Embajadora de EE. UU. pide que Taiwán forme parte de las Naciones Unidas

Por Frank Fang
30 de Septiembre de 2020
Actualizado: 30 de Septiembre de 2020

Taipei, Taiwán —La embajadora de Estados Unidos ante las Naciones Unidas, Kelly Craft, expresó su apoyo a la inclusión de Taiwán en el sistema de Naciones Unidas.

“El mundo necesita la plena participación de Taiwán en el sistema de Naciones Unidas, en particular con respecto a las cuestiones que afectan a la salud pública y el desarrollo económico”, dijo Craft al hablar en un evento virtual del Marco de Cooperación Mundial y Capacitación (GCTF) el 29 de septiembre.

“Una organización de Naciones Unidas sin la plena participación de Taiwán está engañando al mundo”, añadió Craft. “Taiwán merece la plataforma más alta donde pueda compartir su notable innovación y experiencia en la ciencia de datos, en la tecnología médica y en las comunicaciones de vanguardia”.

Estados Unidos y Taiwán establecieron el Global Cooperation and Training Framework (GCTF) (Marco Mundial de Cooperación y Capacitación) en junio de 2015, utilizándolo como plataforma para que Taiwán comparta sus conocimientos especializados con sus asociados de todo el mundo. Japón se incorporó a la plataforma en 2019.

Taiwán perdió su puesto en Naciones Unidas a favor de China luego que el organismo mundial aprobara la Resolución 2758 de Naciones Unidas en 1971. Ocho años más tarde, en enero de 1979, Estados Unidos terminó sus relaciones diplomáticas con Taiwán a favor de Beijing, que considera a la isla como parte de su territorio, a pesar de su estatus de autogobierno con su propio gobierno elegido democráticamente.

Desde entonces, Washington mantiene una relación no diplomática con Taipei basada en la Ley de Relaciones con Taiwán (TRA), firmada por el expresidente Jimmy Carter en abril de 1979.

La TRA autoriza a Estados Unidos para proporcionar a la isla equipo militar para su defensa propia y a establecer una corporación sin fines de lucro denominada Instituto Americano en Taiwán, que ahora es la embajada estadounidense de facto en la isla.

Más de 100 funcionarios y expertos de más de 20 países participaron en el evento de la GCTF, entre ellos el director de AIT, William Brent Christensen, el ministro de Relaciones Exteriores de Taiwán, Joseph Wu, y Akira Yokochi, representante adjunto de la Oficina de Taipei de la Asociación de Intercambio entre Japón y Taiwán.

El evento del GCTF tuvo lugar mientras los miembros de Naciones Unidas celebraban el debate general del 75º período de sesiones de la Asamblea General, que comenzó el 22 de septiembre.

“Taiwán tiene un amigo de confianza en el presidente Donald J. Trump, y una administración que defiende el papel internacional que tiene Taiwán”, añadió Craft.

Las relaciones entre Washington y Taiwán se acercaron considerablemente bajo la administración Trump, que ve a Taiwán como un importante aliado en su estrategia en el Indo-Pacífico. Dos altos funcionarios de Estados Unidos visitaron Taiwán en los últimos dos meses, el secretario de Salud y Servicios Humanos, Alex Azar, y el subsecretario de Estado, Keith Krach.

La embajadora de Estados Unidos también criticó al régimen chino por hacer “todos los esfuerzos para suprimir el perfil internacional de Taiwán”, acciones que, según dijo, se llevaron a cabo por miedo “a una sociedad libre y abierta”.

Craft señaló la actual pandemia como otra razón por la que Taiwán debería participar en la ONU. Explicó que Beijing “bloqueó el intento de Taipei de advertirle al mundo que el COVID-19 se propaga por contacto de humano a humano”.

COVID-19 es la enfermedad causada por el virus del Partido Comunista Chino (PCCh), comúnmente conocida como nuevo coronavirus.

Funcionarios de Taiwán dijeron que advirtieron a la Organización Mundial de la Salud que el virus podría ser contagioso en un correo electrónico el 31 de diciembre. De acuerdo con documentos internos del gobierno, Beijing sabía del potencial del virus para propagarse entre los humanos, pero no lo reconoció públicamente hasta el 20 de enero.

El 21 de enero, tanto Taiwán como Estados Unidos informaron de sus primeros casos confirmados de COVID-19.

Craft también aplaudió la asociación público-privada de Taiwán para aumentar la capacidad de producción local de mascarillas de unos 2 millones a casi 20 millones diarios, lo cual es clave para el éxito de Taiwán en la contención de la propagación del virus, dijo. Antes de la publicación de este artículo, Taiwán tenía 514 casos de COVID-19, con siete muertes.

Y desde abril, Taiwán ha donado más de 50 millones de mascarillas a países de todo el mundo.

La presidenta de Taiwán, Tsai Ing-wen, agradeció a Craft por “reconocer las contribuciones de #Taiwán a la salud pública y el desarrollo económico y apoyar nuestra inclusión en el sistema @UN”, en un tuit el miércoles.

“Sabemos que, con una mayor participación internacional, podemos hacer aún más por el mundo”, añadió Tsai.

12 de los aliados diplomáticos de Taiwán, incluyendo Belice, Eswatini y Nicaragua, pidieron públicamente la inclusión de Taiwán en el sistema de la ONU durante el debate general de la ONU, según la Agencia Central de Noticias del gobierno de Taiwán.

Siga a Frank en Twitter: @HwaiDer


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo


A continuación

El PCCh prefiere que Trump no gane un segundo mandato

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS