones sustanciales, salvo, por supuesto, para aceptar la rendición de Estados Unidos”.

Siga a Frank en Twitter: @HwaiDer


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS