En una guerra contra la fe, el régimen chino quema libros religiosos y encarcela a creyentes

Por Eva Fu
24 de Febrero de 2021
Actualizado: 24 de Febrero de 2021

El Partido Comunista Chino ha continuado con su amplio ataque a la fe durante la pandemia, quemando y destruyendo libros religiosos mientras encarcela a practicantes espirituales por poseer literatura religiosa.

Aunque el régimen chino, oficialmente ateo, reconoce formalmente cinco religiones: El budismo, el taoísmo, el islamismo, el catolicismo y el cristianismo, impone normas estrictas sobre el funcionamiento de estas organizaciones religiosas y a menudo instala cuadros del Partido para controlar las entidades, lo que obliga a millones de seguidores espirituales a pasar a la clandestinidad.

Para estos creyentes —budistas tibetanos, cristianos, musulmanes uigures o practicantes de Falun Gong— leer, imprimir o distribuir material religioso puede suponer penas de cárcel, trabajos forzados y otras formas de abuso. Muchos son objeto de vigilancia y acoso rutinarios por parte de agentes del Estado, que a menudo irrumpen en sus casas sin previo aviso para confiscar y destruir sus libros.

Estas violaciones de la libertad religiosa han llevado al Departamento de Estado de EE.UU. a designar cada año al régimen chino como un “país de particular preocupación” durante más de dos décadas.

Las políticas represivas no han hecho más que intensificarse en los últimos años. En 2016, el régimen aprobó una regulación que prohíbe explícitamente a sus cerca de 90 millones de miembros del partido tener creencias religiosas, participar en actividades “supersticiosas feudales” o apoyar a extremistas religiosos o separatistas raciales—este último un término que evoca con frecuencia para describir a minorías religiosas como los uigures practicantes musulmanes de Xinjiang o a los budistas tibetanos. Todo ello a pesar de que la Constitución china garantiza a sus ciudadanos el derecho a la “libertad de creencia religiosa” y a participar en “actividades religiosas normales”.

Hace unos días, Beijing, en una directiva política de alto nivel, enumeró la promoción del socialismo y la purga de la “superstición” como una de sus principales prioridades para modernizar la zona rural.

Una publicación controlada por el Estado declaró en 2016 que los miembros del Partido Comunista Chino (PCCh) son personas que han elegido seguir el camino materialista decretado por el Partido, y por lo tanto son “incompatibles con ideologías supersticiosas como el fuego y el agua”.

Quema de libros religiosos

En octubre de 2019, una biblioteca estatal del condado de Zhengyuan, en la provincia noroccidental china de Gansu, suscitó indignación por llevar a cabo una quema pública de libros de decenas de publicaciones ilegales o medios de comunicación con contenido religioso o “tendencioso”. Los internautas compararon la escena con los días de la Revolución Cultural, en la que se quemaban libros y se destrozaban objetos religiosos cuando el PCCh intentaba acabar con la cultura tradicional china para reforzar su control ideológico sobre la población.

Pero la acción de la biblioteca no fue un incidente aislado.

Dos trabajadores son vistos quemando libros frente a la biblioteca del condado de Zhenyuan en la ciudad de Qingyang, provincia de Gansu, en la mañana del 22 de octubre de 2019. (Sitio web oficial del condado de Zhenyuan)

Aproximadamente dos décadas después de la Revolución Cultural, en 1999, el PCCh ordenó una campaña masiva para erradicar Falun Gong, una disciplina espiritual de meditación basada en los principios morales de verdad, compasión y tolerancia. De la noche a la mañana, se calcula que entre 70 y 100 millones de practicantes de Falun Gong en el país fueron etiquetados como enemigos del Estado. Se enfrentaban a la detención, la tortura, el acoso y la sustracción forzada de órganos si se negaban a renunciar a sus creencias.

Poco después del inicio de la persecución, se inició una campaña para obligar a los practicantes de Falun Gong a entregar sus libros y vídeos relacionados con la práctica. A continuación, esos materiales fueron aplastados bajo una máquina trituradora, una aplanadora o se les prendió fuego, a menudo en exhibiciones públicas que luego se utilizaron con fines propagandísticos.

Millones de publicaciones fueron destruidas de esta manera, según Minghui, un sitio web con sede en Estados Unidos que hace un seguimiento de la persecución de Falun Gong, que llegó a esta estimación basándose en informes de periodistas extranjeros, medios de comunicación estatales y relatos de testigos presenciales.

Libros de Falun Gong aplastados bajo una aplanadora durante la destrucción nacional de publicaciones y materiales de la práctica espiritual en 1999.  (Minghui.org/CC0 1.0)

Un aviso de julio de 2019, publicado en el sitio web del gobierno de la Liga de Xilingol, en la región de Mongolia Interior, ofrecía recompensas monetarias que variaban de 50 a 500 yuanes (de 7.73 a 77.30 dólares) para quien informara sobre folletos, libros, recuerdos, publicaciones en redes sociales o pancartas relacionadas con Falun Gong y otros grupos que el PCCh considerara ilegales. También ofrecía hasta 300,000 yuanes (46,392 dólares) por pistas para “desmantelarlas”.

A pesar de que el budismo y el cristianismo son religiones oficialmente autorizadas, sus seguidores no han estado protegidos de la presión del Estado. En el condado de Jingdezhen de la provincia de Jiangxi, en el sureste de China, un abad budista contó que el gobierno local puso todos los CD de los templos locales en la carretera y utilizó una excavadora para aplastarlos, según un informe de diciembre de Bitter Winter, una revista sobre la libertad religiosa y los derechos humanos en China. El pasado mes de octubre, los funcionarios de la provincia septentrional de Shanxi cerraron el templo local de Fengci y confiscaron unas 882 libras de libros religiosos y decenas de miles de CD, según el mismo artículo.

En la provincia oriental de Anhui, se retiraron las cruces de al menos 250 iglesias autorizadas por el Estado entre enero y abril de 2020, a veces con el pretexto de “ser demasiado altas, demasiado grandes, demasiado anchas o demasiado llamativas”, informó la revista. Los funcionarios afirmaron que la acción formaba parte de una amplia campaña para eliminar los símbolos religiosos.

El pilar de una iglesia católica demolida se ve en Puyang, en la provincia central china de Henan, el 13 de agosto de 2018. La iglesia fue demolida para dar paso a un desarrollo comercial. (GREG BAKER/AFP/Getty Images)

Wen Weiquan, un cristiano de casa del condado autónomo de Wufeng Tujia, en la provincia central de Hubei, se quitó la vida en febrero de 2019 después de que la policía le obligara a entregar su Biblia y a tirar las cruces de su casa a una hoguera.

“El líder comunista chino Xi Jinping y su régimen diseñaron la peor persecución religiosa desde el final de la Revolución Cultural del presidente Mao en la década de 1960”, dijo Bob Fu, un pastor chino-estadounidense y fundador de la organización cristiana sin fines de lucro China Aid, con sede en Estados Unidos, en un correo electrónico.

“Guerra contra la fe decente”

Durante la pandemia, las arrolladoras políticas religiosas del régimen se han llevado a cabo, ya que los fieles de China siguen sufriendo las represalias del gobierno por el mero hecho de tener, producir o hacer circular materiales de sus creencias.

“El régimen de Xi utiliza constantemente la pandemia como pretexto para seguir reprimiendo cualquier fe o religión independiente en China”, dijo Fu. Señaló el cierre de los servicios de culto virtuales en una iglesia doméstica en el suroeste de Sichuan, y el caso del pastor Li Juncai en la provincia central china de Henan, que recibió una condena de 5 años y medio en enero por intentar impedir que se colocara una bandera del PCCh y pancartas de propaganda en su iglesia.

Una mujer lee la Biblia en la iglesia Christian Glory en Wuhan,una ciudad de la provincia china de Hebei, el 23 de septiembre de 2018. (Nicolas Asfouri/AFP/Getty Images)

Chen Yu, propietario de una librería cristiana en línea de la ciudad china de Taizhou, en la provincia oriental de Zhejiang, fue condenado a siete años de prisión en octubre de 2020 y multado con 200,000 yuanes (29,450 dólares). Sus clientes de tres provincias denunciaron redadas en sus domicilios por parte de la policía, que les confiscó sus libros religiosos. El presunto delito de Yu era vender libros religiosos no aprobados e importados de otros países.

El pasado mes de septiembre, un tribunal de Shanghai condenó a 16 personas por gestionar un negocio “ilegal” que imprimía más de 200,000 libros de temática religiosa sin licencia, entre ellos la escritura budista “Sutra del Diamante”.

En diciembre del año pasado, la practicante de Falun Gong Guo Suling, que entonces tenía 77 años, fue condenada a tres años de prisión condicional por colgar presuntamente tres pancartas de Falun Gong en lugares públicos, la tercera pena de cárcel que recibe desde 2007. Sun Qian, practicante con pasaporte canadiense, fue condenada en China a ocho años de prisión el pasado mes de junio. La policía detuvo a Sun tras irrumpir en su casa de Beijing y encontrar libros de Falun Gong.

Faroles con las palabras “Falun Dafa es bueno” colgados del árbol en un lugar no revelado de China continental, en mayo de 2015. (Cortesía de Minghui.org)

Otro practicante, Sun Zhongqin, de la provincia nororiental de Liaoning, fue condenado a tres años y medio de prisión en noviembre por distribuir calendarios y folletos relacionados con Falun Gong, según Minghui.

Al no querer que sus libros cayeran en manos de las autoridades, algunos musulmanes kazajos de la lejana región occidental de Xinjiang sellaron sus Coranes con bolsas de plástico y arrojaron los libros al río Ile, con la esperanza de que pudieran ser transportados al vecino Kazajistán y ser conservados, informó Radio Free Asia en octubre de 2020.

Para eludir la censura en internet, dos grupos cristianos aprobados por el gobierno sustituyeron los términos religiosos por una taquigrafía en su librería en línea, por ejemplo, cambiando “Cristo” —pronunciado como “Ji Du” en chino— por “JD”, y “Biblia” por “SJ”, la forma abreviada del término en chino, “Sheng Jing”, según China Aid.

“Esta es una guerra contra la fe decente”, dijo Fu. “La historia nos ha dicho que esta guerra está condenada al fracaso”.

Siga a Eva en Twitter: @EvaSailEast


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS